Silvio (y los otros)

V.O: Loro 2018
  • 1 temp.

Ficha técnica

Productores/as:
Carlotta Calori
,
Francesca Cima
,
Nicola Giuliano
,
Viola Prestieri
Directores/as:
Paolo Sorrentino
Reparto:
Elena Sofia Ricci
,
Kasia Smutniak
,
Riccardo Scamarcio
,
Toni Servillo
Guionistas:
Paolo Sorrentino
,
Umberto Contarello
Ver serie

Silvio (Y los Otros) es una miniserie de dos capítulos coproducida por Francia e Italia en 2019. Está basada en la película Loro que se estrenó un año antes en los cines italianos en dos partes: Loro1 y Loro2. Para su distribución en las salas cinematográficas del resto de países, se editó un único largometraje de 150 minutos de duración.

Dirigida por Paolo Sorrentino (La Gran Belleza, The Young Pope, Youth), la serie incorpora 54 minutos más de metraje que la película y es justo ese material extra el que justificó la producción de esta ficción. Considerado el proyecto más ambicioso del oscarizado director italiano, esta miniserie se distancia de la película inicial en que los minutos recuperados permiten hacer una larga introducción del protagonista sin que éste, curiosamente, aparezca en la pantalla.

Como retrato del polémico político, empresario y magnate de medios de comunicación Silvio Berlusconi, la serie se centra en la etapa de su vida en la que, retirado en su casa de Cerdeña, durante los años 2006-2009, continúa intentando mantener su poder y, pese a su ya evidente decadencia política, sigue aspirando a liderar de nuevo Italia. Sin embargo, son los momentos más complicados de su carrera, con numerosas acusaciones de corrupción y conexiones con la mafia napolitana a punto de llegar a los juzgados.

Curiosamente en el primer episodio no vemos a Berlusconi hasta pasada la primera hora. Pero lo que sí nos muestran las tramas son sus tentáculos y las conexiones que éstos generan. El ambiente de fiestas, de excesos y extravagancias tan interminables como repletas de bellas jóvenes que conforman el anzuelo para que Il Cavaliere dirija su mirada hacia Sergio Morra, un hombre de cuestionables negocios que busca sus influencias.

Su única intención es acercarse al hombre más poderoso de Italia para lograr, a través de él, extender internacionalmente sus empresas y enriquecerse tan rápida como dudosamente. Y no para hasta que lo consigue. A su alrededor, otros empresarios, políticos, cocainómanos y adictos al sexo cegados por la ambición y dispuestos también a cualquier cosa por acercarse a Berlusconi, para entrar en su cadena de influencias y favores. De ahí el título de la serie Silvio (y los otros).

En el segundo episodio, Il Cavaliere entra en escena como protagonista absoluto de ese ambiente de excesos y desenfreno, de malversaciones, de estiramientos faciales y, sobre todo, de obsesión por el sexo. El guion de la miniserie hace especial hincapié en que, por encima de todo tipo de corrupción y de sus sonadas torpezas políticas, el auténtico escándalo que acabó con la carrera del magnate fueron sus relaciones con menores. Destaca la escena en la que intentando ligar con una jovencita, ésta le rechaza llamándole “viejo baboso”.

El actor fetiche del director de Silvio (Y los Otros) y del actual cine italiano, Toni Servillo (La Gran Belleza, Il Divo, Viva la Libertad), es el encargado de ponerse en la piel de Berlusconi. Su interpretación es lo más destacado de este biopic por la crítica. Servillo logra retratar a un vividor, estratega, atrevido, cínico, egoísta, superficial, excéntrico y extremadamente machista que, pese a haber llegado a ser primer ministro hasta en tres ocasiones, se convierte en un peligroso bufón.

Precisamente uno de los momentos más alabados de la serie es la escena repleta de un largo cruce de acusaciones entre Il Cavalliere y su despechada esposa, la exactriz Verónica Lario, cuando ésta, tras 21 años de matrimonio y harta de sus infidelidades, le comunica su intención de divorciarse. Y es que si algo se destaca especialmente en esta ficción, como en la película, es la detallada descripción de la histriónica personalidad de Berlusconi.

Encabezado por Toni Servillo, en el elenco principal de actores se encuentran entre otros Elena Sofía Ricci (Chedio Dio ci Aiuti, I Cesaroni, Mine Vaganti), Riccardo Scamarcio (La Mafia, Welcome Home, Tres Metros sobre el Cielo), Kasia Smutniak (From París with Love, Bienvenido Presidente, Fasten your Seatbelts), Euridice Axén (R.I.S, The End?, Crushed Lives), Roberto De Francesco (Las últimas Cosas, Regeharsals for War, The Mayor of Rione Sanitá), Dario Cantarelli (The Best Man, Dulces Sueños, La Messa é finita) y Giovanni Esposito (Bob & Marys, From Naples with Love, A Small Soudthern Enterprise).

Todos ellos contribuyen a hacer de esta miniserie histórica y de entretenimiento mucho más que una simple sátira de un personaje obsesionado por mantenerse joven y deseable, que se sirvió de su poder para controlar todo un país. Con su retrato, Sorrentino nos invita al análisis y recalca que somos los espectadores los que le dimos ese poder una, dos y hasta tres veces y, por tanto, también somos responsables de lo que hizo y del actual devenir político.