Perdiendo a Alice

V.O: Losing Alice 2021
  • 1 temp.
  • Drama

Ficha técnica

Directores/as:
Sigal Avin
Reparto:
Ayelet Zurer
,
Gal Toren
,
Lihi Kornowski
,
Shai Avivi
,
Yossi Marshek
Guionistas:
Sigal Avin
Ver serie

El aterrizaje de las plataformas de streaming en los hogares de todo el mundo ha permitido el acceso a series de países que ni sospechábamos que producían ficción de calidad. Ese es el caso de Israel, con fenómenos como Prisoners of war (en la que se basó Homeland), Fauda o Shitsel. Por eso, Apple decidió apostar para su plataforma por el thriller psicológico Perdiendo a Alice.

La serie nos presenta a Alice, una afamada directora de cine de 48 años, aunque desde hace tiempo no rueda nada nuevo y se dedica a dar clases. Un día conoce a una joven guionista con la que se obsesiona. Por esta femme fatale, llamada Sophie, Alice pierde toda integridad moral en un intento de conseguir relevancia, poder y éxito.

Se trata de una mezcla entre misterio y relato erótico con reminiscencias del cine noir. La historia está basada en el mito de Fausto. La leyenda cuenta que Fausto hace un pacto con Melistófeles, un demonio súbdito del Diablo, por el que entrega su alma a cambio de un conocimiento ilimitado y disfrutar de los placeres mundanos durante 24 años.

La serie funciona en varios niveles más allá del triángulo romántico que se forma. Por un lado, es una reflexión sobre el feminismo en Israel. Pese a que la trama transcurre en Tel Aviv, la ciudad más “occidental” del país hebreo, su sociedad sigue siendo muy patriarcal. En esta historia se exploran las dinámicas entre hombres y mujeres en las relaciones sentimentales.

Por otro lado, es una carta de amor a las directoras de cine. La serie cuenta con referencias a un montón de directores y películas clásicas, desde David Lynch hasta Extraños en un tren o Eva al desnudo. Pero, a su vez, es una protesta sobre las pocas directoras tras las cámaras en el género del thriller y del cine noir (este, sobre todo, por la época en la que se dio su esplendor).

La mente detrás de este mensaje es la de Siga Alvin (The Ex-List). La israelí, poco conocida más allá de las fronteras de su país, firma el libreto y se coloca tras las cámaras de la serie. La dupla elegida para encarnar a las dos protagonistas está formada por una actriz con carrera internacional, Ayelet Zurer (Daredevil), y una aspirante a Hollywood, Lihi Kornowski (False Flag).

Antes de que apareciese Gal Gadot, Israel ya tenía una actriz triunfando en Estados Unidos. Como Zurer vivía desde hace años en América, el cásting debía ser por Skype, pero los matices se perdían por el camino, así que rechazó el papel. El universo quiso que regresase a Israel debido a un accidente doméstico de su madre, momento que aprovechó Alvin para hacerle la prueba. Así consiguió el papel.

Apenas conocíamos el nivel de la ficción en Israel más allá de los remakes norteamericanos de sus series. Pero ahora podemos disfrutar de las versiones originales, que son iguales o mejores que sus adaptaciones. Y en Perdiendo a Alice podemos encontrar un ambicioso relato con múltiples capas que muestra lo local para hablar de temas universales.