Todo lo que tienes que saber sobre 'Locke & Key' antes del estreno de su 2ª temporada
Netflix
Todo lo que tienes que saber sobre 'Locke & Key' antes del estreno de su 2ª temporada

Esta serie es uno de esos títulos que Netflix incluye en su catálogo para nutrir el género fantástico que tanto gusta al público general. Basada en las novelas gráficas de Joe Hill y Gabriel Rodríguez, vamos a repasar los puntos más importantes de la primera temporada antes de que os pongáis con una segunda tanda de episodios que promete mucho.

Por Israel Alejandre Carbajo - 21 Oct 2021

Son 12 llaves. La clave de todo. En Locke & Key viajamos con Tyler, Kinsey y Bode Locke, tres hermanos que, al mudarse a la tétrica mansión de su padre, recién fallecido, descubren que allí se esconde una serie de llaves mágicas capaces de hacer cosas impensables: controlar a los demás, reparar objetos rotos y abrir puertas a lugares impensable. Pero como todo en la vida, siempre hay un lado menos bueno. Las llaves también le chiflan a un demonio que vive encerrado en la misma casa.

Hasta 12 son las llaves que aparecen en la primera temporada de esta serie y cada una es más poderosa que la anterior. A lo largo de los 10 episodios cada llave va cambiando de dueño. Al principio, los hermanos Locke usan las llaves para cometer las típicas travesuras de críos: Bode, que está en primaria, usa una de las llaves para teletransportarse desde su casa a la heladería local, mientras que la adolescente Kinsey usa otra para que la macarra de su instituto se humille ante todos. Esas "cosas de niños" cambian cuando Dodge (el demonio del que os hemos hablado un poco más arriba) trata de hacerse con las llaves. Los hermanos tienen que unirse para salvar a su familia y proteger su nuevo hogar mágico.

¿Dónde están las llaves?

Vamos a ver dónde queda cada uno de estos objetos mágicos al final de la temporada. Por supuesto para saberlo vamos a lanzar SPOILERS bastante grandes. Avisados estáis.

Llave Doquiera

La primera llave que Bode Locke descubre tiene la capacidad de llevarte al lugar que tu elijas siempre y cuando antes hayas visto la puerta que quieres atravesar. Es la primera llave en cambiar de manos ya que pronto se encuentra en posesión de Dodge, que la mantiene casi toda la temporada.

Llave Espejo

Esta llave es una invención hecha exclusivamente para la serie que no aparece en las novelas gráficas. La llave espejo permite encerrar a la gente en una dimensión del propio yo de la que es imposible salir sin ayuda. Cuando Dodge engaña a Bode para que atrape dentro a su madre, Tyler logra salvarla, y la llave no se vuelve a usar.

Llave Mental

Puede ser la más importante de la serie, ya que es la que impulsa a Sam al asalto a la casa. Es utilizada por todos los niños Locke hasta que finalmente acaba en manos de Sam, y por consiguiente de Dodge cuando ésta le arrebata todas las llaves que ha conseguido, pero... al final de la temporada, Ellie y Rufus la recuperan y la utilizan para revelar a los Locke el origen de Dodge y por qué es tan peligrosa. Finalmente, Rufus le entrega la llave a Bode, que la esconde a buen recaudo en la caja de música de Kinsey.

Llave Fantasma

Bode se topa con ella oculta en un cuadro y la utiliza un par de veces para hacer viajes astrales por las inmediaciones de la casa. Más tarde, durante el asalto de Sam, éste la utiliza para intentar escapar de la policía por la puerta fantasma, sin saber cómo funcionan sus poderes. Cuando la policía encuentra el cadáver de Sam cierra la puerta, dejándole para siempre atrapado en el plano fantasmal. Al final de la temporada la llave está en la caja de música.

Llave Dodge

Ellie utiliza la llave de Dodge en el tercer episodio para entrar en el pozo donde se esconde la villana. Más tarde, se ve que la utiliza en uno de los flashbacks, pero no se vuelve a mostrar el objeto en el presente. Posiblemente, Ellie dejó la llave en el pozo de Dodge, donde se mantiene al final.

Llave Cerilla

Es la primera que aparece en la serie, en la escena de apertura del primer episodio cuando Mark Cho la mete en su pecho para suicidarse, prendiendo fuego a su casa en el proceso. Más tarde es encontrada por Dodge, que se la arrebata a un joven tras empujarle a las vías de un tren usando la llave Doquiera.

Llave Identidad

Esta es una de las llaves que cambia un poco su sentido si la comparamos con las novelas gráficas. En los cómics se podría identificar como la Llave de los Sexos. Una visión mucho más ámplia de sus poderes ya que, si bien en la obra original permitía a su poseedor cambiar de género, en la serie quien la tenga puede ir más allá y convertirse en otra persona completamente diferente.

Llave de la caja de música

Tyler y Kinsey encuentran ésta en el 5º episodio y se mantiene en poder de la joven hasta que Sam se la quita en el asalto a Keyhouse. La llave acaba en posesión de Dodge cuando apuñala a Sam, y es una de las que se encuentra en la bolsa de plástico de casa de Ellie.

Llave Planta

Kinsey la encuentra en una urna del cementerio y la utiliza para recuperar los recuerdos de Duncan. Ésta llave también se encuentra en la bolsa de plástico que Dodge le quita a Sam.

Llave Restauradora

Bode descubre la llave de reparación en una segadora, pero realmente es Nina quien descubre cómo se utiliza para conectar con el gabinete de reparación, que es donde termina, a buen recaudo, al final de la temporada.

Llave Omega

Tyler encuentra la llave Omega en la urna funeraria de su padre, después de que Nina la haga pedazos. El joven la usa para abrir la Puerta Negra de la Cueva de Ahogamiento y bloquear a Ellie, que ha asumido la identidad de Dodge gracias a la Llave Identidad. Al final de la temporada, la llave Omega termina en la caja de música de Kinsey.

Y una vez que tenemos todas las llaves localizadas es hora de recordar cómo el final de Locke & Key nos dejó con la miel en los labios de cara a esta segunda temporada.

Después del gran enfrentamiento con Dodge, los Locke y sus amigos creen que han vencido de una vez por todas al demonio arrojándolo a través de la Puerta Negra, una puerta de entrada a un mundo aparentemente siniestro ubicado en lo más profundo de una húmeda cueva. Pero están muy equivocados: la serie se molesta en enseñarnos con todo lujo de detalles con unos flashbacks al final que la verdadera Dodge usó la Llave Identidad con Ellie, una de las amigas de la infancia de Rendell. La llave alteró la apariencia de Ellie y la hizo parecerse exactamente a Dodge. Es decir que los niños arrojaron a Ellie a través de la Puerta Negra, creyendo que ella era el demonio.

Dodge también usó varias veces esa misma llave consigo misma, y supimos que Gabe, el chico del que Kinsey está enamorada, en realidad había sido Dodge disfrazada todo el tiempo. La temporada termina con Gabe / Dodge sentado en un restaurante con Eden, la compañera de los Locke, que también, sin que nuestros héroes lo supieran, fue poseída por un demonio que entró en su cuerpo cuando los niños abrieron la Puerta Negra. Vamos que tenemos demonios para dar y tomar de cara a una segunda temporada en la que los Locke van a tener que pelear con todo lo que tienen si quieren evitar que el mal se apodere de todas las llaves.