'Roadkill' y Hugh Laurie o el curioso camino de un cómico atrapado en personajes cínicos y déspotas
Movistar
'Roadkill' y Hugh Laurie o el curioso camino de un cómico atrapado en personajes cínicos y déspotas

Se encontró, sin esperarlo, con un personaje que le cambió la vida y la carrera. Acostumbrado a papeles secundarios y a apariciones esporádicas, el doctor Gregory House le convirtió en una estrella. Pero todo tiene un precio: vivir mucho tiempo alejado de su adorada Inglaterra y... que le sea prácticamente imposible desprenderse de ese tipo de personajes.

Por Israel Alejandre Carbajo - 02 Nov 2020

Nada más empezar Roadkill nos encontramos una cara muy conocida. La típica que nada más verla si no estás muy puesto al día en series te dices: "anda, mira si es este...cómo se llama... el doctor ese de la mala leche." Exacto. Gregory House ha fagocitado la carrera de Hugh Laurie. Algo, que no tiene por qué ser malo. Qué va.

Le ha reportado premios (por no hablar de la fortuna que amasó en sus 8 temporadas). Hablamos de una serie que en cada capítulo de su 3ª temporada congregaba a casi 20 millones de estadounidenses de media frente al televisor. Pero claro, a la hora de verle en nuevos papeles nos parece raro. Mirad, mirad.

En Roadkill se explora la relación entre la moral personal y el poder político en pleno auge de los populismos. En medio de esta duda existencial está Peter Laurence (Laurie), un hombre hecho a sí mismo, con un carisma y una energía arrolladoras (¿os suena?), que ocupa un alto cargo en el gobierno conservador del Reino Unido. Con una sorprendente falta de culpabilidad o remordimiento, (¿os vuelve a sonar?) sigue hacia adelante caminando por una finísima cuerda floja que le separa tanto del fracaso como del éxito.

Porque Roadkill es una forma de huir de House sin poder dejarlo del todo atrás. Esta miniserie tiene como protagonista a un personaje que no dudará hacer lo que esté en su mano por conseguir sus objetivos. Sin importar quién caiga. ¿La diferencia? Que House lo hacía para salvar vidas. Peter Laurence solo quiere salvar la suya propia. Pero viajemos hacia atrás. Antes de Roadkill, mucho antes de House.

Laurie, el cómico

Hugh Laurie comenzó haciendo reír en su Reino Unido natal. Por ejemplo en Back Adder de la BBC. El actor era bastante bueno haciendo comedia.

Junto a su compañero y amigo Stephen Fry, creó en 1982 el comedy show para TV Fry and Laurie que fue un exitazo. También participó en el programa de comedia Alfresco dando vida a varios personajes. Por aquel entonces tenía alrededor de 24 años.

Como muchos actores, el entonces joven Laurie no le decía que no a casi nada. Participó en varios videoclips de artistas como Annie Lennox. Aquí le tenéis en Walking on the broken glass.

Laurie se animó a dar el salto a Estados Unidos. Fue un doble salto porque probó suerte en el cine. Igual no lo tenéis muy ubicado pero estuvo en 101 dálmatas...

Laurie y su compañero de fatigas en '101 dálmatas' que seguro que también os suena. Es el padre de Ron Weasley en 'Harry Potter'
Laurie y su compañero de fatigas en '101 dálmatas' que seguro que también os suena. Es el padre de Ron Weasley en 'Harry Potter'

... y fue el padre del encantador roedor Stuart Little.

Laurie con su roedor vástago.
Laurie con su roedor vástago.

Pero el que cambió de rumbo su carrera fue el Dr. Gregory House. Llegó a fingir un acento norteamericano para que le dieran el papel. Y coló. A partir de ahí llegaron 8 temporadas llenas de casos raros por resolver, y mucha morriña de su Reino Unido natal. Hasta tal punto que fue un arma que usó para renegociar su contrato. Que si echaba de menos a su familia, que si en Los Ángeles hacía mucho calor, que si odiaba la cojera de su personaje porque le hizo tener problemas de cadera... total que tantas quejas para acabar llevándose casi 400.000 euros por episodio.

'House' es mucho 'House'

Después de House hizo Chance. ¿La diferencia? En lugar de trabajar en un hospital universitario prestó sus servicios al sistema legal, asesorando hasta qué punto los criminales y sospechosos están en sus cabales. Pero el personaje tenía una mala baba y una manía persecutoria gigantesca por resolver los casos que le llegaban. House había fagocitado a Hugh Laurie.

Además de Chance, estos últimos años, el británico ha intervenido en varios episodios de Veep y en la miniserie El infiltrado. Aquí es el villano de la función. La vuelta de tuerca parece clara. Porque al fin y al cabo, podríamos decir que tanto el doctor House como el asesor Chance son antihéroes. Este es otro tipo de personaje, un villano de los de siempre. Pero el cinismo de House sigue siendo su marca de agua. También ayuda que el actor que le dobla en esta ficción sea el mismo que el de House. Pero en Versión Original su voz es siempre su voz, así que poco puede hacer él por cambiar eso.

Y llegamos a Roadkill. Otra miniserie. ¿Por qué? Porque así no le da tiempo a volver a encasillarse con un personaje durante un tiempo prolongado y puede compaginar el rodaje con el teatro y la música, sus otras dos grandes pasiones. Su personaje es un político y teniendo en cuenta el panorama actual que vivimos... ¿creéis que iba a interpretar a un político de alma impoluta y con las aspiraciones más nobles? Al final del día lo que Peter Laurence quiere es salvarse a sí mismo... de sí mismo. Igual que House.

Bendito Gregory House

Pero tampoco lo veamos como algo malo. House fue un personaje tremendo y es historia de la televisión. Si Roadkill se queda en miniserie (cada vez son menos las miniseries que se quedan sólo en eso) su huella no será, ni de lejos, tan profunda como la que dejó el doctor del bastón y la vicodina, pero...¡caray!, quién le dice que no a Hugh Laurie. Porque de talento para sacar la mala baba a sus personajes va sobrado. Lástima que no haya vuelto todavía a la comedia.