'Tiger King 2' se queda en un desfile de interesados personajes propios de un circo de los horrores
Netflix
'Tiger King 2' se queda en un desfile de interesados personajes propios de un circo de los horrores

La segunda parte de la serie documental 'Tiger King' llegaba a Netflix a mediados de octubre con unas cifras mucho más discretas que el estreno de su primera entrega en marzo de 2020. Sin duda, esta vez la docuserie ha perdido el efecto sorpresa con el que contó en plena explosión de la pandemia.

Por María G. Lomas - 22 Nov 2021

Los excéntricos Joe Exotic y Carole Baskin, enzarzados en un encarnizado conflicto a cuenta de los grandes felinos que -según confirmó la Justicia- llevó a Exotic a intentar matar a su enemiga, asombraron al mundo gracias a la serie documental de Netflix. Tiger King dio a conocer un submundo localizado en el sur de Estados Unidos en el que aficionados a los animales, en concreto a los grandes felinos, viven de exponer en dudosas condiciones a sus fieras en zoológicos privados ante la firme oposición de activistas y asociaciones animalistas. En los nuevos episodios, la ausencia de los dos personajes principales cede el protagonismo a una serie de individuos, cada cual más sórdido, que surgen a la sombra de la fama del documental.

La irrupción de Tiger King por primera vez en Netflix arrojaba unas cifras nunca vistas en la plataforma llegando a 64 millones de hogares, unos datos que recientemente han sido ampliamente superados por nuevos fenómenos como el de El juego del calamar. La segunda entrega, sin embargo, no ha llegado a entrar en el top 10 durante las primeras semanas de su estreno ni está entre los títulos más populares, lo que puede ser indicativo, por un lado, del agotamiento del formato y, por otro lado, de que es el tipo de productos que salía beneficiado con el anterior sistema para contabilizar audiencias de Netflix que consideraba a partir de los dos minutos de visionado. La compañía de Ted Sarandos ha decidido recientemente sumar semanalmente el número total de horas vistas arrojando unas cifras que se ajustan mejor a la realidad.

Imagen de Joe Exotic desde la cárcel en 'Tiger King 2'.
Imagen de Joe Exotic desde la cárcel en 'Tiger King 2'. / Netflix

La retorcida trama que cuenta la docuserie ha seguido su curso en la vida real llevando al protagonista, Joe Exotic, a la cárcel por el complot para intentar asesinar a Carole Baskin, quien en los nuevos episodios está a la espera de hacerse con el control del zoo de los horrores. Mientras tanto, la defensora de los animales ha aprovechado la fama para participar en el concurso-reality Bailando con las estrellas.

Tiger King 2 muestra un claro reflejo del machismo y la misoginia de la sociedad en cómo ha afectado la fama a los dos protagonistas. Partiendo de la base que los dos son personajes con muchas sombras, sin duda, Baskin se ha llevado la peor parte mientras que Exotic recibe, a pesar de estar condenado en la cárcel, el soporte de una gran legión de fans que incluso le ha apoyado en la petición de indulto que se formuló al Gobierno durante la recta final del mandato de Trump. Eso es lo que quizá ha llevado a Baskin a no querer aparecer en la segunda parte, llegando incluso a denunciar a la plataforma por el uso de su imagen.

Carole Baskin en una imagen de la primera entrega de la exitosa docuserie 'Tiger King'.
Carole Baskin en una imagen de la primera entrega de la exitosa docuserie 'Tiger King'. / Netflix

Sin Baskin y con Exotic en la cárcel, el protagonismo recae ahora en una serie de personajes periféricos como Jeff Lowe, Tim Stark, Allen Glover, John Reinke o James Garretson que vuelven para profundizar en las mismas tramas de secretos, traiciones y enemistades que se planteaban en la primera entrega. Además, las hijas del primer marido de Carole siguen intentando averiguar qué pasó con su padre y si la activista tuvo algo que ver con su desaparición.

Desde el desaparecido Don Lewis, a Carole Baskin y Joe Exotic, pasando por los nuevos aspirantes a ocupar el trono de Tiger King, no hay ni un personaje que se libre de la sospecha y de la sordidez de los turbios asuntos que rodean a este mundo de zoológicos privados en los que las verdaderas víctimas son los animales.