'Westworld': el sorprendente fina de la tercera temporada y las escenas postcréditos
HBO
'Westworld': el sorprendente fina de la tercera temporada y las escenas postcréditos

2022. Demasiado tiempo por delante para el estreno de la cuarta temporada de Westworld. Parece un mundo, sí. Pero mientras podemos reflexionar un poco más sobre el final de la tercera y las dos escenas postcréditos.

Por David Martín - 25 Aug 2020

La espera para el regreso de Westworld con su cuarta temporada, fechada para 2022, se va a hacer larga, larguísima. La producción de HBO, uno de los mayores éxitos de la ciencia ficción de la plataforma de streaming, dejó además un buen puñado de interrogantes abiertas en un sorprendente final de su tercera entrega. Y por si eso fuera poco, las dos escenas postcréditos, una práctica habitual de los creadores Jonathan Nolan y Lisa Joy, se presentan como claves para el desarrollo del futuro de la serie.

Crisis theory: un final muy abierto

76 minutos de un último capítulo, Crisis Theory, y una gran incógnita: ¿qué ocurre con Dolores (Evan Rachel Wood)? Cuando Maeve (Thandie Newton) empieza a darse cuenta de por dónde van los tiros y Dolores le hace saber que la información que busca Serac (Vincent Cassel) no la tiene ella, sino Bernard (Jeffrey Wright), decide hacer frente a Serac. Pero el cuerpo de Dolores ya está desactivado y sus recuerdos se borran rápidamente. Es entonces cuando comprendemos que Dolores llega a esa situación porque había asumido que los humanos se merecían otra oportunidad, que podía y quería ayudarnos, aunque esos planes no coinciden con los del villano francés. Pero, ¿ha muerto definitivamente Dolores?

En la última conexión auspiciada por Serac entre Dolores y Rebohoam, con el único objetivo de robar la información que el francés necesita, ella consigue darle la vuelta a la situación y reintegra a Caleb (Aaron Paul, Breaking Bad), colocándolo en una posición clave para la revolución. Un líder no demasiado carismático, vale. Pero, ¿por qué Caleb? Dolores le conoce, sabe que es capaz de buscar el bien, que aún guarda reminiscencias de cuando era considerado uno de los outsiders de Rebohoam, una especie de apestado sometido a experimentos. Es él, en ese último momento del capítulo 8, quien decide ejecutar el comando final de Rebohoam. La Inteligencia Artificial ya no será quien diga a los humanos quiénes ser y cómo pensar. Ahora él será quien tenga el control total y, con la ayuda de Maeve, dejan atrás a un malherido Serac.

"Este es el nuevo mundo. Y en este nuevo mundo, puedes ser quien narices quieras". Esa es la frase lapidaria que nos deja Maeve al tiempo que observamos cómo el caos se apodera de Los Angeles. ¿Cómo se va a comportar ahora el ser humano, sin la dictadura de la Inteligencia Artificial, pero sumido en una grave crisis? ¿Qué papel jugará Charlotte Hale (Tessa Thompson)? Porque en el momento en el que le dijo a Dolores que tenía sus "propios planes”, ya intuimos que no va a ser muy partidaria de dejar que sea el humano quien elija libremente su destino.

Las dos escenas postcréditos

Son el punto de partida para la temporada 4 de Westworld. La primera tiene que ver con lo que le espera a William (Ed Harris). Convencido de tener la capacidad para frustrar la revolución de los androides, se presenta en la sede de la compañía en Dubai y allí se encuentra con Charlotte. "Tengo un papel que jugar: voy a salvar el mundo", le dice, amenazante, ‘El Hombre de Negro’ a Charlotte.

Hay que recordar que ésta tiene el software de Dolores dentro pero que sus intenciones son totalmente contrapuestas: ella sí está convencida de poder llevar a cabo una contrarrevolución androide y para ayudarle a lograrlo ha creado una versión robótica del propio William. "Tienes razón, vas a salvar el mundo… Para nosotros", le suelta Charlotte justo antes de que la copia androide de William degüelle a su versión humana.

"Bienvenido al final, William", le espeta a modo de despedida. Parece que se refiere no solo al final del propio William (veremos si es así o si ‘regresa’ en la cuarta temporada), sino al inicio del irremediable apocalipsis humano.

La otra escena nos lleva hasta Bernard. Dolores le había confiado la llave de lo Sublime a través de un aparato al que él se conecta para conocer el valle virtual, para saber "qué hay tras el fin del mundo", adónde van los anfitriones que han pasado a otra vida. Pero en la escena que vemos, regresa de esa otra realidad en la misma habitación del motel donde le dejamos y después de mucho tiempo (lo sabemos porque lo hace recubierto de polvo)… ¿Para qué? En la cuarta temporada lo descubriremos.