'Scrubs' llega completa a Disney+ y os damos los 5 motivos para ingresar en el hospital más divertido de la ficción
Disney +
'Scrubs' llega completa a Disney+ y os damos los 5 motivos para ingresar en el hospital más divertido de la ficción

Esta serie siempre ha sido un 'rara avis' dentro del universo de las series porque la comedia siempre ha estado presente en series de oficinas, bufetes de abogados o el mundo de la informática por poner solo 3 ejemplos... pero nunca se había atrevido a entrar en un hospital. Hasta que llegó 'Scrubs'. Esta serie nos demostró que los médicos pueden ser graciosísimos.

Por Israel Alejandre Carbajo - 15 May 2021

En una serie sobre la rutina de un hospital esperas ver dramas, muerte, curaciones milagrosas, médicos comprometidísimos por su causa y también amoríos. Pero es raro ver carcajadas. Hasta que llegó Scrubs. Sus 9 temporadas (aunque muchos solo cuenten 8 porque la última no fue muy necesaria...) nos sorprendieron. Un hospital, el Sagrado Corazón, que hizo una terapia estupenda con el espectador recetándole una dosis de risas que supuso un soplo de aire fresco en las comedias de principio del siglo XXI. Disney+ acaba de subirla íntegra a su plataforma y por si nunca la habéis visto o por si queréis repetir, aquí os dejamos 5 razones para ingresar en ella.

1. Los personajes principales

Vamos a empezar por lo más esencial. El ancla de la serie está en unos estudiantes de medicina que les destinan como médicos interinos en el hospital Sagrado Corazón. La historia está contada desde el punto de vista del joven J.D (Zach Braff), un futuro y brillante médico con una mente demasiado soñadora... pero luego profundizaremos en eso.

De izquierda a derecha: Elliot, J.D. y Turk.
De izquierda a derecha: Elliot, J.D. y Turk.

Junto a él se encuentran su mejor amigo Turk (Donald Faison), que se prepara para ser cirujano, y Elliot Reed (Sarah Chalke), una joven especializada en endocrinología que proviene de una familia de médicos hombres y que tendrá una relación especial con J.D. que será un poco como el río Guadiana. Aparecerá y desaparecerá con el devenir de las temporadas.

2. Sus secundarios, los robaescenas

El doctor Cox, a la izquierda, y el doctor Kelso son dos de los mejores personajes de 'Scrubs'.
El doctor Cox, a la izquierda, y el doctor Kelso son dos de los mejores personajes de 'Scrubs'.

Dos nombres: el doctor Perry Cox (John C. McGinley) y el jefe de personal del hospital, el doctor Kelso (Ken Jenkins). No es que solo existan ellos. La serie tenía una baraja de secundarios que muchas veces eclipsaban a los personajes principales, pero estos dos elevan la calidad de la comedia de la serie cada vez que salen. Cox es el responsable de medicina interna del hospital y el tutor de los tres protagonistas. Sus métodos son más parecidos a los del sargento Hartman de La Chaqueta Metálica que a los de un jefe de residentes y provoca el temor (y nuestras risas) no sólo de sus residentes, sino del resto del personal del hospital. En cuanto al doctor Kelso: es un cascarrabias al que muy pocas cosas le parecen bien y con el que los protagonistas tendrán que pelear continuamente.

3. ¿Ficción o realidad?

J.D. ya está metido en una de sus numerosas ensoñaciones.
J.D. ya está metido en una de sus numerosas ensoñaciones.

Es una de las señas de identidad de la serie. Cada episodio se nos cuenta a través de los ojos de J.D. que, aparte de aspirar a ser un gran médico, es un soñador. Muchas veces la ficción nos muestra sus locos pensamientos que dan pie a toda clase de locuras y gags que elevan el tono de comedia de la serie muchos enteros.

4. Para ver en pequeñas dosis

La alineación principal del hospital Sagrado Corazón.
La alineación principal del hospital Sagrado Corazón.

Lo bueno de Scrubs es que es una serie cuyo secreto es un tono que rara vez pierde. Y precisamente, perder, perdernos su trama si por lo que sea nos saltamos alguno de sus episodios, es difícil. Ahora con las plataformas de streaming es casi imposible hacerlo pero en su día, cuando se emitía en directo, no suponía mucho inconveniente. Sus tramas en continuidad son prácticamente marginales. Hablamos de episodios autoconclusivos. Y es una buena noticia porque en una época en la que una serie te pide fidelidad de principio a fin para estar al tanto de lo que pasa, se agradece una ficción en la que sabes que la pilles cuando la pilles vas a disfrutar sin preocuparte de haberte saltado algún episodio. Pones uno, cualquiera, y a reírse.

5. Surrealismo

Así se celebra el Día de San Patricio en el hospital de 'Scrubs'.
Así se celebra el Día de San Patricio en el hospital de 'Scrubs'.

Una risa provocada por situaciones del todo absurdas. Cualquier tipo de transgresión narrativa a partir de la fértil imaginación de J.D. está permitida si con ella se consigue la carcajada del espectador. Sobre todo por cómo trata las rutinas de un hospital. Las retuerce y exagera hasta llevarlas al límite del absurdo. Es una serie que abrió una nueva vía en el concepto de comedias satíricas y basadas en el humor surrealista y hay que celebrarla viéndola de nuevo, o adentrándose por primera vez en su propuesta si nunca lo habéis hecho.