Socios y sabuesos

V.O: Turner & Hooch 2021
  • 1 temp.
  • Comedia

Ficha técnica

Productores/as:
Can Yesilyurt
Directores/as:
James Genn
,
Robert Duncan McNeill
,
Shannon Kohli
Reparto:
Josh Peck
,
Reginald VelJohnson
,
Vanessa Lengies
Guionistas:
Matt Nix
Ver serie

Han habido muchas versiones de La extraña pareja. Entre las más peculiares, ésa que sustituyó a Jack Lemmon por Tom Hanks y a Walter Matthau por un perro. Fue en 1989, año en que el público asistía al cine a ver Socios y sabuesos, una cinta que destila ese espíritu de comedia tan de los 80 y que aún hoy despierta la nostalgia de algunos. Tanto, que Disney decidió darle una segunda vida en forma de serie treinta años después.

Para entender el proyecto en su totalidad, habría que remontarse a la película que protagonizó un joven Tom Hanks (Náufrago) bajo las órdenes de Roger Spottiswoode. En ella, el dos veces ganador del Oscar interpreta a un detective maniático del orden que, de buenas a primeras, se ve obligado a currar con Hooch, un perro baboso callejero que amenaza con destrozar su casa, su amor y su carrera, pero con el que acabará forjando una valiosa amistad.

En esta ocasión, el protagonista de la historia pasa a ser el joven detective Scott Turner, quien, también de repente, se ve haciéndose cargo de un dogo de Burdeos que le entrega su hermana Laura. Lo curioso es que ambos son hijos del personaje de Tom Hanks, cuya última voluntad parece que fue que el bueno de Scott se quedara con Hooch, descendiente del cánido original.

Así las cosas, la ficción se mueve dentro del terreno de la comedia, sobre todo en lo que tiene que ver con el infierno de convivencia que le hace pasar el perro a Scott. Sin embargo, el prota contará con la ayuda de Erica, una entrenadora canina que se marca como objetivo sacar la mejor versión de Hooch, quien, contra todo pronóstico, se acabará convirtiendo en un aliado a la hora de resolver crímenes.

Titulada Turner & Hooch en su versión original, la serie cuenta con el sello de 20th Century Fox Television. Por otro lado, conviene señalar que el rodaje se desarrolló íntegramente en Canadá, alternando jornadas de grabación de exteriores en distintos puntos de Vancouver y otras en los estudios McConnell Drive, situados al este de la ciudad, en Burnaby, famosa por ser el lugar de nacimiento del cantante Michael Bublé.

En lo que respecta al apartado creativo, la ficción fue desarrollada por el guionista Matt Nix, un tipo conocido en la industria por ser el artífice de series como The Gifted o Último aviso, y que resulta particularmente interesante por su experiencia aderezando tramas policíacas con un sentido del humor ligero; tal y como pudo verse en The Good Guys, la cual tenía como cabezas de cartel a dos detectives muy distintos: uno responsable y estricto, y otro borracho y lujurioso.

Por su parte, detrás de las cámaras se encuentra una nómina de realizadores liderada por Jay Karas (Parks and Recreation); el nominado al Daytime Emmy Robert Duncan McNeill (Star Trek: Voyager); Shannon Kohli (The Magicians), ocho veces nominada al Leo; James Genn (Private Eyes), nominado al Canadian Screen Award; y el michiguense McG (Terminator: Salvation).

Dentro del equipo artístico, la propuesta cuenta con una serie de interpretaciones destacadas. Entre ellas cabría señalar las de Josh Peck (Drake & Josh); los ganadores del Leo Paul Campbell (El coche fantástico) y Matt Hamilton (Sobrenatural); Gavin Langelo (My Little Pony: La magia de la amistad); Becca Tobin y Vanessa Lengies (Glee); Reginald Veljohnson (Cosas de casa); Cristina Rosato (City on a Hill); y Caitlin Howden (El Club de las Canguro), nominada al Canadian Screen Award en 2016.

Como curiosidad, conviene mencionar que el actor protagonista, Josh Peck, Scott Turner en la ficción, reveló que uno de los principales retos que se marcó en este proyecto fue mantener la esencia de la actuación de Tom Hanks. “Cuando nos estábamos preparando para comenzar la serie, estudiamos algunas opciones de vestuario que él llevaba en la película”, cuenta Peck.

Compuesta por doce episodios en su primera temporada, esta versión actualizada de Socios y sabuesos constituye una propuesta ideal para toda la familia. Y es que, a poco que la serie logre un resultado mínimamente parecido al de la original, las aventuras de este pobre diablo y su perro detective se convertirán en las favoritas de los más jóvenes de la casa, y también en la de aquellos que sólo buscan una comedia amable con la que echar el rato.