La guerra del streaming: Netflix vs. HBO, o la apuesta por el volumen frente a la premisa de que menos es más
Noticias
La guerra del streaming: Netflix vs. HBO, o la apuesta por el volumen frente a la premisa de que menos es más

En poco tiempo hemos pasado a tener una abrumadora oferta de contenido de entretenimiento a través de las plataformas digitales y como no se puede tener todo, a veces hay que elegir.  Así, como si se tratase de una batalla de boxeo analizamos las características de dos contrincantes de altura. En una esquina del ring con un extensísimo catálogo de series tenemos a Netflix y en el otro extremo se encuentra la nada despreciable y muy laureada oferta de HBO.

Por María G. Lomas - 28 Nov 2020

Netflix y HBO España son las dos plataformas que más tiempo llevan instaladas en nuestro país aunque Netflix cuenta con la ventaja de haber sido la primera. La compañía de Reed Hastings llegaba a España en octubre de 2015, mientras que HBO lo hacía poco más de un año después, en noviembre de 2016. En ese tiempo, HBO ha ganado prestigio —a base de premios— en un mercado dominado por la gigantesca Netflix. A continuación analizamos cada una de ellas en detalle.

Netflix

Puntos fuertes: Como decíamos, Netflix cuenta con la ventaja de haber llegado antes a España y tiene por eso una mayor penetración en el mercado con más de 14 millones de usuarios (abonados o no) según datos de la consultora Barlovento Comunicación en abril. Desde su llegada, Netflix se ha ganado la fama de tenerlo todo en su plataforma y efectivamente ofrece a sus usuarios un extensísimo catálogo que puede resultar incluso abrumador, aunque si no sabes qué ver siempre puedes consultar Serielistas. Pero, cuñas publicitarias aparte, es cierto que Netflix apuesta por tener cada mes gran cantidad de estrenos.

Netflix aterrizó en España hacia finales de 2015 con 'Narcos' como carta de presentación.
Netflix aterrizó en España hacia finales de 2015 con 'Narcos' como carta de presentación. / Netflix

La superproducción Narcos fue fue la carta de presentación de Netflix en España, a la que han seguido otros grandes títulos como The Crown, que acaba de estrenar su cuarta temporada; Stranger Things, cuya nueva entrega se espera en 2021; Ozark, que terminará con su próxima cuarta temporada; o Por trece razones. Además, en los últimos años la estrategia de Netflix pasa también por apostar por el talento local bien sea a través de la adquisición de contenido, como sucedió con La Casa de papel o Paquita Salas, o a través de la producción propia como con la reciente serie protagonizada por Luis Tosar, Los favoritos de Midas. Para terminar el año y de cara a 2021, la plataforma ya ha anunciado nuevos proyectos originales producidos en nuestro país como El desorden que dejas, El tiempo que te doy, Feria o Sky Rojo.

Es tal la cantidad de títulos del catálogo de Netflix que prácticamente no hay ningún género que se le resista de ciencia ficción a thriller, pasando por true crime, terror, acción y aventuras, comedia, programas y reality, anime y también animación infantil y para adultos. Y como en la variedad está el gusto, es difícil que el usuario no encuentre lo que busca, por extraño que sea.

Por último, no hay duda de que la experiencia es un grado y en ese sentido Netflix parece no tener rival en cuanto a calidad de imagen y navegación, diseño intuitivo e innovación de su aplicación. Son habituales las noticias sobre las pruebas que el gigante del streaming realiza de cara a publicar nuevas utilidades que mejoren la experiencia del usuario en la plataforma. La posibilidad de ver el contenido hasta en cuatro dispositivos —en función de la suscripción elegida— y de poder crear hasta cuatro usuarios es uno de los aspectos que claramente marca la diferencia. Sin embargo en algunas de las facilidades de uso se encuentran también algunos puntos débiles. Si quieres conocerlos, sigue leyendo.

