La guerra de los mundos

V.O: War of the Worlds 2019
  • 1 temp.

Ficha técnica

Directores/as:
Gilles Coulier
,
Richard Clark
Reparto:
Aaron Heffernan
,
Adel Bencherif
,
Bayo Gbadamosi
,
Daisy Edgar-Jones
,
Elizabeth McGovern
,
Gabriel Byrne
,
Léa Drucker
,
Natasha Little
,
Ty Tennant
Guionistas:
H.G. Wells
,
Howard Overman
Ver serie

La Guerra de los Mundos (The War of the Worlds) es una miniserie británica de ciencia ficción que consta de 3 episodios y que fue producida por la BBC en 2019. Dirigida por el afamado y experto en adaptaciones Craig Viveiros (And Then Were None, Rillington Place, Tin Star), está basada en el clásico literario del mismo nombre de H. G. Wells (La máquina del tiempo, El hombre invisible, La Isla del Dr. Moreau). Si éste fue el primer escritor que hizo una novela sobre una invasión extraterrestre, esta ficción pasa por ser la versión más fiel al libro.

Esa fidelidad al texto original se debe al guionista y dramaturgo inglés Peter Harness (Doctor Who, Wallander, Jonathan Strange & Mr. Norrell) quien, como en la novela, sitúa la historia en la Inglaterra eduardiana de comienzos del siglo XX, poco antes del estallido de la I Guerra Mundial. Éste es el primer elemento diferenciador respecto a otras muchas adaptaciones de la obra de Wells (desde la inquietante versión radiofónica con la que Orson Wells despertó el pánico en 1938 a la de Steven Spielberg de 2005, pasando por la adaptación de Byron Haskin de 1953) que actualizan el relato generando un ambiente contemporáneo y estadounidense.

La historia comienza con el impacto de un meteorito en Londres y cómo una raza alienígena superior, procedente de Marte, comienza a invadir nuestro planeta. A partir de ese momento, todo lo que sucede se centra en tres personajes que, por distintas razones, se han convertido en unos marginados sociales pero cuya exclusión pasa a un segundo plano cuando lo que está en juego es nada menos que la supervivencia.

La protagonista, Amy, es una mujer educada lejos de los valores tradicionales que lucha, antes de la invasión extraterrestre, porque su hijo no crezca como un excluido y, tras la llegada de los alienígenas, hace lo indecible por salvarle la vida. Su pareja, George, es un periodista con principios muy nobles pero al que su entorno y familia, sobre todo su hermano, oficial del gobierno, han rechazado por abandonar a su esposa y convertirse así en adúltero.

La pareja convive sin estar casados, lo que supone un gran pecado social en la Inglaterra del siglo pasado. Para más inri, son padres. Junto a ellos, otro excluido social: el vecino de Amy, Ogilvy, un astrónomo siempre guiado por la inteligencia y por sus conocimientos científicos al que la sociedad tampoco mira con buenos ojos no sólo porque se dedique a estudiar algo tan etéreo como el universo sino también porque, aunque ya dejó atrás la juventud, sigue soltero.

Juntos tratan de sobrevivir y de buscar una solución a la inesperada y violenta invasión de una raza superior que cuestiona el poderío de una Inglaterra imperialista que se siente más invencible que nunca. Una de las escenas con más potencia argumental que rescata la serie, con puntos y comas respecto a la novela, es precisamente la que recrea como un importante político minimiza la invasión argumentando que, como potencia conquistadora, Gran Bretaña puede acabar sin problema con cualquier amenaza.

Luchando por sus vidas, Amy, George y Ogilvy se convierten en testigos del terror que desatan los alienígenas. Sin embargo, desde la llegada de éstos, las diferencias y los prejuicios sociales desaparecen. En un lugar asolado por la invasión extraterrestre, todos los humanos son iguales, seres que simplemente tratan de salvar sus vidas. Adelantándose a su tiempo y a los posteriores movimientos migratorios, G.H. Wells, ya alerta sobre el erróneo concepto de patria cuando de lo que se trata es de estar vivos.

La serie también recalca el valor que Wells otorga a la ciencia, por encima de la violencia, para guiarnos cuando las circunstancias nos sobrepasan. En un mundo apocalíptico, mientras militares y políticos luchan sin rumbo contra unos alienígenas que han contaminado el aire y la tierra, son los excluidos los que, a través del conocimiento y la observación, tratan de descubrir el punto débil del enemigo.

Como lo hace la segunda parte del libro (titulada La Tierra en poder de los marcianos), el tercer episodio de la ficción televisiva conduce a los protagonistas a presenciar cómo los patógenos y las bacterias humanas, a los que no están acostumbrados los extraterrestres, afectan a los invasores siguiendo las leyes de la selección natural. Wells hace así un canto a la ciencia y a las Leyes de Darwin de las que era gran defensor.

Entre un importante elenco de actores británicos destacan Eleanor Tomlinson (Amor. Boda. Azar, The Nevers, Intergalactic), Rafe Spall (Trying, Cuestión de Justicia, Men in Black International), Robert Carlyle (Cobra, Yesterday, T2: Trainspotting), Rupert Graves (Emma, Seacole, Swimming with Men), Freya Allan (El Tercer Día, The Witcher) y Craig Thomas Lambert (Gentleman Jack, Dumbo, Toque de Queda).

Destaca también en los tres episodios, pero especialmente en el tercero, la alabada fotografía del exitoso James Friend (The Liability, Truth or Dare, Papadopoulos & Sons). Su maestría es fundamental para lograr el efecto visual más llamativo de la serie que lo distingue por completo de otras versiones y que fideliza la novela: el contraste que se produce en la pantalla entre una época muy antigua y la avanzada tecnología marciana como símbolo de la colisión entre la real y amenazante situación prebélica de la época y la ciencia ficción.

Ésta es otra de las claves por las que la novela fue un éxito y por la que sus adaptaciones se siguen sucediendo un siglo después con el mismo triunfo y vigencia. Historia, ciencia ficción, drama, tensión y entretenimiento se destilan por los tres episodios de una miniserie que no es sino la novela de Wells vestida en imágenes.