Día del Orgullo Friki: estas series demuestran que lo friki es para todo el mundo
Listas de series
Día del Orgullo Friki: estas series demuestran que lo friki es para todo el mundo

Celebramos el Día del Orgullo Friki repasando algunas de las series que han ayudado a romper estereotipos. Títulos que han demostrado que a cualquiera puede gustarle cualquier historia si está bien contada y que no hay géneros buenos y malos, sino buenas o malas series dentro de un género.

Por Ignacio Parrón - 25 May 2021

Todo el mundo es friki de algo que le apasiona con un fervor que a veces roza lo excesivo. Sin embargo, no todas estas aficiones están vistas de la misma manera. Hay algunas por las que te miran diferente o se forman prejuicios a tu alrededor, mientras que otras se normalizan de forma generalizada.

Pongamos un ejemplo. Está bien aceptado ser un forofo del fútbol y conocer absolutamente todos los nombres, datos y estadísticas de los jugadores de la liga checa. El “efecto Maldini”, lo llaman. En cambio, si tu afición son los juegos de rol, el anime o las series de fantasía, pasas a ser un bicho raro. ¿Qué hay de diferente en ambas? Spoiler: nada. Así que os traemos una lista de series que conquistaron al público mainstream y demostraron que los prejuicios son lo único que separa a mucha gente de disfrutar de más series.

La comedia, la mejor aliada

'Los informáticos' o cómo empezó a hacernos gracia la técnica de "pruebe a apagar y encender".
'Los informáticos' o cómo empezó a hacernos gracia la técnica de "pruebe a apagar y encender".

El humor siempre ha sido la mejor herramienta para enviar un mensaje. Ya sea para lanzar una crítica política o, como en este caso, popularizar el frikismo. Y no, no hablamos de The Big Bang Theory. Es cierto que ayudó a que la gente conociese a Schrödinger o la teoría de cuerdas, pero no es el mejor ejemplo de orgullo friki. Hay vida más allá.

Sin ir más lejos, unos años antes de su estreno tuvimos Los Informáticos, la genial comedia británica sobre el departamento de IT de una empresa. Mientras que en TBBT siempre hubo debate sobre si se reía CON los frikis o DE los frikis, en este caso siempre estuvo claro: se reía de las personas corrientes.

Las constantes llamadas al servicio técnico que se resolvían con un “apaga y enciende el ordenador”, el pánico en la empresa cuando creen que han destruido Internet por romper una cajita vacía o el genial Moss, el Sheldon antes que Sheldon, cuya falta de habilidades sociales le metía en problemas que, sin embargo, nunca fueron un motivo de burla. Diferencias.

'Community' pasó a ser una comedia de culto por sus delirantes tramas y sus referencias a la cultura pop.
'Community' pasó a ser una comedia de culto por sus delirantes tramas y sus referencias a la cultura pop.

Otro buen ejemplo es Community. “Recuerdo cuando la serie iba sobre una universidad”. Esta frase de Abed probablemente sea la que mejor define a la serie. Comenzó como las desventuras de un grupo de estudio de una universidad pública americana, pero evolucionó hasta convertirse en una serie de culto (a falta de la película que seguimos esperando).

El grupo nos ofreció cientos de horas de risas gracias a partidas de paintball transformadas en películas bélicas o el mejor de los western, líneas temporales alternativas, partidas de rol y metalenguaje, mucho metalenguaje. Las referencias a la televisión y la cultura pop/friki plagan su narrativa. Y lo que es mejor: Jeff, el alto, guapo y carismático líder del grupo no solo las acepta, sino que las acaba abrazando. Si él puede, tú también.

Fantasía en vena

La serie basada en la obra de George R. R. Martin conquistó el mundo entero gracias a su fantasía épica.
La serie basada en la obra de George R. R. Martin conquistó el mundo entero gracias a su fantasía épica.

En el siglo XX, todos tenían un amigo que había leído El señor de los anillos. Conocían su título, pero no lo leían porque eso de la fantasía era cosa de frikis. Luego llegaron las películas y hoy en día está considerada como una de las mejores trilogías de la historia del cine y la literatura. Tuvo su normalización, y en televisión también ha ocurrido.

