Que te den, Kevin

V.O: Kevin Can F*** Himself 2021
  • 1 temp.
  • Dramedia

Ficha técnica

Productores/as:
Cami Delavigne
,
Shana Fischer Huber
Directores/as:
Anna Dokoza
,
Oz Rodriguez
Reparto:
Annie Murphy
,
Eric Petersen
,
Mary Hollis Inboden
Guionistas:
Lindy Jamil Gomez
,
Shukri Abdi
,
Valerie Armstrong
Ver serie

Durante décadas, las comedias de situación han alimentado una imagen específica del ama de casa. Detrás de esa apariencia multicámara, de las risas enlatadas y de un sentido del humor que se ha tornado rancio con el tiempo, se esconde un canon de mujer inmadura que está muy lejos de la realidad. Hoy, la ficción se rebela contra aquello a través de propuestas como Que te den, Kevin, un título dispuesto a romper cualquier convencionalismo.

En esencia, el argumento sigue a Allison McRoberts, quien encarna el prototipo de esposa ideal de cualquier sitcom americana. Es guapa, tiene sentido del humor y está casada con un marido que no le llega a la punta del tacón. Todos a su alrededor saben que a este graciosete le tocó la lotería con su mujer, pero algo está a punto de cambiar. Y es que Allison se ha dado cuenta que lleva diez años atrapada en un matrimonio horrible. Es hora de rebelarse.

Lejos de ser un aspecto puramente de contenido, el cuestionamiento del rol femenino también tiene su traducción a nivel formal. Es uno de los aspectos más originales de la serie, de hecho, y consiste en mezclar escenas conyugales, todas con el clásico look de sitcom, con otras rodadas a una sola cámara como si fuera un drama realista. En estas últimas, la ficción pretende señalar cómo Alison escapa del corsé del formato original cuando es dueña de su vida.

Titulada Kevin Can F*** Himself en su versión original, la serie fue posible gracias al trabajo en equipo entre AMC Studios y la productora Le Train Train, responsable de comedias como De la A a la Z o la propia Claws, nominada a Mejor Serie de Comedia en los Satellite Awards 2018. En esta ocasión, la producción se trasladó hasta la pequeña Brockton, una ciudad perteneciente al estado de Massachusetts que, de alguna manera, también simboliza la constricción de Alison.

Al frente del proyecto se encuentra la guionista Valerie Armstrong, implicada en productos tan dispares como SEAL Team o Lodge 49, donde Wyatt Russell se pasa las horas bebiendo cerveza barata en una orden secreta. Como curiosidad, no está de más comentar que la inspiración de Armstrong para concebir la serie está en Kevin puede esperar, una sitcom de 2016 marcada por un incidente relacionado con la salida de la actriz que dio vida a la esposa del protagonista.

Pero la eliminación del personaje de Erinn Hayes no es la única conexión de la propuesta con el universo sitcom. Tal como aseguran los responsables, los decorados del dormitorio y la sala de estar, así como los tiros de cámara empleados por el director de fotografía Adrian Peng Correia (The Flight Attendant), son un homenaje a Todo el mundo quiere a Raymond, la multipremiada comedia de situación que durante los noventa cosechó 56 premios y 177 nominaciones.

En cuanto al equipo artístico, éste viene encabezado por la actriz Annie Murphy, ganadora del Emmy por su trabajo en Schitt’s Creek. Además de ella, el reparto reúne a rostros reconocibles, entre ellos: Mary Hollis Inboden (Los Gemstone); Eric Petersen (Kirstie); Raymond Lee (Mozart in the Jungle); Brian Howe (The Newsroom); Alex Bonifer (Superstore); Candice Coke (Proven Innocent); Meghan Leathers (Para toda la humanidad); o Robin Lord Taylor (Gotham).

Con todo, el resultado despertó críticas sorprendentemente dispares. Cierto es que la mayoría fueron positivas, pero ninguna demasiado entusiasta. Entre las más optimistas está la de The Playlist, para quien la ficción “nunca resulta aburrida” e, incluso, en algunos tramos, logra ser “increíblemente inteligente”. Por su parte, otros como Entertainment Weekly o Slant le dedican reseñas más bien negativas, destacando la “superficialidad” de su discurso y la poca gracia que tienen los momentos de humor.

Mejor o peor ejecutada, es innegable que Que te den, Kevin nace con el objetivo de cuestionar los roles de género preestablecidos, tratando de romper con el machismo implícito y, al mismo tiempo, hacernos reflexionar sobre qué nos ha hecho tanta gracia todos estos años. El público ha crecido con un mensaje que condiciona nuestra manera de ver el mundo y que la serie que dirigen Anna Dozoka (Special) y Oz Rodriguez (A.P. Bio) pone en tela de juicio sin convertir a su protagonista en una santa.