Distanciamiento físico

V.O: Social Distance 2020
  • 1 temp.
  • Antología

Ficha técnica

Ver serie

El COVID-19 lo cambió todo. Lavarse las manos durante al menos veinte segundos, mascarilla a todas horas, mantener una longitud de dos brazos con respecto a cualquier persona... Son medidas para fomentar eso que llaman “distancia social”; un concepto que, por desgracia, tan de moda se ha puesto en los últimos meses. Sin embargo, esto no se queda en las pequeñas prevenciones cotidianas: el distanciamiento ha afectado a nuestra manera de entender la vida. Netflix lo sabe y por eso decidió apostar por Social Distance, una antología sobre la cuarentena vivida durante la pandemia por coronavirus.

Curiosamente, la plataforma de Reed Hastings se une así a la tendencia de crear historias sobre el confinamiento. Si bien la pionera fue Diarios de la Cuarentena de TVE, HBO España y luego Amazon Prime se sumaron con En Casa y Relatos Con-fin-a-dos. Ambas, además, comparten el encaje antológico que pretende emplear Social Distance, con ocho capítulos independientes en una colección sobre los primeros meses de pandemia.

Cada uno de ellos trata de mostrar el poder del espíritu humano, cómo es capaz de enfrentar una situación tan compleja en la que reinan el dolor, la soledad y la incertidumbre. Un tiempo en el que debido a las circunstancias, en muchos casos, se ha de confiar en la tecnología para poder mantener vivo un sentimiento de conexión con otras personas. Sin duda, un episodio tan desgraciado como singular en la historia de la humanidad que no está exento de dificultades ni para la industria del entretenimiento.

Y es que la ficción tuvo que ser concebida, desarrollada y producida en remoto. Así lo aseguran los miembros del equipo creativo liderado por Jenji Kohan, responsable del éxito Orange is the New Black, quienes no pudieron reunirse ni una vez para planificar el proyecto. También tuvo que contentarse con dirigir mediante videoconferencias el realizador Diego Velasco, nominado al premio Ariel a Mejor Película Iberoamericana por La Hora Cero.

Sin ser fácil para Kohan y compañía, las condiciones también contribuyeron a que los creativos vivieran de primera mano las circunstancias a las que se enfrentan los personajes durante el proceso de escritura: “Nuestro trabajo como narradores es reflejar la realidad. Y en esta nueva, extraña y desconcertante realidad que estamos todos experimentando, sentimos la pasión de encontrar la conexión mientras a la vez nos mantenemos a distancia. Esto nos ha inspirado a la hora de crear una serie que cuente el momento que estamos viviendo con historias únicas, personales y profundamente humanas que ilustran cómo vivimos separados pero juntos”.

En lo que respecta al elenco, la productora ejecutiva Hilary Weisman Graham (Bones) desvela que muchas de las historias que se cuentan requirieron de actores “puestos en cuarentena con otros actores”. Debido a este obstáculo, algunos familiares de los actores aparecen en la serie. “Fue como tirar los dados, pero afortunadamente descubrimos que el talento genera talento. Es posible que no tuvieran la intención de estar frente a la cámara cuando comenzamos, pero todos deberían dejar sus trabajos diarios de inmediato”.

En concreto, se refiere a los parientes de un equipo artístico compuesto por: Danielle Brooks (Orange is the New Black); Mike Colter (Luke Cage); los nominados al Emmy Oscar Nuñez (The Office), Marsha Stephanie Blake (Cómo Defender a un Asesino) y Asante Blackk (When They See Us); Guillermo Díaz (Scandal), nominado al ALMA; Max Jenkins (Dead to Me); Peter Scanavino (Law & Order: Special Victims Unit); Camila Pérez (Gotham); Steven Weber (Por Trece Razones); o Lachlan Watson (Chilling Adventures of Sabrina), entre otros.

Todos ellos dan vida a un relato que pretende ya no solo ser una catarsis en estos tiempos, sino una fotografía detallada y precisa de un momento singular en la historia reciente. Así, todos los esfuerzos de Social Distance van dirigidos a narrar una serie de experiencias que sucedieron en hogares de todo el mundo durante semanas y semanas. Cada una de ellas, pese a compartir el mismo contexto, logran ser vivencias únicas que demuestran la grandeza del ser humano.