The Killing: Crónica de un asesinato

V.O: Forbrydelsen 2007
  • 3 temp.
  • Thriller

Ficha técnica

Productores/as:
David Lee Leader
,
Sandra Foss
Directores/as:
Charlotte Sieling
,
Fabian Wullenweber
,
Kristoffer Nyholm
Reparto:
Lars Mikkelsen
,
Morten Suurballe
,
Sofie Gråbøl
Guionistas:
Michael W. Horsten
,
Søren Sveistrup
,
Torleif Hoppe
Ver serie

La fiebre del ‘nordic noir’ le debe su éxito a tres series imprescindibles, la Santa Trinidad de las ficciones escandinavas: Borgen, quizás la primera en masificarse; Bron/Broen, que confirmó que la ficción nórdica venía para quedarse; y, antes que ambas, Forbrydelsen (The Killing: Crónica de un asesinato), la serie que de alguna forma revolucionó el género, convirtiéndose en el preludio de un fenómeno que conquistaría a espectadores de todo el mundo.

Cuando se habla de The Killing como una serie rompedora, uno de los factores que se tiene en cuenta es el que tiene que ver con sus innovaciones narrativas. Éstas, curiosamente, nacen a partir de una respuesta al procedimental que se venía haciendo en Estados Unidos, el cual se dedicaba a repetir la misma fórmula una y otra vez. Así las cosas, la historia toma como protagonista a Sarah Lund, una peculiar agente encargada de cada una de las investigaciones que seguimos a lo largo de sus tres temporadas.

En detalle, la serie arranca con el último día de Lund en el cuerpo de policía de Copenhague, ya que está a punto de trasladarse a Estocolmo con su novio. Sin embargo, de repente aparece el cadáver de una joven de 19 años que fue violada y asesinada. Inmediatamente, la agente decide retrasar el viaje para investigar el caso, pero éste se complica cosa mala, y más cuando el flamante candidato a la alcaldía de la ciudad se ve envuelto en la tragedia.

Volviendo al proyecto y a lo que significó en su momento, hay que decir que lo primero que destaca es su peculiar estructura narrativa. A diferencia de los procedimentales norteamericanos, que por aquel entonces eran autoconclusivos en su mayoría, Forbrydelsen nos cuenta un día de investigación en cada episodio. Así, en lugar de resolver un caso por episodio, toda la temporada está dedicada a un solo crimen.

Otro de los factores que la diferenciaron de los thrillers estadounidenses del momento es el interés que tiene el relato por explorar las consecuencias del crimen desde un punto de vista emocional y humano. Esto se traduce en momentos en los que la serie aprovecha las pausas que se dan en la investigación para mostrar el dolor que experimenta la familia y los episodios de tristeza que atraviesan sus miembros.

Grosso modo, éstas fueron las dos grandes preocupaciones de su creador, el danés Søren Sveistrup, quien estaba harto del patrón que marcaba la industria hollywoodiense. Él también fue el responsable de darle ese ambiente pesado, oscuro y taciturno, caracterizado también por un ritmo lento y pausado, que luego se ha convertido en santo y seña no sólo de las series criminales nórdicas, sino también de otras muchas europeas que han querido imitarlo.

Por otro lado, el éxito de la serie también debe mucho al inconmensurable trabajo de sus intérpretes, quienes recibieron cantidad de elogios por su trabajo. Entre ellos, destaca la actriz Sofie Gråbøl (The Undoing), Sarah Lund en la ficción, quien está acompañada de grandes nombres de la escena escandinava, como Morten Suurballe (Bron/Broen), Bjarne Henriksen (Atrapados), Ann Eleonora Jørgensen (Algo en que creer) o Lars Mikkelsen (House of Cards).

Son pocas las series capaces de cambiar todo un género y establecer un estilo que todas pretendan imitar. Forbrydelsen (The Killing: Crónica de un asesinato) es una de ellas, y permanecerá en el recuerdo como uno de los exponentes más estimulantes del ‘nordic noir’; además de ser un título igual de influyente para todos los thrillers policíacos que han venido después. Con todo, estamos ante una serie obligatoria para cualquier seriéfilo que se precie. Imprescindible.