'The Mandalorian' es una fiesta de homenajes a los mejores géneros de la ficción: western, terror, aventura... hay para todos los gustos
Disney +
'The Mandalorian' es una fiesta de homenajes a los mejores géneros de la ficción: western, terror, aventura... hay para todos los gustos

Encuadrar a 'The Mandalorian' en un sólo genero es una misión imposible. "Es una serie del espacio" dirán muchos. Y sí, lo es. Pero eso es quedarse en la superficie. Además de lo obvio: aunar ciencia-ficción y fantasía de la misma magistral forma que lo hizo la trilogía original hace 40 años, la serie de Disney+ está llena de referencias a otros géneros de ficción. Vamos a repasarlos.

Por Israel Alejandre Carbajo - 24 Nov 2020

Si os decimos que The Mandalorian es una serie súper entretenida que recoge lo mejor del universo Star Wars para convertirlo en uno de los exitazos de la temporada no os estaríamos descubriendo nada nuevo. Pero es que esta serie tiene escondido muchísimo más de lo que podría parecer a simple vista.

No se queda sólo en ser lo que se supone, una serie de Star Wars, que va. The Mandalorian es un continuo homenaje a los mejores géneros cinematográficos. Vamos a centrarnos en los episodios que ya se han estrenado en esta segunda temporada. Cada uno esconde un género diferente algo que hace que la serie sea mucho más diversa y entretenida.

Episodio 9: Western

Cualquier pueblo del Lejano Oeste pero en una galaxia muy, muy lejana.
Cualquier pueblo del Lejano Oeste pero en una galaxia muy, muy lejana.

Ya lo estáis viendo en la imagen. Mos Pelgo, el pueblo en el que Mando y Baby Yoda recalan en el primer episodio de esta segunda temporada es el estereotipo de las pelis del oeste. Como en Sin Perdón, como en La muerte tenía un precio o en Horizontes de grandeza. La nada más absoluta rodeada de arena y en medio, cuatro casas mal contadas apiladas en dos filas. Una única calle. Y un sheriff. Todos esos ingredientes están en el noveno episodio. Hasta la presentación del personaje episódico, Cobb Vanth, es totalmente western. Mando, dentro de la cantina del pueblo (el saloon de toda la vida) y en la puerta, una silueta dibuja al personaje. Casi estamos deseando que se pongan cada uno en una esquina y se enzarcen en un duelo. Pero no, porque The Mandalorian te coge ese western de manual y se lo lleva a un paraje desolado con los moradores de las arenas para cazar al mayor bicho que hayan visto los fans de Star Wars. Porque en esta serie los homenajes son claros, pero en cuanto te das cuenta, pasas del western a la acción... o al terror.

Episodio 10: Terror con bicho

Mando y su nueva "amiga" huyendo de los bichos más horribles vistos hasta ahora en la serie.
Mando y su nueva "amiga" huyendo de los bichos más horribles vistos hasta ahora en la serie.

Huir de dos cazas Ala-X, hundirte en un planeta sospechosamente parecido a Hoth, estar tan tranquilo viendo como tu compañera improvisada de viaje se da un baño caliente y de repente... todo salta por los aires. Ese momento de paz y de compadreo se convierte en una secuencia de terror de peli de monstruos. Bueno, con cientos de monstruos. Terror del de toda la vida. Una persecución para salir airosos en el último segundo. ¿Recordáis Aracnofobia? The Mandalorian aglutina géneros, uno tras otro. El desenlace de esa persecución es tan épico como esperado... pero no seremos nosotros los que os lo destripen.

Episodio 11: Una de robos

Las conexiones con 'The Clone Wars' ya no son rumores, son evidencias.
Las conexiones con 'The Clone Wars' ya no son rumores, son evidencias.

Cambiad una sucursal bancaria por una nave casi inexpugnable en pleno vuelo, sustituid a los ladrones con un propósito honesto por mandalorianos y ya tenéis el clímax del episodio La heredera. Este capítulo tiene todos los ingredientes de una buena peli de robos: un asalto en marcha para recuperar unas armas que varios indeseables intentaban llevarse. Tiroteos contra los malvados guardas de seguridad (los soldados de asalto de toda la vida...), una puerta cerrada a cal y canto que hay que abrir para solucionar el problema y un grupo dispuesto a todo para cumplir su plan: entrar, quedarse el botín y salir cuanto antes.

Episodio 12: Buddy movie

Viejos amigos que vuelven a vivir otra aventura más.
Viejos amigos que vuelven a vivir otra aventura más.

Las buddy movies son esas pelis de colegas que se embarcan en una aventura o en la que tienen que resolver un conflicto. Hay chascarrillos entre ellos, pullas, camaradería. Igual que en este episodio. Los colegas de Mando... todos sabemos quienes son y... la aventura... ¿hay algo más atractivo que hacer saltar por los aires una antigua base imperial? Aunque la base resulta ser mucho más de lo que en principio era, lo que importa es la aventura a la que los colegas se enfrentan. Y remarcamos mucho lo de colegas porque en esta ocasión, la serie saca a Mando de la ecuación. Le hacen desaparecer de la trama por un motivo: para que sus amigos sean los protagonistas de la fiesta en una golpea y corre de manual que acaba en una brutal persecución. Son momentos que nos recuerdan a los mejores instantes de la saga original. Un piloto, un cañonero disparando y varios cazas TIE amenazando con acabar con nuestros héroes. Entre disparo y disparo, reproches y muchos trozos de naves imperiales saltando por los aires.

Y si todos estos guiños al Hollywood más palomitero no fuesen suficientes, ahí tenemos a El Niño esperando para sacarnos una carcajada y un "ohhhh" más grande que la Razor Crest. Porque el slapstick, la comedia más gestual, también está en The Mandalorian, una serie que pertenece a un género en concreto pero que son muchos a la vez.