Así es la segunda temporada de 'Vida perfecta', que vuelve a Movistar+ más adulta
Movistar
Así es la segunda temporada de 'Vida perfecta', que vuelve a Movistar+ más adulta

La depresión post parto, el intento de ser el adulto que te dicen que deberías ser, el esfuerzo por mantener una pareja... De todo ello habla la segunda temporada de 'Vida perfecta', que se estrena en Movistar+ unas semanas antes de que aterrice en Estados Unidos, en HBO Max.

Por Serielistas - 19 Nov 2021

María creía tenerlo todo atado y bien atado al principio de Vida perfecta. Estaba a punto de firmar la hipoteca de un piso con su novio de siempre y, por lo tanto, se encontraba en el camino de seguir el ejemplo de su amiga Cris, casada, con dos hijos, un marido estupendo y un buen trabajo. Hasta que su novio le dice que ni loco se va atar a ella a través de una hipoteca, y María se queda embarazada de un rollo de una noche con Gari, un chico con discapacidad intelectual. Y su vida perfecta salta por los aires.

La primera temporada de la serie escrita por Leticia Dolera y Manuel Burque exploraba todas las maneras en las que la vida de sus protagonistas estaba lejos de seguir ese ideal de "perfección" impuesto por la sociedad. La segunda, que se estrena completa en Movistar+, va a profundizar todavía más en ello, especialmente porque tanto María como su hermana Esther y Cris se asoman a encrucijadas vitales importantes.

Las claves de la segunda temporada

En primer lugar, tenemos a María con su hijo. La maternidad no es, para ella, esa maravilla de la que todo el mundo le habla, sino que se parece más a una tortura. El baño de realidad es duro y María empieza a desarrollar algo que podría derivar en una depresión post parto, algo que Dolera quería incluir porque es algo relativamente común de lo que, sin embargo, casi ninguna mujer habla.

Por otro lado, Esther decide que debe sentar la cabeza y ser esa persona adulta que su entorno le repite que tiene que ser ahora que ha cumplido 40 años. Así que abandona la pintura, empieza a trabajar en una tienda de maquillaje y conoce a una mujer mayor que ella con la que se va a casar. Esto causa fricciones con María, que cree que todo está pasando demasiado rápido. ¿Está Esther realmente preparada para ello?

Cris, mientras tanto, llega a un acuerdo con su marido para probar a ser una pareja abierta y así devolver a su matrimonio la chispa que habían perdido. Evidentemente, esto tampoco va a ser la solución porque ellos tienen primero que resolver sus propios problemas antes de centrarse en los que tienen como pareja.

Enric Auquer fue la gran revelación de 'Vida perfecta' gracias a su retrato de Gari.
Enric Auquer fue la gran revelación de 'Vida perfecta' gracias a su retrato de Gari. / Concha de la Rosa (Movistar+)

Y luego está Gari, que quiere estar más presente como padre pero que se da cuenta de que su discapacidad intelectual le limita en algunos aspectos, algo que le frustra después de haber estado siempre empeñado en que su entorno le tratara como un adulto para quien esa característica no le impide llevar una vida independiente.

'Vida perfecta', una serie consolidada

Tanto Dolera como Manuel Burque reconocen que la nueva temporada de Vida perfecta es más adulta y más oscura. Se podría achacar a que se terminó de escribir durante el confinamiento por la pandemia de covid de 2020, pero la guionista y directora explica que ya tenía estas ideas incluso poco después de que la serie tuviera su puesta de largo en el festival Canneseries.

Allí, por cierto, logró los premios a mejor series y mejores interpretaciones femeninas en 2019 y, tras su estreno, fue reconocida en 2020 con el premio Feroz a mejor serie de comedia, el Fotogramas de Plata en la misma categoría, el Ondas a mejor interpretación masculina (Enric Auquer) y el premio ALMA a mejor guion de comedia para Leticia Dolera y Manuel Burque.

Aixa Villagrán y Celia Freijeiro, como Esther y Cris.
Aixa Villagrán y Celia Freijeiro, como Esther y Cris. / Concha de la Rosa (Movistar+)

El propósito de los nuevos episodios es profundizar en sus personajes y en sus evoluciones, porque nunca dejan de meter la pata y aprender. La serie no da respuestas definitivas, sino que cada solución a una crisis suscita otra pregunta, aunque Dolera sí asegura que el final de la segunda temporada es bastante definitivo. No podría retomarla a no ser que supiera por dónde podían continuar los caminos vitales de María las demás, y si en estos episodios quería explorar los problemas de una relación sentimental de larga duración o el lado menos bonito de la maternidad, para una tercera entrega necesitaría, en sus propias palabras, vivir para inspirarse con nuevos asuntos.

La segunda temporada de Vida perfecta se estrena completa en Movistar+ y, además, a partir del 2 de diciembre dará el salto a Estados Unidos, a través de HBO Max.