El reflejo del VIH en la ficción desde 'Farmacia de Guardia' a 'Merlí Sapere Aude': qué ha cambiado
Noticias
El reflejo del VIH en la ficción desde 'Farmacia de Guardia' a 'Merlí Sapere Aude': qué ha cambiado

Tras el estreno de los dos primeros episodios de la segunda y última temporada de 'Merlí Sapere Aude' en Movistar+, hemos conocido el importante giro de guion que marca al protagonista, Pol Rubio, así que si sigues leyendo sin haber visto el primer episodio no nos responsabilizamos del spoiler. El personaje al que da vida Carlos Cuevas afronta definitivamente su madurez con un evento dramático: el descubrimiento de que tiene VIH. Una trama principal que nos lleva a abordar cómo se ha tratado el VIH en la ficción española y también nos lleva a repasar series extranjeras que han sido clave para intentar acabar con el estigma del SIDA.

Por Serielistas - 06 Apr 2021

Desde que Carlos Cuevas comenzará a interpretar a Pol Rubio en la serie Merlí, han sido muchos los sucesos dramáticos que le han ido forjando a lo largo de las temporadas. Ya en su propia serie, Merlí Sapere Aude, Pol Rubio en esta segunda temporada se despide definitivamente del niño que es y entra de lleno en la edad adulta. Lo hace a través de una noticia que trastoca toda su vida. Después de hablar con un amigo con el que se acostó, se hace las pruebas del VIH y descubre que es portador del virus. Y así, Merlí Sapere Aude marca un hito en la ficción española al ser una de las pocas series con un protagonista LGTBI, que además en la segunda temporada se enfrenta al VIH.

En este sentido Merlí Sapere Aude es pionera como en su momento lo fue Farmacia de guardia, una serie que probablemente a muchos lectores no les suene o les parezca algo de una vida muy lejana, pero que no podemos dejar fuera tanto por ser pionera en la inclusión de una trama sobre VIH como por lo que ese episodio supuso para la ficción y para la sociedad. El capítulo se emitía en 1992 y reflejaba precisamente el estigma que sufrían los enfermos de sida y las personas portadoras del VIH. La protagonista de la trama era además un personaje real, una niña seropositiva que sufría acoso en el colegio por parte de los padres de sus compañeros porque no querían que sus hijos convivieran en clase con ella. En esa época existía aún había mucho desconocimiento sobre la enfermedad y tocar o besar a alguien infectado por el VIH se consideraba sinónimo de muerte. De hecho, en el vídeo del programa laSexta Columna que puedes ver a continuación se analiza lo que significó aquel capítulo.

Desde entonces y aunque los avances médicos han sido muy importantes y la evolución de la sociedad con respecto al SIDA también ha sido grande, la forma de tratar el VIH en la ficción no ha cambiado tanto. Junto a Farmacia de Guardia, posteriormente, casi todas las series de éxito incluyeron tramas sobre el VIH: Médico de familia, Al salir de clase, Compañeros o Física o Química y más recientemente, Élite. La cuestión es que en muchos casos se trataba de personajes episódicos y podía parecer más una cuestión de cubrir el expediente sobre el tema. Aún así todos estos pasos han contribuido, sin duda, a luchar contra el estigma a través de la ficción. Algunos han ayudado a normalizar las relaciones en parejas serodiscordantes, otros a superar el miedo a hacerse las pruebas de detección de VIH, otros a aprender a convivir con una persona seropositiva.

Otro cambio importante que han conseguido alguna de estas ficciones es la de mostrar el amplio espectro social al que puede afectar esta enfermedad, que no se trata, como se creía durante mucho tiempo, de una enfermedad que solo afecta a hombres homosexuales y a personas drogodependientes. En el caso de Al salir de clase era, por ejemplo, un chico heterosexual el que se hacía las pruebas después de una relación de riesgo, y en Física o química era también un personaje heterosexual y, además, una mujer. Otro de los casos más recientes es el Élite y también rompe con los estereotipos sobre la enfermedad. En la primera temporada, el personaje principal de Marina, interpretado por María Pedraza, es una joven adolescente rica y con VIH que sufre el estigma de la enfermedad en su propia familia ya que su madre no acepta que su hija sea seropositiva.

De 'Angels in America' a 'Cómo defender a un asesino'

En cuanto a la ficción extranjera sobre el SIDA, Angels in America es a la televisión lo que la película Philadelphia fue para el cine. La miniserie de HBO se basa en una obra de teatro de Tony Kushner de los años 90 considerada la obra definitiva sobre el VIH. Estrenada en 2003 retrata la epidemia del sida en EEUU en los 80 y los 90 a través de seis personas que viven en Nueva York. La miniserie cuenta con un reparto de lujo compuesto por Al Pacino (El Padrino), Justin Kirk (Kidding), Mary-Louise Parker (Weeds), Meryl Streep (Memorias de África), Patrick Wilson (Fargo), Emma Thomson (Sentido y sensibilidad) y Jeffrey Wright (Westworld). Además de obtener cinco Globos de Oro y once premios Emmy, la serie fue reconocida como una de las obras audiovisuales más relevantes sobre la temática del SIDA.

Otro ejemplo reciente, también de HBO, es It's a sin. La serie muestra a través de un grupo de jóvenes recién llegados a Londres en los 80 cómo se vivió el inicio de la epidemia del SIDA. Los protagonistas están dispuestos a exprimir las posibilidades que ofrece la capital cuando comienzan a llegar las primeras noticias del "cáncer gay" que llegaba de EEUU. Con una mezcla de escepticismo y muchísima desinformación en todos los ámbitos, todos comienzan a verse afectados por el SIDA a la vez que se inician en el activismo para reclamar al Gobierno de Tatcher que dejen de silenciar la enfermedad y al propio colectivo LGTBI.

También hay otras series que sin ser exactamente sobre ese tema lo tratan con mayor o menor profundidad. Es el caso de Pose que se sitúa en los años 90 y a partir de su segunda temporada narra cómo eran diagnosticadas de VIH las personas transgénero negras. Y por supuesto también hay ejemplos que no son del todo acertados, el propio creador de Cómo defender a un asesino, Pete Nowalk, ha asegurado que habría tratado de manera diferente la manera en que la serie contaba que uno de sus personajes era seropositivo. La idea inicial era incluirlo desde el penúltimo capítulo, pero finalmente quedó como un cliffhanger de final de temporada. Tal y como ha explicado en entrevistas posteriores habría sido mejor tratarlo de una manera más real y emocional.