'The naked director' vuelve a Netflix para contar el ocaso del director porno Toru Muranishi
Netflix
'The naked director' vuelve a Netflix para contar el ocaso del director porno Toru Muranishi

Netflix estrena la segunda temporada de 'The Naked director', un biopic que mezcla comedia y drama para contar el ascenso y la caída de Toru Muranishi, un vendedor de enciclopedias que revolucionó la industria del porno en Japón en la boyante década de los 80.

Por María G. Lomas - 24 Jun 2021

Llegan a Netflix los nuevos episodios de The Naked director, la serie sobre la vida del director de cine para adultos Toru Muranishi (Takayuki Yamada) y la creación de su imperio del porno en Japón, a pesar de la estricta moral y legislación del país en los años 80.

La serie se basa en la novela biográfica de Nobuhiro Motohashi y la segunda temporada comienza en 1990, cuando Muranishi ya se hecho un nombre en la industria pornográfica después de pasar incluso por la cárcel. La estricta regulación del país sobre la industria audiovisual del porno y la dura competencia llevan a Muranishi a estar constantemente al límite de lo legal.

A pesar de que su empresa Sapphire Pictures vende miles de copias de copias, el director se obsesiona con la idea de distribuir sus películas a través de la televisión por satélite y lograr así su sueño de que "el sexo llueva del cielo", aunque eso suponga asumir riesgos, perder a su socio, distanciarse de su musa y aliarse con los peligrosos Yakuza. Los problemas para obtener los derechos de emisión por satélite y la crisis económica de los 90 en Japón harán el resto.

Aunque internacionalmente pasó algo más desapercibida, la serie fue un éxito en Japón y es una de esas pequeñas rarezas que incluye el catálogo de la plataforma de Reed Hastings. La serie muestra la audacia de Muranishi al atreverse a mostrar abiertamente el sexo en una sociedad tan tradicional y llena de tabúes como la japonesa, especialmente en los años 80 y 90.

Sin embargo, la serie no ha estado exenta de polémica y muchos medios japoneses han criticado que la ficción refleja una imagen amable del director, sin apenas mencionar las sombras del personaje. Y es que antes de retirarse en 1994, la actriz porno Kaoru Kuroki (Misato Morita) y musa de la obra de Muranishi denunció que sufrió abusos físicos por parte de éste. De hecho, sorprende que se utilice el nombre real de la actriz y no un pseudónimo puesto que Kuroki exige que se le pida permiso para publicar nada sobre su vida o su pasado.

La ficción, que adapta libremente el libro homónimo sin contar para ello con la participación de los principales protagonistas, también ha recibido críticas por el machismo de presentar con simpatía al personaje al que parece justificar por su infancia y por el descubrimiento de la infidelidad de su mujer. Un hecho, a partir del cual se excusan todos los comportamientos de Muranishi, retratado como liberador sexual y defensor de las mujeres cuando en realidad las utiliza en una industria que no deja de ser machista.