La navegabilidad y la facilidad de uso de la aplicación es uno de los puntos fuertes de Netflix.
La navegabilidad y la facilidad de uso de la aplicación es uno de los puntos fuertes de Netflix. / Netflix

Puntos débiles: A pesar de que el volumen de contenido pueda ser una ventaja a tener en cuenta por quien esté pensando en suscribirse a la plataforma, es también uno de los mayores inconvenientes de Netflix. En ocasiones, hay títulos que pasan desapercibidos entre el aluvión de novedades. Es, por ejemplo, lo que habría sucedido con Gambito de dama, una serie que se estrenó sin apenas promoción por parte de la compañía entre un montón de novedades y que ha sido rescatada del ostracismo por los usuarios, convirtiéndola en tendencia cada semana y llevándola a convertirse en la miniserie más vista de la historia de Netflix.

Como decíamos un par de párrafos más arriba, las consideradas facilidades de uso para el usuario pecan en ocasiones de ser intrusivas en la voluntad del espectador. Para empezar, es complicado navegar por la plataforma sin que comiencen a reproducirse los avances de los contenidos para tentarte a pulsar el play. Y para continuar tenemos el todopoderoso algoritmo de Netflix que parece conocernos mejor que nuestra madre o nuestra pareja. Cada vez que buscas un contenido en la plataforma, ¿tienes la sensación de siempre ves los mismo títulos o del mismo tipo una y otra vez? Eso es culpa del algoritmo, que aprende de lo que te gusta y de lo que consumes para seguir ofreciéndote cosas parecidas, lo que puede ser un problema si lo que te gusta es descubrir mundos nuevos.

El último punto débil habrá quien lo considere una ventaja: se trata de la predisposición de la plataforma para el consumo compulsivo. Con la llegada de Netflix comenzamos a familiarizarnos con el concepto de maratón relacionado con el consumo de series de televisión. Con su estrategia de publicar las temporadas completas es difícil resistirse a ver un capítulo detrás de otro y que te den las tantas de la madrugada con tal de acabar la serie entera. Por si eso fuera poco, Netflix —y casi todas las demás en este caso— pone a prueba nuestro autocontrol con la reproducción automática del siguiente episodio sin darte ni siquiera tiempo a pensar si tienes que hacer una pausa para ir al baño.

HBO

Puntos fuertes: Aunque HBO cuenta con mucho menos alcance en el mercado español —los últimos datos sitúan en algo menos de 4 millones su número de usuarios—, es cierto que la plataforma se ha granjeado una fama de prestigio gracias a que sus grandes apuestas están cada año entre las candidatas y ganadoras de numerosos premios. Juego de Tronos es por ejemplo la serie más premiada de la historia de los Emmy —los prestigiosos premios de la Academia de Televisión de Estados Unidos— y tras su final, HBO cuenta con dignas sucesoras como Succession o Watchmen, premiadas este año. Big Little Lies, El cuento de la criada, The Leftovers, Westworld o The Undoing son también algunos de los atractivos de su selectivo catálogo, por lo que no se puede dudar del buen ojo para detectar el talento.

Al igual que en el caso de Netflix, la producción original en España forma parte de la estrategia de la plataforma que este año ha dejado grandes títulos como Patria o 30 monedas. Por otro lado, a pesar de no contar con el volumen de novedades de Netflix, no podemos olvidar la fantástica base de la plataforma, que cuenta con el catálogo histórico de HBO, con títulos como Los Soprano, The Wire, Sexo en Nueva York o A dos metros bajo tierra. Con esto, es de justicia reconocer que HBO lleva al éxito la premisa de que menos es más.

Con muchos menos lanzamientos que su competidora, se nota el cuidado y la dedicación en cada estreno. Algo a lo que también contribuye que en lugar de lanzar todos los episodios de golpe, se vayan dosificando semanalmente. Aunque a veces como usuarios nos pueda el ansia, lo cierto es que es una forma de cuidar y de dar importancia al contenido y, por su puesto, de alargar en el tiempo la conversación sobre la serie en cuestión.

Puntos débiles: Es en la parte técnica en la que HBO acumula más puntos desfavorables y suele ser habitual encontrar quejas de los usuarios tanto en lo referente a la imagen como en el uso de la plataforma para el usuario. Por ejemplo, a pesar de que con la suscripción de HBO el contenido se puede ver en dos dispositivos al mismo tiempo, no hay opción para diferenciar usuarios. Tampoco la navegación y la facilidad de uso son destacables en la aplicación de HBO.

No te puedes perder:

La guerra del streaming: Disney+ vs. Amazon Prime Video La guerra del streaming: Movistar+ vs. Filmin