'La templanza': las claves para adaptar a serie un bestseller y no decepcionar a nadie
Amazon Prime
'La templanza': las claves para adaptar a serie un bestseller y no decepcionar a nadie

Vino, secretos del pasado y segundas oportunidades en el Jerez del siglo XIX. Esos son los ingredientes de 'La templanza', la adaptación del libro de María Dueñas que veremos en Amazon Prime Video y que aspira a seguir la senda de 'El tiempo entre costuras', la anterior novela de la autora convertida en serie. Sus guionistas, Susana López Rubio y Javier Holgado, nos cuentan las claves de la ficción.

Por Marina Such - 17 Mar 2021

Durante varias semanas en el otoño de 2019, Jerez de la Frontera viajó al pasado, a la época de esplendor de sus bodegas a finales del siglo XIX. La culpa la tuvo el rodaje de La templanza, adaptación de la novela homónima de María Dueñas a cargo de Amazon Prime Video y Atresmedia Studios, que cuenta una historia de amor y segundas oportunidades con el fondo del auge que el negocio del vino vivió en aquellos años.

La producción llevaba intentando ponerse en pie desde 2015, cuando Antena 3 buscaba la manera de repetir el gran éxito que había tenido cuatro años antes El tiempo entre costuras, otra adaptación de María Dueñas que, además, había tenido una larga vida internacional. La ambición del proyecto complicaba su desarrollo; al fin y al cabo, la novela transcurre entre México, Cuba, Londres y Jerez, es una producción de época y había unos cuantos personajes alrededor de Mauro y Sol, la pareja protagonista.

La entrada en el proyecto de Amazon permitió que La templanza se convirtiera en una realidad que se estrena el próximo 26 de marzo. Lo hará con la sombra de El tiempo entre costuras de fondo y con las expectativas de sus responsables de no haber decepcionado a los lectores de la novela, un sentimiento que ya conoce una de sus guionistas, Susana López Rubio, que participó también en la miniserie con Adriana Ugarte.

Sol y Mauro son la pareja central de la serie.
Sol y Mauro son la pareja central de la serie.

Javier Holgado y ella se han encargado de escribir los diez episodios de la miniserie y de encontrar la mejor manera de trasladar las páginas de Dueñas a la pantalla, algo que ha implicado añadir bastantes más cosas de las que ya estaban en el libro. "Hacían falta más tramas", explica Holgado: "Hemos tenido que tirar de dos cosas: del background que podías adivinar de los personajes leyendo la novela o, directamente, inventando tramas". El pasado de los personajes, y el rol de algunos de ellos, ha sido de esas partes que se han expandido y se han explorado más, lo que lleva a López a apuntar que "para los lectores del libro, es la recompensa. El libro lo van a tener y, encima, van a tener un mundo más grande con el beneplácito de la autora".

"Si hubiéramos tenido que hacer una película, se hubieran quedado cosas (fuera)", añade la guionista: "Para la adaptación de novelas larger than life, que dicen los anglosajones, me parece que las series son el medio más natural. Y esta era tan épica, con esos tres mundos… La parte de Londres la hemos ampliado porque era un mundo interesantísimo". Cómo Sol se va construyendo su posición ante la enfermedad que consume poco a poco a su marido, por ejemplo, es otro de los aspectos en los que han tenido tiempo para detenerse más.

Esa apertura del universo creado por María Dueñas se ha trasladado también a las localizaciones y a los sets, a la escala a la que transcurre la historia. Los dos guionistas se confiesan sorprendidos de que se construyera una de las minas de Mauro en México cuyo derrumbe lo empuja a acabar en Jerez o que, si no se encontraba una casa que se ajustara a la época, se reprodujera fielmente en un plató. "Hay algunas localizaciones que son mil veces más potentes de lo que tenía en mi cabeza: la luz, la figuración, el arte, todo", reconoce Holgado, mientras López apostilla que "aquí me decían “escribe más grande”. En la vida me lo habían dicho".

'La templanza' es un gran despliegue técnico.
'La templanza' es un gran despliegue técnico.

En parte, esa sombra de El tiempo entre costuras tiene la culpa. Susana López apunta que "con El tiempo entre costuras hubo un salto. Yo lo viví desde mi parcelita, pero se veía como el salto al siguiente nivel. Y en esta, está volviendo a pasar lo mismo". Aquella serie marcó un listón técnico que se ha mantenido como lo mínimo que se debe conseguir y que el público espera, y también preparó a sus responsables para la presión de presentar su propia versión de una historia que tiene ya sus propios fans.

"El tiempo entre costuras fue el proyectazo, pero también fueron unos nervios… Es lo que digo siempre, era el libro más querido de España y, de repente, te viene la responsabilidad", recuerda la guionista, que añade que "te imaginabas a las hordas de lectores y (no querías) decepcionar a María Dueñas, a sus lectores. La experiencia previa de El tiempo entre costuras nos enseñó, sobre todo, a trabajar con María, que es muy generosa y se implica mucho".