Qué tiene 'Succession' para que su tercera temporada sea de las más esperadas del otoño
HBO
Qué tiene 'Succession' para que su tercera temporada sea de las más esperadas del otoño

El 18 de octubre regresa 'Succession' a HBO España con una tercera temporada que figura entre las más esperadas no solo del otoño, sino de todo 2021. El retraso en su rodaje obligado por el COVID no ha hecho más que aumentar la expectación alrededor de las desventuras de la familia Roy.

Por Marina Such - 15 Sep 2021

Más de un año después del final de su segunda temporada, y tras haberse coronado con el Emmy a mejor serie de drama en 2020, Succession está ya lista para volver a HBO. Su tercera entrega se estrenará en España el 18 de octubre y el anuncio fue recibido con gran expectación por sus fans, que han ido creciendo en todos los meses que la ficción creada por Jesse Armstrong ha estado de hiato.

Porque uno de los aspectos interesantes de la popularidad de Succession es que ha sido gradual. Hasta que ha empezado a utilizarse su sintonía para ambientar temas sobre luchas de poder (sustituyendo a la clásica hasta ahora, la de Juego de tronos), la serie ha tenido que salir de su reducto inicial como título de culto hasta convertirse en uno de los más seguidos del catálogo de producciones propias de HBO.

Y es que cuando se estrenó, en el verano de 2018, Succession hizo muy poco ruido. La combinación de "problemas del primer mundo" de una acaudalada familia de magnates de los medios de comunicación con su ácido sentido del humor no terminó de cuajar del todo entre una audiencia que estaba más pendiente de la inminente despedida de Juego de tronos. El reparto, además, no estaba compuesto por grandes estrellas. Brian Cox, Kieran Culkin y Matthew Macfadyen eran nombres conocidos, sí, pero no lo suficiente para que la promoción de una serie se centrara exclusivamente en ellos.

Las dudas de Logan Roy para nombrar un sucesor no tienen pinta de que vayan a disminuir con la nueva temporada...
Las dudas de Logan Roy para nombrar un sucesor no tienen pinta de que vayan a disminuir con la nueva temporada... / HBO España

Cuando acabó la segunda entrega, la crítica Emily VanDerWerff afirmaba que "esta serie sobre gente rica terrible parece ir sobre la riqueza. En realidad, va sobre el abuso", y ahí, probablemente, esté la clave de su creciente popularidad. Las series sobre ricos pasándolo mal, en el fondo, siempre han generado cierta curiosidad entre el público; al fin y al cabo, eso eran Dinastía o Falcon Crest, pero Succession llegaba en un momento en el que, tal vez, los espectadores podían estar menos receptivos a ver al 1% pelear por acumular más riqueza y poder del que ya tiene.

La clave, sin embargo, está en las dinámicas familiares y en la manera en la que Logan Roy, el gran magnate, dirige tanto su empresa como a sus hijos. Las humillaciones que va sufriendo Kendall, el vástago llamado a suceder a su padre, son universales y no es difícil empatizar con sus intentos de congraciarse con él. Y el punto de vista desde el que la serie retrata a sus personajes también es importante.

Si Girls era consciente de que Hannah y sus amigas eran muchas veces irritantes y egocéntricas, Succession sabe perfectamente que los Roy son, en realidad, unos monstruos. La distancia británica con la que se muestran sus puñaladas por la espalda, su sentido del humor y que quiera divertirse con sus peripecias la convierten en un entretenimiento de primera. Y no hay escena que lo encapsule todo mejor que aquel rap que Kendall le dedica a su padre en la segunda entrega.

Al final de la segunda temporada Kendall Roy comenzó una guerra que continuará en la tercera temporada de 'Succession'.
Al final de la segunda temporada Kendall Roy comenzó una guerra que continuará en la tercera temporada de 'Succession'. / HBO

La tercera temporada apunta al cisma en el clan, lo que quiere decir que los fans se lo van a pasar todavía mejor. Obviará el COVID porque en el mundo de los Roy no hay espacio para pandemias mundiales, sino para maniobras que los hagan todavía más ricos y poderosos. La reacción de Kendall al final de la segunda temporada dejará a Logan en una posición delicada, y las decisiones que tome para intentar recuoerar su parcela pueden llevar a la familia al extremo.

Eso, sin embargo, no es más que la excusa para ver cómo la otra mitad se despelleja entre sí con puyas exquisitamente malhabladas y elegantes jerseys de angora. Esa también puede ser una de las razones de su éxito.