Lo mejor y lo peor que ha dejado el final de 'The Undoing'
HBO
Lo mejor y lo peor que ha dejado el final de 'The Undoing'

'The Undoing' era la gran apuesta de HBO para el otoño. La miniserie reunía de nuevo a David E. Kelley en los guiones y a Nicole Kidman ante la cámara después de 'Big Little Lies' y contaba, otra vez, un "whodunnit" ambientado entre gente rica y privilegiada. Pero el final ha suscitado reacciones encontradas entre el público.

Por Marina Such - 01 Dec 2020

Grace Fraser es una psicóloga muy reconocida entre la clase alta de Nueva York que parece tener a vida perfecta. Su marido, Jonathan, es oncólogo infantil en un importante hospital y su hijo, Henry, estudia en un exclusivo colegio del Upper East Side. El desastre entra en su tranquila existencia como un huracán cuando aparece asesinada la madre de uno de los compañeros de Henry y, además, Jonathan desaparece.

Con esta premisa, The Undoing prometía un misterio que debía sacudir esa burbuja de reuniones de madres para organizar subastas benéficas para el colegio, de pisazos con impresionantes vistas a Central Park y de la comodidad que da tener dinero y una buena posición. A lo largo de seis capítulos, la miniserie ha adaptado, más o menos libremente, el libro de Jean Hanff Korelitz queriendo poner especial atención en lo que representa todo el asunto para Grace, que está claro desde los títulos de crédito. ¿Cómo va a reaccionar cuando se pincha su burbuja de perfección idealizada?

Las reacciones a, sobre todo, la recta final han caído en gran parte del lado de la decepción. Sin embargo, hay aspectos en la serie que pueden rescatarse. Y si no la has visto hasta el final, es mejor que no sigas leyendo porque vas a encontrar algún que otro spoiler.

Lo mejor de 'The Undoing'

Noma Dumezweni, como la abogada Haley Fitzgerald.
Noma Dumezweni, como la abogada Haley Fitzgerald.

Haley Fitzgerald, la abogada de los ricos

Noma Dumezweni, actriz teatral británica más conocida por haber sido Hermione Granger en Harry Potter y el legado maldito, es quien acaba robando limpiamente la serie en su papel de Haley Fitzgerald, la carísima y eficaz abogada que defiende a Jonathan Fraser de la acusación de asesinato. Nunca pierde la compostura ni alza la voz, ni siquiera cuando es evidente que le frustra enormemente tener como clientes a Jonathan y Grace, que van por libre y son incapaces de seguir sus directrices.

Es quien expone más claramente la tesis subyacente en The Undoing: el dinero te compra la posibilidad de que te vayas de rositas de cualquier acto terrible que cometas. Es la personificación del sistema judicial estadounidense en el que lo que importa no es que se haga justicia, sino ganar.

La dirección de Susanne Bier

Susanne Bier dirige todos los episodios de 'The Undoing'.
Susanne Bier dirige todos los episodios de 'The Undoing'.

La encargada de dirigir los seis capítulos es la veterana realizadora danesa Susanne Bier, que ya había dirigido anteriormente otra miniserie, El infiltrado. Su labor detrás de la cámara es fría y opta por tomar distancia: observa a sus personajes de una manera similar a cómo Grace observa a sus pacientes en su consulta y deja bien clara la burbuja privilegiada en la que viven con esos planos de sus casas y de esa Nueva York que se mueve alrededor de Central Park.

Su intención no es tanto centrarse en el whodunnit como en el derrumbe del castillo de naipes que es la vida de Grace. Todo lo vemos desde su punto de visa: lo que recuerda, lo que se imagina, lo que está percibiendo aunque intente engañarse a sí misma. Sabe en su fuero interno que Jonathan es un sociópata del que no puede fiarse, pero sigue adelante por esa idealización infantil del matrimonio.

Lo peor de 'The Undoing'

Noah Jupe es Henry, el hijo de Grace y Jonathan.
Noah Jupe es Henry, el hijo de Grace y Jonathan.

La secuencia final

The Undoing es una miniserie en la que, durante la mayor parte de su metraje, todos sus elementos parecen estar luchando unos contra otros. La dirección quiere dar un retrato psicológico que no está en el guion y este potencia unos cliffhangers y unos giros que la dirección solo sabe vender de manera efectista. La última secuencia, en la que Jonathan huye con Henry hacia Albany con la intención de tirarse por un puente, es un ejemplo de lo que no ha terminado de funcionar.

Aunque Hugh Grant es una buena elección como ese hombre completamente falso y, en el fondo, cruel y narcisista, es un giro inesperado y hasta telefilmero que Jonathan opte por esa elección desesperada de retomar el control que su mujer le ha arrebatado en esa estratagema en la que consigue testificar a su favor en el juicio y, a la vez, clavar el último clavo de su ataúd.

La construcción del "whodunnit"

Elena ha importado al final muy poco para 'The Undoing'.
Elena ha importado al final muy poco para 'The Undoing'.

En realidad, no hay ningún misterio sobre quién mató a Elena Alves en su estudio. Desde el principio queda bastante claro que el culpable es Jonathan, que demuestra una y otra vez su catadura como persona al intentar ensuciar la memoria de la víctima, el carácter de su viudo y cualquier otro obstáculo que se le ponga por su camino. La única duda es cuánto va a tardar Grace en darse cuenta de que no solo es gilipollas, como le dice el abogado de oficio que lo defiende al principio, sino también un asesino.

Sin embargo, aunque el whodunnit sea una excusa, también tiene que estar construido de una manera más o menos decente, y ahí The Undoing es torpe queriendo forzar otros posibles sospechosos y dejando que personajes como la propia Elena, su marido o el detective Mendoza sean más herramientas para presentar cliffhangers que personajes.

Ha tenido detalles interesantes, pero la miniserie no ha conseguido esa profundidad psicológica a la que aspiraba. Su mayor éxito es el personaje de Haley Fitzgerald porque en ella sí se ven bien en acción los privilegios de esa clase alta que se cree por encima del bien, del mal, de la ley y de la moral.