La serie favorita de Serielistas en marzo: 'Fantasmas'
Movistar
La serie favorita de Serielistas en marzo: 'Fantasmas'

Cada mes, uno de nuestros críticos recomendará la serie con la que más ha disfrutado en estas semanas. No tiene por qué ser la mejor, aunque en ocasiones, probablemente, coincidirá con ella, sino aquella cuyo visionado ha resultado más entretenido o satisfactorio. En marzo, esa serie ha sido 'Fantasmas'.

Por Marina Such - 05 Apr 2021

¿Y si Esta casa es una ruina se uniera con una historia de fantasmas un poco ineptos? A grandes rasgos, esa podríamos decir que es la sinopsis de Fantasmas, una comedia británica cuyas dos temporadas están disponibles en Movistar+ y que consigue sacar petróleo humorístico de la reforma de una mansión campestre destartalada y encantada. Como si no fuera suficiente con las cañerías averiadas, los albañiles que levantan todas las paredes y una hipoteca asfixiante.

Los protagonistas son Alison (Charlotte Ritchie) y Mike (Kiell Smith-Bynoe), un joven matrimonio que está buscando piso en el carísimo mercado inmobiliario londinense. Un día, Alison descubre que ha heredado una casa en el campo de una tía que no sabía que existía, y los dos consideran que es la solución a todos sus problemas: no tienen más que mudarse allí, adecentarla y convertirla en un hotel. El problema llega cuando ven que el caserón necesita urgentes reformas por todas partes y, de remate, Alison empieza a ver a todos los fantasmas que están atrapados allí, que forman a su vez su propia familia disfuncional.

Una mujer quemada por bruja en el siglo XVII, un político corrupto fallecido en los 80 en circunstancias humillantes, un monitor de campamento víctima de un tonto accidente, un neandertal, un aspirante a poeta romántico y hasta un caballero decapitado forman el grupo de espíritus que incordian a la pareja protagonista. Pero, al contrario que en Bitelchús o La maldición de Hill House, no pretenden arrastrarlos con ellos al mundo de los muertos. En realidad, se aburren bastante y no serían capaces de espantar ni al médium más avezado.

Algunos de los fantasmas de la serie.
Algunos de los fantasmas de la serie.

La gracia de Fantasmas está en dotar a sus espectros de las mismas pequeñas mezquindades y problemas mundanos que tienen los vivos, porque Alison y Mike tampoco son especialmente lumbreras. Y también se acuerda de que, hace tiempo, tuvieron pulso. Las historias pasadas de los fantasmas los humanizan y dan a la comedia un toque hasta tierno que equilibra chistes más tontos, pero muy efectivos, como la obsesión del neandertal por apagar todas las luces de la casa y que el militar de la Segunda Guerra Mundial crea que está en una campaña bélica continua.

Varios de los actores que interpretan a los espíritus son también los creadores de Fantasmas, y aquí tienen la oportunidad de salir un poco de las series para niños que habían escrito hasta el momento, como Horrible Histories. Sin embargo, se mantiene a veces cierta picaresca muy de esas ficciones y la sensación de que están abiertos a probar hasta los gags más tontorrones.

El resultado final es una comedia realmente divertida que gana enteros al esforzarse por pintar un grupo de fantasmas muy humano. Juega con todas las convenciones posibles de las historias de casas encantadas; uno de sus chistes recurrentes son todos los espíritus de muertos por la peste que atestan el sótano y que se dedican a dar consejos sobre cómo arreglar la caldera.

'Fantasmas' es una comedia tontorrona y entrañable.
'Fantasmas' es una comedia tontorrona y entrañable.

El humor idiota y más bien blanco no es tan fácil de hacer bien, y en Fantasmas encuentran la manera de que funcione apelando, sobre todo, al niño que quiere reírse que todos llevamos dentro. Evidentemente, tanto Alison y Mike como los espectros aprenderán a convivir y a beneficiarse mutuamente de su asociación. A veces, no viene mal que los fantasmas te cuenten todos los secretos del vecino rico y abusón de la propiedad de al lado.