'Shameless' llega a su final y toca repasar todo lo que hemos vivido junto a los Gallagher
Movistar
'Shameless' llega a su final y toca repasar todo lo que hemos vivido junto a los Gallagher

Han sido 10 temporadas más una que todavía nos falta y se estrena hoy. 9 años junto a la familia más desestructurada de la televisión que ya empieza a decirnos adiós. Por eso ha llegado la hora de sentarnos y ver qué nos ha aportado esta adaptación a la americana de la serie original de Reino Unido. Porque los Gallagher son "mucho Gallagher, y muy Gallagher" (que decía aquel...) a este lado del Atlántico y también al otro.

Por Israel Alejandre Carbajo - 07 Dec 2020

Han tardado en volver. ¿La culpa?, como todo en este año, la tiene el coronavirus. El rodaje de la última temporada de Shameless tuvo que retrasarse pero ya están aquí, dispuestos a despedirse y, por supuesto, sin abandonar el estilo que han llevado durante estas 10 temporadas: el de una familia disfuncional que se ha llevado por delante cualquier límite posible si hablamos de tabúes. Aquí os dejamos el tráiler de su última tanda de episodios porque, a pesar de los años, no han perdido ni un puntito de mala baba.

El primer capítulo se emitió en enero del 2011 y fue el más visto en toda la historia de Showtime. Cuando esa primera temporada terminó, ya se había convertido en la serie más exitosa de la historia de la cadena. Pero su popularidad iba a subir exponencialmente cuando cuando Netflix adquirió la licencia para sumar los viejos episodios a su plataforma (no en España, donde su décima temporada, al igual que la que se estrena hoy se puede ver en Movistar+ y el resto en Amazon Prime Video). Y como esto va de despedidas, vamos a repasar cuáles han sido lo puntos que han convertido a Shameless en en el éxito que es. Evidentemente no podemos empezar por ningún otro sitio que no sea por el cabeza de familia.

Frank Gallagher

Frank Gallagher, una 'joyita' que ejerce de padre como puede.
Frank Gallagher, una 'joyita' que ejerce de padre como puede.

Frank vuelve loco a cualquiera. Lo acabaréis odiando muchas veces. Es alcohólico, drogadicto, ni tiene trabajo ni lo está buscando y siempre le verás dispuesto a vender a cada uno de sus hijos si es capaz de costearle su próxima borrachera. Pero también le acabaréis amando irremediablemente, porque pese a todo, sigue ahí. Sus adicciones, así como un matrimonio muy complicado, le han llevado a ser lo que es ahora y una parte de vosotros acabará empatizando con él.

Ni que decir tiene que William H. Macy está de diez. No por nada es uno de los personajes más importantes de toda la serie aunque no se haya traducido en premios. Su Frank Gallagher le ha valido hasta ahora para dos nominaciones a los Globos de Oro y otras dos a los Emmy, pero sin recompensa final.

Fiona Gallagher

Fiona era el ancla de la familia. Y decimos "era" porque abandonó el barco de los Gallagher.
Fiona era el ancla de la familia. Y decimos "era" porque abandonó el barco de los Gallagher.

La figura de Fiona es, sin duda, uno de los elementos más inspiradores de toda la serie. Con nueve años, su madre la abandonó, dejándola con un padre adicto y cuatro hermanos pequeños a los que cuidar. Y no le quedó más remedio que remar contra corriente aunque no le tocaba y tratar de sacarlo todo adelante ella sola. Dejó de estudiar y empezó a trabajar en cuanto su edad se lo permitió, dedicándose por exclusiva al cuidado de sus hermanos.

Consiguió mantener la familia unida, pero el imán de los Gallagher se cansó. A pesar de ser la favorita de la audiencia y haber conseguido igualar su sueldo con el de William H. Macy en la sexta temporada, Emmy Rossum dejó la serie en la 8ª. Necesitaba un cambio de aires. No son pocos los que pensaron que la serie quedaba tocada de muerte porque Fiona era el ancla emocional de Shameless, pero ha conseguido sobrevivir tres temporadas más.

La normalización de la diversidad sexual

Veremos cómo acaba la relación de Ian y Mickey en esta última temporada...
Veremos cómo acaba la relación de Ian y Mickey en esta última temporada...

Ian, uno de los hermanos medianos de los Gallagher, es homosexual, y es algo que él deja claro desde el minuto uno de la serie. Esperaba rechazo o repulsión, pero nada de eso. En Shameless se habla de las distintas opciones sexuales existentes como lo que es: lo más natural del mundo. Es más, posiblemente, la historia de amor más bonita que podréis ver en esta serie está protagonizada por Mickey e Ian.

Adicciones

En Frank Gallagher no encontraréis ni culpa, ni arrepentimiento.
En Frank Gallagher no encontraréis ni culpa, ni arrepentimiento.

No vamos a dar nombres que está feo, pero a lo largo de la serie veréis cómo uno de los personajes principales comienza a caer en el alcoholismo. Pese a sus recaídas, a sus vaivenes y a todo lo que ha perdido por el camino, al cabo de los capítulos comienza a ver la salida del túnel.

Eso sí: no esperéis que sea Frank el que salga de ningún túnel. Para él no existe adicción posible, su vida es una fiesta continua pero si la fórmula funciona es por cómo la serie mezcla todos estos vicios tan humanos sin edulcorarlos. Están ahí, puestos sin tapujos, de forma natural, a lo bestia a veces. Y funciona porque en casa también nos gusta ver las miserias humanas y si van con un poquito de comedia ácida de propina, mejor que mejor.

Enfermedades mentales

Hay muchos problemas que son tabú y que los Gallagher tratan con una naturalidad envidiable.
Hay muchos problemas que son tabú y que los Gallagher tratan con una naturalidad envidiable.

Hay un momento en la serie en el que a uno de los hermanos Gallagher se le diagnostica una enfermedad mental. Y, de nuevo, igual que con las adicciones, la serie brilla por cómo trata la situación. La naturaliza y hace entender a la audiencia que ninguna enfermedad mental es el final de todas las cosas porque con el tratamiento necesario, todo es más llevadero. Y esta es una enseñanza importantísima.

Por recapitular, Shameless es una serie donde el superarse y vencer las dificultades es la raíz de las cosas. Pero huye absolutamente de los tópicos y ahora le toca seguir huyendo hasta llegar a la línea de meta. El presidente de Showtime, Gary Levine, no ha querido dar mayores explicaciones sobre el final: “Shameless ha funcionado maravillosamente bien para nosotros pero sentimos que 11 temporadas es un número importante. Aunque todavía tiene una gran audiencia tanto para nosotros como para las plataformas, sentimos que este es el momento, y además nos gusta la idea de crear un final perfecto”. Eso son palabras mayores. Solo queda esperar para comprobarlo. ¡Buena suerte, Gallaghers!!