Paranoia Agent

V.O: Môsô dairinin 2004
  • 1 temp.
  • Anime

Ficha técnica

Directores/as:
Hiroshi Hamazaki
,
Kôjirô Tsuruoka
,
Nanako Shimazaki
,
Satoshi Kon
,
Takayuki Hirao
,
Takuji Endo
Reparto:
Doug Stone
,
Kotono Mitsuishi
,
Liam O'Brien
,
Mamiko Noto
,
Michael McConnohie
,
Michelle Ruff
,
Ryûji Saikachi
,
Shôzô Îzuka
,
Toshihiko Seki
,
William Frederick Knight
Guionistas:
Satoshi Kon
,
Seishi Minakami
,
Tomomi Yoshino
Ver serie

Satoshi Kon se estrenó en televisión con Paranoia Agent, un anime en el que dejó patente el talento que ya venía prodigando desde hacía años en el cine. Y lo hizo a través de una historia que no es lo que parece y que se desvía de su premisa inicial para construir un mosaico de la vida en el Japón actual.

El punto de partida de la historia es un ataque a Tsukiko Sagi, una diseñadora que se encuentra en horas bajas y tiene que lidiar con la presión de sus jefes para seguir creando personajes como Maromi, que se ha convertido en el icono de la compañía. Sin embargo, un día es asaltada por un joven del que solo recuerda su baja estatura, sus patines dorados y un bate de metal. Este será solo el primero de muchos ataques que se sucederán por las calles de Musashino, en Tokio.

Sin embargo, la aparición de este misterioso asaltante no es más que una excusa que Satoshi Kon emplea para desarrollar todo tipo de temas relevantes en la sociedad japonesa a través de 13 episodios de carácter autoconclusivo que giran en torno a distintas personas que se van encontrando con el chico del bate. Así, se exploran cuestiones como el consumismo, la amargura existencial, la rumorología o el afán por escapar de la realidad.

Paranoia Agent nos presenta un puzle perfectamente armado en el que ningún detalle se deja al azar y cada elemento cumple una función específica en el enorme conjunto de historias que conforman un retrato de la sociedad nipona.

Y es que, el joven del bate que establece paralelismos entre los distintos protagonistas de los capítulos, desempeña un papel supuestamente “liberador” y, a través de sus agresiones, pretende cambiar las vidas de sus víctimas. Víctimas que arrastran una disconformidad derivada de distintos motivos y cierto malestar con sus vidas. Es así como Satoshi construye una eficaz crítica hacia las perversiones de una sociedad japonesa que esconde algunas sórdidas disfunciones.

Este anime está firmado por Satoshi Kon, que firmó con Paranoia Agent su primera y única producción para televisión. Anteriormente, el creador se había enfocado en el cine, donde había conseguido sobresalir con títulos como Perfect Blue, Millenium Actress y Tokyo Godfathers, siendo la última película antes de su fallecimiento Paprika, que se estrenó en 2006.

En Japón la serie se emitió de madrugada en el canal de pago WOWOW, ya que se consideró que no era apropiada ni para la televisión en abierto ni para el horario prime time. Esto se refleja, además, en su curioso opening, lleno de imágenes y sonidos estridentes que pretendían despertar a los somnolientos espectadores que aguantaban hasta esas horas para disfrutar de la serie.

Esta es una serie llena de referencias que van desde los mangas y las películas de animación japonesas hasta cine de culto como Blade Runner. Incluso algunas con las que se pretende aligerar el tono: en el episodio 5, por ejemplo, encontramos una parodia de Dragon Quest, con una mezcla de elementos del Zelda y Nausicäa del Valle del Viento.

Satoshi, aquel que inspiraría las obras de grandes realizadores como Nolan o Aronofsky, firmó con Paranoia Agent su única ficción para televisión. Una producción a la que imprimió el sello de identidad que caracteriza a su trabajo cinematográfico. Un anime imprescindible que se atreve a profundizar en la cara más oscura de una sociedad nipona anclada en la tradición que, de puertas para dentro, da rienda suelta a todo tipo de perversiones y vicios.