A finales de los 90 y principios del siglo XXI, había una saga de libros muy conocida entre los amantes del género, pero que no había llegado al público generalista. Su primera temporada comenzó titubeante, pero ese final rompedor y sus escenas explícitas en todos los aspectos confirmaron el fenómeno. Estamos hablando, por supuesto, de Juego de Tronos.

La fantasía épica y su ambientación medieval enmascaran una serie política que llegó a entrar en las conversaciones como una de las mejores series modernas, si no de la historia. Su abrupto final afeó una trayectoria impecable, pero que conquistó a medio mundo y demostró que los prejuicios en torno a la fantasía son solo eso, prejuicios.

La ciencia ficción y el espacio

Baby Yoda se convirtió en uno de los principales reclamos de 'The Mandalorian'.
Baby Yoda se convirtió en uno de los principales reclamos de 'The Mandalorian'.

Este probablemente sea el género que más se ha asociado con el mundo friki. La saga Star Wars comenzó como un fenómeno de masas. Sus películas eran amadas en el mundo entero (más o menos dependiendo de la trilogía). Pero, sorprendentemente, el coleccionismo y su universo expandido de libros, cómics y series ya no era tan recibido por el público generalista. “Eso es cosa de frikis”.

Solo hizo falta un pequeño, adorable y monísimo hasta la muerte personaje para derribar esa barrera, y 2020 no podría entenderse sin la fiebre por Baby Yoda. The Mandalorian fue el primer éxito de masas de la saga dentro de la ficción televisiva. Un furor que se tradujo en dinero. Los funkos, peluches y demás merchandising en torno a Grogu han invadido hasta las casas de los más escépticos. Nunca hay que subestimar el poder de la monería.

Marvel rompió el juego

Quién se iba a imaginar en los años 90, cuando la Casa de las Ideas estaba en crisis y tuvo que vender los derechos de sus personajes más queridos, que 20 años más tarde iba a dominar el panorama audiovisual. Gracias al UCM, Marvel ha dejado de pertenecer a los aficionados a los cómics para convertirse en el máximo exponente pop del momento.

Y el éxito de Marvel es también el de su mayor rival. Aunque en la gran pantalla no consiguen dar con la clave del éxito, DC se ha hecho fuerte en la pequeña pantalla con el Arrowverse. Lo más paradójico de todo es que lo ha conseguido siguiendo el modelo con el que alcanzaron la cima sus competidores.

El mítico superhéroe de DC ha vuelto a la pequeña pantalla con 'Superman y Lois'.
El mítico superhéroe de DC ha vuelto a la pequeña pantalla con 'Superman y Lois'.

Mientras Superman, Batman y Wonder Woman (la Santa Trinidad de DC) se hundía en el cine, algunos de los menos habituales, como Arrow, Flash (bueno, vale, este es de los famosos) o Supergirl resurgían en la televisión. Poco a poco fueron sumando adeptos a la causa, con macroeventos televisivos incluidos. Tanto que el propio Hombre de Hierro ya tiene su propia serie en Superman y Lois.

Y no es que Marvel no lo haya intentado. Jessica Jones, Daredevil, Agent Carter, Agents of S.H.I.E.L.D…. Muchos títulos pero con una acogida tibia y dispar. Al final la Casa de las Ideas solo ha triunfado con una serie derivada del propio UCM. Aunque vaya serie, una capaz de recoger halagos tanto del público como la crítica: Bruja Escarlata y Visión.

¿Y la animación?

'Futurama' continúa siendo una serie de referencia, y ahora está disponible en Disney+.
'Futurama' continúa siendo una serie de referencia, y ahora está disponible en Disney+.

La última gran barrera que queda. Mientras que las series animadas para adultos sí que tienen una buena acogida, especialmente las comedias como Los Simpson, Padre de Familia o BoJack Horseman, en cuanto se adentran en temas alternativos son miradas con reticencia. Por suerte, siempre hay excepciones, como la locura de Rick y Morty o la sensacional Futurama.

Solo nos queda encontrar el anime definitivo. Pese a que el Estudio Ghibli nos conquistó en el cine, aún no ha llegado esa serie que se convierta en un fenómeno de masas capaz de llegar a todo el mundo como Juego de Tronos o un éxito de ventas como The Mandalorian. Aunque Naruto, One Piece o Attack on Titan tienen una legión de seguidores, siguen sin tirar abajo el muro y convertirse en mainstream. Para bien y para mal.