Pongamos que hablo de

V.O: Pongamos que hablo de 2020
  • 1 temp.
  • Documental

Ficha técnica

Ver serie

“Ni ángel con alas negras, ni profeta del vicio; ni héroe en las barricadas, ni okupa ni esquirol; ni rey de los suburbios, ni flor del precipicio; ni cantante de orquesta, ni el Dylan español”. Ya lo dejó claro su último disco: Sabina es Sabina. Pero él solo es un ejemplo más entre otras muchas figuras llenas de matices, secretos, luces y sombras; cuya leyenda, según cuentan las calles, es conocida por todos. O tal vez no, porque Pongamos que hablo de es la apuesta con la que Atresmedia se atreve a explorar la cara más personal de algunos de los artistas más altamente singulares de nuestra cultura.

Quienes ya hayan husmeado por la plataforma, sabrán que Atresplayer Premium dispone de un catálogo creciente de series, entretenimiento y otros formatos. Sin embargo, este título supone el primer ‘original’ de la marca dentro del terreno documental. Su misión es, principalmente, la de fotografiar la personalidad de distintos individuos que han destacado en las últimas décadas por su naturaleza poliédrica.

En este sentido, si bien la primera entrega de la serie constaba de tres episodios enfocados en los amores, pecados y pasiones del jienense, la segunda, estrenada cinco meses después, narra la historia de otro de los grandes: el cineasta Pedro Almodóvar, quien durante la década de los 80 cambió la historia del séptimo arte en España con películas como La Ley del Deseo y toda la orgía de transgresión y provocación que desató después y que marcó nuestra cultura popular.

Visto el nivel de los protagonistas, conviene destacar ahora quienes están detrás del proyecto. Evidentemente, Atresmedia Televisión juega un rol principal en la producción de la serie. Pero no es la única. La empresa sevillana Happy Ending, conocida por sus continuas colaboraciones con la cadena autonómica Canal Sur, también participa en estas labores.

Delante de la cámara, el encargado de conducir la narración es el presentador Iñaki López, muy conocido por su trayectoria televisiva al frente del espacio político La Sexta Noche. A su vez, el periodista de Portugalete está a las órdenes de Alberto del Pozo, director curtido en programas de entretenimiento como Gente Maravillosa o La Báscula, emitidos al sur de Sierra Morena.

Como curiosidad, según reconoce el propio Del Pozo, el resultado final de la serie se distancia bastante de lo que el equipo tenía previsto inicialmente. En ese plan original se contaba con la presencia del propio Sabina, algo que no pudo darse debido al accidente que sufrió el artista a principios de 2020. Aquel desgraciado contratiempo obligó a los creativos a ser “más originales a la hora de crear la narrativa del documental”.

Sin embargo, el director asegura que el resultado “es incluso más interesante” tras los cambios: “Buceamos en el recuerdo y las anécdotas de gente cercana a Sabina que, en algunos casos, es la primera vez que hablan para una cámara de televisión. Es lo que sucede, por ejemplo, con Cristina Zubillaga, la protagonista de 19 Días y 500 Noches (...) Al conocer la historia a través de los ojos de la gente que le rodea y de su círculo más íntimo hemos conseguido contar cosas que ni él mismo recordará”.

Por otro lado, merece la pena destacar que esta antología también cuenta —además de voces anónimas— con las aportaciones de muchas y muy distintas personalidades del mundo de la política, la justicia, el arte o la televisión; quienes nos descubren facetas tal vez desconocidas de los protagonistas. En este sentido, la lista de entrevistados incluye a rostros de la enjundia de Ana Belén, Wyoming, Álex de la Iglesia, Manuela Carmena, Paco León, Baltasar Garzón, José Luis Rodríguez Zapatero o Iñaki Gabilondo, por citar a algunos.

En resumen, Pongamos que hablo de es un título documental que explora la cara más oculta de algunas de las personalidades más influyentes de la cultura nacional. Una colección altamente cuidada que, además de hacer las delicias de sus seguidores, cautivará a aquellos que no saben apenas nada más allá de sus obras. Y es que, al fin y al cabo, repasar las vidas de estas estrellas supone re-entender nuestra propia historia como país.