Oktoberfest: Sangre y cerveza

V.O: Oktoberfest 1900 2020
  • 1 temp.
  • Thriller

Ficha técnica

Directores/as:
Hannu Salonen
Reparto:
Eisi Gulp
,
Ferdinand Dörfler
,
Francis Fulton-Smith
,
Martin Feifel
,
Martina Gedeck
,
Maximilian Brückner
,
Michael A. Grimm
,
Misel Maticevic
,
Sibylle Canonica
,
Vladimir Burlakov
Guionistas:
Alexis Wittgenstein
,
Christian Lex
,
Christian Limmer
,
Ronny Schalk
,
Stephen Beltz
Ver serie

Mientras los científicos debaten sobre cuáles son las condiciones mínimas para la vida, muchos lo tienen claro: agua, cebada y lúpulo. Adecuadamente mezclados, estos ingredientes dan lugar a la cerveza. Conocida también como la bebida de los dioses, la existencia de este néctar es tan antigua como el origen del hombre. Ya los antiguos egipcios la tenían como parte esencial de la dieta básica junto al pan. Miles de años más tarde, la humanidad no ha perdido el gusto por las birras, siendo 3.831 millones los litros que los españoles bebieron en 2018. Es por ello que el 1 de octubre de 2020 viene marcado en rojo para cualquier amante cervecero. Ese día se estrena en Netflix Oktoberfest: Sangre y Cerveza, una miniserie alemana de lo más embriagadora.

Su historia traslada al espectador hasta la Múnich de 1900, donde un ambicioso comerciante llamado Curt Prank llega a la ciudad con la idea de abrir una cervecería. A priori todo normal, pero no. El hombre comienza a emplear tácticas brutales para dominar el festival Oktoberfest y quedarse con todo el dinero que genera. Sin embargo, las familias que participan en el evento no son pocas, y no están dispuestas a ceder su negocio a este tipejo. Pero es que además, por si fuera poco, la hija de Prank se enamora del heredero de la cervecera rival. La tensión, desde luego, puede cortarse con un cuchillo.

Titulada Oktoberfest 1900 en su idioma original, la ficción surge gracias a la colaboración entre compañías alemanas y checas: Zeitsprung Pictures, Bayerischer Rundfunk, Violet Pictures, ARD Degeto Film, Mitteldeutscher Rundfunk, Westdeutscher Rundfunk y Maya Production. Rodada íntegramente en alemán, la filmación de la serie tuvo lugar en Praga y en distintos puntos del paisaje germano, como Múnich, Dettenhausen o el castillo de Trausnitz, situado en Landshut.

En lo que respecta al proyecto, éste llega con la firma de un equipo de creadores formado por Alexis Wittgenstein (Labaule & Erben), el nominado al Adolf Grimme Christian Limmer (Tatort) y Ronny Schalk (Dark), nominado por su parte al Young German Cinema Award en 2012. Quien también tiene un rol destacado es el director finlandés Hannu Salonen (Tatort), quien estuvo a punto de levantar el Adolf Grimme a Mejor Miniserie en 2014.

En esencia, el trabajo de todos ellos está encaminado a hacer de Oktoberfest: Sangre y Cerveza un relato que podría enmarcarse dentro del thriller de época, y que sitúa a los espectadores en las luchas de poder que disputan las familias más importantes de Múnich. Todo ello aderezado con una trama de amor que termina por ligar más todavía el destino de dos apellidos; eso sin contar ecos a las consecuencias de la industrialización o al ascenso de determinadas ideologías.

Por otro lado, el reparto de la serie cuenta con un puñado de nombres destacados. Entre ellos: Misel Maticevic (Babylon Berlin), Mejor Actor en los German Television Awards 2008; Martina Gedeck (La Vida de los Otros), doble ganadora del Film Award in Gold otorgado en los German Film Awards; el nominado Martin Feifel (Qué Hacer en Caso de Incendio); Klaus Steinbacher (Fluch des Falken); Brigitte Hobmeier (Closed Season), ganadora de dos premios Adolf Grimme; Markus Krojer (Little White Lies); Michael Kranz (Malditos Bastardos); Sibylle Canonica (Tatort); Maximilian Brückner (Hindafing) y Vladimir Burlakov (Deutschland 83), todos nominados a los German Television Awards; o la jovencísima Mercedes Müller (Freud).

Curiosamente, el propio director tuvo que enfrentarse a secuencias que requerían de unos 400 extras. Y es que ya en la ficción es evidente la pasión que suscita la cerveza en todo el mundo, y más en concreto en Alemania. Allí, el Oktoberfest, la mayor fiesta cervecera del planeta, acoge cada año a una media superior a los 6 millones de visitantes desde 1810. Durante 16 o 18 días como máximo entre septiembre y octubre, cualquiera que pasee por allí será testigo de lo que supone este líquido para la sociedad bávara. Tal es la exigencia que todas las cervezas servidas en el Oktoberfest deben cumplir con la Reinheitsgebot, la Ley de Pureza alemana firmada con honor en 1516 por el mismísimo Guillermo IV de Baviera.

En definitiva, Oktoberfest: Sangre y Cerveza es una miniserie cuyos seis capítulos dejarán con buen sabor de boca a todos aquellos que esperan una historia a lo Romeo y Julieta desde una perspectiva que recuerde a Peaky Blinders no solo por estética, sino también por los elementos de violencia, engaños y traiciones presentes en todo el relato. Desde luego, el cóctel que puede salir de ahí parece interesante, aunque seguro que no tan delicioso como una jarra de cerveza helada. Pero, ¿quién ha dicho que no son compatibles?