Prisioneras

V.O: Fangar 2017
  • 2 temp.

Ficha técnica

Directores/as:
Ragnar Bragason
Reparto:
Aldís Amah Hamilton
,
Arndís Hrönn Egilsdóttir
,
Halldóra Geirharðsdóttir
,
Kristbjörg Kjeld
,
Margrét Helga Jóhannsdóttir
,
Nína Dögg Filippusdóttir
,
Sigurður Karlsson
,
Thora Bjorg Helga
,
Þorsteinn Bachmann
Guionistas:
Jóhann Ævar Grímsson
,
Margrét Örnólfsdóttir
,
Nína Dögg Filippusdóttir
,
Ragnar Bragason
,
Unnur Ösp Stefánsdóttir
Ver serie

Titulada originariamente Fangar, Prisioneras es una miniserie islandesa de seis episodios, de 55 minutos cada uno, reunidos en una temporada y producidos por la televisión pública de Islandia, la RÜV. Estrenada en enero de 2017, su éxito nacional e internacional no fue una casualidad, sino una realidad.

Dirigida por Ragnar Bragason (Niños, Padres, The Night Shift) y creada por tres guionistas de la isla de los grandes glaciares, Margrét Örnólfsdótt ir (The Flatey Enigma, Regina), Unnur Ösp Stefánsdóttir (Cold Light) y Nína Dögg Filippusdóttir (Children, Trapped), las tres autoras imprimen un importante matiz feminista a una ficción que comienza siendo un drama carcelario para convertirse, en los últimos episodios, en un thriller de intriga política y policíaca.

Ambientada en la única prisión de mujeres de Islandia, situada en Reykjavik, la serie narra la historia de Linda, la menor de las hijas de una poderosa familia con estrechos vínculos políticos y financieros, que supuesta e inexplicablemente ha atacado con un palo de golf a su poderoso padre dejándolo en coma. A partir de ese momento, la vida de toda la familia se transforma.

Linda es conducida a una prisión de mujeres y el escándalo por lo sucedido hace que su hermana mayor, una ambiciosa diputada del Parlamento islandés que aspira a la vicepresidencia del gobierno, se vea relegada por su partido.

Mientras el padre se debate entre la vida y la muerte y su mujer está superada por los repentinos acontecimientos, Linda tiene que adaptarse a la vida carcelaria sin los lujos que siempre le habían rodeado y, sobre todo, tiene que tratar de ganarse a sus compañeras presas que, como niña pija, la rechazan desde el momento de su llegada.

La segunda mitad de la serie supera el drama carcelario con Linda ganándose la amistad de las otras prisioneras y adaptándose a su nueva situación en Kopavogur, un centro penitenciario sin rejas ni evidentes elementos represores. Linda descubrirá que casi todas sus compañeras se ven en su situación por tráfico de estupefacientes al que les condujeron la traición de hombres en los que confiaban.

Las tres guionistas de Prisioneras hacen especial hincapié en ese matiz feminista por el que las mujeres suelen ser prisioneras de un amor que les conduce a actuar irracionalmente, sin pensar en sus intereses, y es ese rasgo femenino, esa confianza ciega en quien están enamoradas, lo que les conduce a la traición masculina y a una irremediable condena.

Los últimos episodios de la serie se centran más en la investigación policial sobre las extrañas y misteriosas circunstancias que rodean el ataque al padre de Linda. Asistimos, en ese sentido, a muchos giros y sorpresas sobre la responsabilidad de la protagonista en el ataque y sobre imprevisibles secretos que podrían destruir a la familia pero también liberar a Linda. Al mismo tiempo, el devenir político de su hermana nos descubre curiosidades de la cultura y de la gestión política en Islandia, de sus particularidades y de sus equilibrios de poder.

A diferencia de otras series sobre mujeres en prisión, como Orange is The New Black o Vis a Vis, en Prisioneras se evitan escenas de excesiva agresividad y el ámbito en el que se desarrolla la acción poco o casi nada recuerda a los centros penitenciarios que reproducen otras ficciones.

Más intimista y acorde con la cultura islandesa y su sistema penitenciario, que apuesta por la reeducación más que por la represión, se nos presenta un centro sin rejas, con poco más de media docena de reclusas cuya condena consiste en mantenerse en el centro, bajo una ligera supervisión de los funcionarios, desarrollando tareas comunitarias para lograr su reinserción.

Como curiosidad indicar que dos de las tres guionistas de la serie (Unnur Ösp y Nína Dögg) son unas de las más célebres actrices islandesas y, por eso, ellas mismas se reservaron el papel de las dos reclusas más próximas a la protagonista, Linda, a la que da vida Thora Bjorg Helga (Metal Head, The Deep, Autum Lights). Los afamados nombres de las tres en Islandia supusieron un importante reclamo para promocionar la serie antes de su estreno.

Junto a ellas, también encontramos un elenco de actores de la misma isla como la saxofonista y actriz Halldóra Geirharösdóttir (La Mujer de la Montaña, Historias de Caballos), Kristbjörg Kjeld (Mamma Gogó, Despegando a la Vida), Gísli Örn (Ragnarok, El Juramento), Steinunn Ólína Porsteinsdóttir (Case, Vultures) o Sigrún Edda Björnsdóttir (The Grandad, El Juramento).

Todos ellos hacen de Prisioneras una serie aplaudida por crítica y audiencia que logró alcanzar el gran éxito de Atrapados, la ficción más triunfal de la misma cadena pública. Pese a tener un tono absolutamente distinto a su predecesora, el suspense y la tensión que no decae en ningún episodio, han hecho de ésta otro hit de la producción de la isla del Atlántico. Y esto, en una televisión pública en la que su modesto presupuesto no permite producir más de dos o tres series al año, es un rotundo triunfo.

Capítulos que no te puedes perder:

  • 1x04
  • 1x06