Qué es una sadcom: 'MaPa' es el último ejemplo de un género en auge
Noticias
Qué es una sadcom: 'MaPa' es el último ejemplo de un género en auge

Con el estreno de MaPa en Filmin encontramos un nuevo ejemplo de comedia triste, un género que está en auge desde hace unos años. El fenómeno tiene como uno de sus máximos exponentes a la británica Fleabag, de Phoebe Waller Bridge, pero encontramos unos cuantos ejemplos más.

Por María G. Lomas - 23 Feb 2021

Hace aproximadamente una década que las sadcom entraron a formar parte del panorama audiovisual. El último ejemplo de este género lo encontramos en MaPa, de Filmin, cuya situación de partida es un auténtico drama. En ella, el protagonista es un joven guionista berlinés que se queda solo con su hija de seis meses tras la muerte repentina de su pareja. Prácticamente sin tiempo para el duelo, este padre ve como su concepto de paternidad da un vuelco y le acompañamos en ese trance en el que se debate entre la depresión y la esperanza y a través del que la serie trata temas tan serios como la soledad, la crianza, la masculinidad, la muerte o el feminismo.

Con las sadcom no estamos hablando, sin embargo, de humor negro ni tampoco esperes reír a carcajadas porque el humor no se utiliza en este tipo de series para rebajar el drama. Se trata de asumir que estamos en una situación trágica o complicada, pero que la vida sigue y es mejor tomársela con humor.

Una filosofía que, como decía, encontramos ya en 2016 en Fleabag, con una protagonista que arrastra un trauma por la pérdida de su mejor amiga y cuya vida es un auténtico desastre. Además, aunque creas que no puede haber más patetismo en su existencia, siempre se supera.

Hacer reír es algo que los actores siempre se toman muy en serio y la mayoría de ellos afirman que no es tan fácil hacer comedia, por lo que se nos antoja mucho más complicado encontrar el humor en una situación dramática. Sin embargo no en todas las series que se enmarcan en este género encontramos un gran evento dramático, sino que simplemente vemos cómo se enfrentan sus protagonistas al devenir de la vida que tiene momentos buenos y malos.

Es lo que sucede por ejemplo en dos series como Transparent o El método Kominsky. En la primera, somos testigos de cómo tres hermanos de una familia judía asumen la revelación que les hace su padre cuando les reúne para contarles que se siente mujer. Partiendo de ahí, la serie explora temas como la sexualidad, la identidad de género, la aceptación o la diversidad.

En El método Kominsky vemos a sus protagonistas afrontar la vejez, los problemas de salud o la pérdida de seres queridos sin dejar de disfrutar de la vida y de mantener con vida a su niño interior. Con un buen equilibrio entre el drama y la risa, Michael Douglas interpreta a Sandy Kominsky, un hombre que en su día fue un actor conocido aunque sin llegar a ser una estrella y que ya en su madurez decide dar clases de interpretación a nuevos actores de Hollywood. Además, ayudará su agente, recién enviudado, a superar la pérdida de su esposa.

Y para terminar, no podemos olvidarnos de Bojarck Horseman, en la que el protagonista es un caballo antropomórfico cuya carrera está en declive tras triunfar como estrella televisiva en los años 90. Gracias al humor y a sus personajes animados esta sadcom transita a la perfección por temas tan espinosos como el fracaso, las adicciones o la depresión.