Wild Bill

V.O: Wild Bill 2019
  • 1 temp.
  • Policiaca

Ficha técnica

Productores/as:
Chris Thompson
,
Peter McAleese
Directores/as:
Annie Griffin
,
Charles Martin
,
John Hardwick
Reparto:
Anjli Mohindra
,
Rob Lowe
,
Tony Pitts
Guionistas:
David Griffiths
,
Dudi Appleton
,
Jim Keeble
Ver serie

Estrenada originalmente en junio de 2019, Wild Bill es una serie de género policíaco, cuyo tono mezcla momentos de drama y humor por igual. La ficción parte del intento real del ex Primer Ministro británico David Cameron por combatir la criminalidad en Gran Bretaña en el año 2011, cuando contrató como asesor al americano William Bratton, antiguo jefe de la policía de Nueva York y de Los Ángeles, seguidor confeso de las políticas de tolerancia cero.

Conocido por frases como: “Reconquistaremos la ciudad de Nueva York, manzana a manzana”, Bratton, hombre de acción donde los haya, aterrizó en el país británico con la misión de luchar contra el vandalismo con puño de hierro. Partiendo de esta premisa, lo que hace Wild Bill es intentar imaginar qué haría el de Boston en una sociedad que ha sufrido un cambio importante tras el surgimiento del Brexit, en el referéndum de 2016.

Con un estilo marcadamente ligero, la ficción sigue al jefe de policía estadounidense Bill Hixon, que decide mudarse desde Boston hasta Lincolnshire para iniciar una nueva vida con Kelsey, su hija de 14 años, y la esperanza de huir de su pasado reciente. Rápidamente, su modo particular de ver el mundo y sus métodos exóticos para los ingleses hacen que enseguida se convierta en un activo prodigioso para los cuerpos de seguridad locales.

Sin embargo, poco a poco, la nueva y extraña comunidad en la que reside le hará cuestionarse todo sobre sí mismo. Así, con el paso de las semanas, Hixon descubre que sus nuevos vecinos son tan sabiondos y difíciles de impresionar como él; por lo que parece claro: el hombre que se ha pasado la vida manteniendo la distancia con los demás, ahora está obligado a cambiar su mentalidad, redescubriendo qué significa ser policía.

Rodada en el propio condado de Lincolnshire, al noreste de Gran Bretaña, Wild Bill fue posible gracias a la cooperación entre las productoras Shiver, 42 y Anonymous Content, responsable de títulos como True Detective, Mr. Robot o Dickinson, entre otros. En esta ocasión, se contó con el trabajo en la dirección de Annie Griffin (Fresh Meat), dos veces ganadora del BAFTA Scotland Award; además de los de John Hardwick (Suspects) y Charles Martin (Marcella).

En cuanto al apartado narrativo, Wild Bill lleva la firma de tres creadores: David Griffiths (Daño colateral), más Dudi Appleton y Jim Keeble (Testigo mudo). Asimismo, durante la confección del guion de los seis capítulos que conforman la primera temporada, también participaron otros nombres como Melissa Bubnic (Hollyoaks), Tom Farrelly (Raw) y Tom Moran (The Feed). Cada uno de ellos escribió un único episodio allá por 2019.

Cambiando de tercio, cabe señalar que el reparto está encabezado por el nominado al Emmy Rob Lowe (El ala oeste de la Casa Blanca) como Bill Hixon. Lo acompaña un grupo de actores y actrices formado por rostros como Bronwyn James (Harlots); Tony Pitts (Peaky Blinders); Divian Ladwa (Testigo mudo); Anjli Mohindra (Vigil: Conspiración nuclear); Anthony Flanagan (The Terror); Rachael Stirling (Life); o Aloreia Spencer, que debuta.

Habiendo recibido calificativos que van desde “absurda” a “locura”, Wild Bill consiguió dividir a la crítica como pocas. Su intento por ser trágica y cómica a la vez no terminó de cuajar y, tras un estreno que reunió a 5,7 millones de espectadores en Reino Unido, las peripecias de Rob Lowe como Bill Hixon fueron perdiendo interés hasta bajar a 3,2 millones en el último capítulo. Así, la serie acabó cancelada de cara a una segunda entrega.

Con todo, no parecen haber demasiados argumentos para recomendar Wild Bill. Sin embargo, si eres amante del género y te apetece probar con propuestas menos convencionales, no dudes de que la serie será capaz de entretenerte cualquier tarde de domingo triste. Y es que, aunque igual la mezcla no haya sido la mejor, elementos tiene para aburrir: desde un protagonista con un arsenal de chistes terribles a mil subtramas repartidas por ahí. Alguna te enganchará. Es pura estadística.