'The shrink next door': las claves para engancharse a un drama oscuro disfrazado de comedia amable
Apple TV+
'The shrink next door': las claves para engancharse a un drama oscuro disfrazado de comedia amable

La nueva miniserie de AppleTV+ llega acompañada del brillo que desprenden sus dos estrellazas: Will Ferrell y Paul Ruud, dos de los mayores exponentes de la nueva comedia estadounidense, se retan mano a mano en una ficción que adapta uno de los podcast de mayor éxito al otro lado del océano Atlántico. La historia, real y turbia como ella sola, redefinía por completo el concepto de "amo y esclavo".

Por Israel Alejandre Carbajo - 10 Nov 2021

The Shrink Next Door nos describe durante sus ocho episodios el vínculo entre Marty Markowitz (Will Ferrell) e Ike Herschkopf (Paul Rudd), un psiquiatra que llega a mudarse a la casa de su paciente, maneja sus finanzas, lo separa de su familia y llega a manipularlo durante mucho tiempo. Lo espeluznante de todo esto es que esta relación tóxica entre ambos sucedió de verdad.

El periodista Joe Nocera fue el que sacó a la luz esta turbia historia en un podcast que fue un pelotazo tremendo hace apenas dos años. El programa radiofónico presentaba a un reconocido y estimado psiquiatra de la comunidad judía de Nueva York había que había establecido un nuevo parámetro en lo que se refiere a la relación amo y esclavo. En este caso, el esclavo, era un un acaudalado y solitario empresario textil en medio de una crisis de mediana edad. El amo, un juerguista empedernido que montaba fiestas tremendas con celebridades en una mansión que, evidentemente, eran propiedad de Markowitz. Lo trataba como un empleado y hasta logró que el empresario cambiase el testamento en beneficio de su esposa.

La serie quiere huir al principio de ese tono tan turbio que se intuye en esta historia. Por eso Ferrell y Ruud funcionan tan bien, porque la comedia es su terreno. Pero, poco a poco, la historia se va metiendo por terrenos cada vez más dramáticos, inestables e incómodos. Y ahí es cuando Ruud y Ferrell sorprenden. No estamos acostumbrados a verles en esos registros. Eso sí, si hay que definir la serie por lo que es en realidad, su guionista Georgia Pritchett (también a cargo del guion de Succession) es categórica:

"Esta es una tragedia. Nunca perdemos de vista lo amargo de la historia. La comedia la usamos para que la gente se relaje, baje la guardia y luego se la golpea en la cara con una verdad inesperada o temas difíciles”.

La serie engancha por el carisma de sus protagonistas (atentos a esa Kathryn Hahn que está ahora tan de moda y roba cada escena en la que sale) y porque a cada capítulo que pasa la trama coge velocidad y es imposible no empatizar con un Will Ferrell que ve como su vida queda en manos de un Paul Ruud sorprendente en este nuevo registro. Si os ha picado la curiosidad, aquí os dejamos un pequeño repaso de lo que van a ser las claves de esta miniserie...