Por qué tienes que ver 'UnReal', la mirada más cruda a los entresijos de un reality show
Noticias
Por qué tienes que ver 'UnReal', la mirada más cruda a los entresijos de un reality show

"Televisión, manipulación". Ese clásico grito en cualquier manifestación se convierte en realidad en 'UnReal', una descreída y cínica mirada al funcionamiento de los dating shows tan de moda actualmente, que RTVE Play ha repescado para su catálogo. Su primera temporada fue un puñetazo en la mesa que luego no pudo sostenerse al mismo nivel.

Por Marina Such - 02 Dec 2021

"Nosotros no resolvemos problemas, solo apuntamos las cámaras hacia ellos". Esta es una de las frases más famosas de UnReal y la pronuncia Rachel, una de las productoras de Everlasting, un popular dating show. En él, un soltero adinerado busca pareja entre varias mujeres que compiten entre ellas para conseguir su atención. Las citas, los acercamientos, las amistades y rivalidades que se forjan entre ellas no lo hacen de forma natural; están incitadas por los productores del programa, que las animan a ser más directas con el soltero, a intentar sabotear a otra participante, a dejarse llevar en las fiestas...

Seguro que todo esto os suena porque es el esquema básico de reality shows como La isla de las tentaciones, Love Island, Jugando con fuego... Puede haber parejas en lugar de solteros con ganas de fiesta, pero la mecánica es la misma en todos: se fomenta un ambiente en el que surjan conflictos, porque el conflicto es la base del drama.

Eso es lo que cuenta UnReal, que en España nunca ha tenido una emisión demasiado regular. Su primera temporada se vio en Atreseries, pero las otras tres se quedaron en el limbo. Esa misma entrega inicial es la que encontramos en RTVE Play y, en realidad, es la mejor de las cuatro. La produjo inicialmente Lifetime para salirse un poco de su imagen de canal amable para mujeres, pero quizá eso también la perjudicó a la hora de tener mayor visibilidad y reconocimiento.

Constance Zimmer vio relanzada su carrera gracias a 'UnReal'.
Constance Zimmer vio relanzada su carrera gracias a 'UnReal'.

Su creadora es Sarah Gertrude Shapiro, que se basó en su experiencia como productora en The Bachelor para dar forma, primero, a un cortometraje muy premiado y, después, a UnReal. La cadena la emparejó con una guionista mucho más veterana, Marti Noxon, formada en las series de Joss Whedon y que después crearía otra mirada brutal hacia la obsesión por la imagen y por la delgadez que se impone a las mujeres en Dietland. Al frente del reparto se elegiría a dos actrices también veteranas en el negocio, Shiri Appleby (Roswell) y Constance Zimmer (Entourage).

Appleby sería Rachel, la productora estrella de Everlasting, que vuelve al trabajo tras una temporada de baja por una crisis nerviosa que sufrió en pleno rodaje. Rachel tiene dificultades para dirigir a las concursantes por el camino que al programa le interesa sin manipularlas emocionalmente ni explotar sus inseguridades, algo en lo que es experta Quinn, la showrunner, que a su vez está presionada por Chet, el creador, para no dormirse en los laureles.

La mirada que UnReal echa a los entresijos de estos programas es demoledora. Los productores utilizan a los concursantes como si fueran muñecos de trapo, mientras estos se dejan llevar por sus ambiciones personales y caen en su juego. En la vida real, de hecho, ha habido varios casos de abusos en dating shows que han llevado demasiado lejos la presión a los participantes y el fomento de actitudes que rozan lo predatorio.

'Everlasting', el programa que centra 'UnReal', está basado en 'The Bachelor'.
'Everlasting', el programa que centra 'UnReal', está basado en 'The Bachelor'.

La serie nunca levanta el pie del acelerador, aunque a veces no cuajen del todo algunas de las cosas que prueba. Rachel y Quinn se ven acosadas por la tentación del éxito, por el conflicto entre sus valores personales y lo que le hacen a los concursantes para lograr que Everlasting funcione, por la complicada amistad entre ellas y por la relación con los hombres a su alrededor, que pocas veces son capaces de fijarse en nada que no sean ellos mismos.

Los dating shows son una industria millonaria que no para de crecer, que vende como si fuera real un amor que no es más ilusión, humo y espejos, como dicen los anglosajones. UnReal opera desde ese conocimiento y lo despeja de cualquier sentimentalismo. Ni ejecutivos de la cadena, ni productores, ni concursantes se libran de su mirada descreída. Allí, lo único de verdad real son el poder y el dinero.