'Reyes de la noche' es una comedia de personajes ambiciosos que no tienen límites
Movistar
'Reyes de la noche' es una comedia de personajes ambiciosos que no tienen límites

Ambición, poder y rivalidad extrema son los ingredientes con los que 'Reyes de la noche' cocina su comedia veloz ambientada en la radio deportiva de principios de los 90. Con Javier Gutiérrez y Miki Esparbé al frente del reparto, sus responsables nos cuentan hasta qué punto está basada en el enfrentamiento en las ondas entre José María García y José Ramón de la Morena.

Por Marina Such - 13 May 2021

El primer episodio de Reyes de la noche arranca con toda una declaración de intenciones: la destitución del seleccionador nacional en directo en el programa de Paco el Cóndor, el periodista deportivo radiofónico más popular de España. Es la fase de clasificación para el Mundial de Italia '90 y, además, Paco es el fichaje más deseado por todas las cadenas que buscan levantar sus audiencias. La franja de la medianoche es, de repente, la más golosa para los anunciantes y el fútbol mueve pasiones. Y millones.

Esta es la manera de la serie creada por Cristóbal Garrido y Adolfo Valor, y que Movistar+ estrena mañana, de seguir el viejo adagio hollywoodiense del productor Samuel Goldwyn de que hay que empezar la película con un terremoto y, de ahí, ir siempre hacia arriba. Para Reyes de la noche, eso se traduce en presentar la rivalidad entre el Cóndor y su antiguo segundo de a bordo, Jota Montes, en ese primer capítulo y escalarla hasta cotas insospechadas hasta el final de la temporada, porque esa rivalidad es el motor de la historia.

"Nos poníamos trampas en la escritura de los guiones en la medida en que cada capítulo acababa muy alto y no podíamos ir para abajo", apunta Adolfo Valor. Una de esas "trampas", si podemos llamarla así, es contar con unos referentes que los espectadores reconocerán al instante, aunque creadores y actores insisten en que el Cóndor y Jota son sus propios personajes ficticios, pero la manera en la que Javier Gutiérrez y Miki Esparbé interpretan sus idiosincrasias ante el micrófono tampoco pueden negarse. Carlos Therón, el director, explica que "en los ensayos ya estaba establecido cuánto nos íbamos a acercar a los personajes y, en realidad, no nos acercamos tanto a los referentes que teníamos. Nuestros personajes tienen cierto aroma parecido porque eso ayuda a establecer el contexto de una época concreta, pero nuestros personajes son nuestros personajes".

"Lo hacemos desde la verdad", señala Gutiérrez, que añade que "el rigor y la responsabilidad de llegar a millones de oyentes era el labor del periodista y de nosotros como actores (es) encarnar al personaje desde la verdad". Siendo justos, lo que define a esos personajes, y al resto de secundarios que se mueve a su alrededor, es su desmedida ambición por ser los mejores, los más escuchados, los más respetados y, quizá, incluso los más temidos. Gutiérrez reconoce que el Cóndor es capaz de cualquier cosa por lograr ese objetivo: "Sus ganas por ser el número uno, por estar en la cima, le llevan a pisar a quien sea. Para él, el fin justifica los medios absolutamente. Y lo único que le puede poner freno es el drama familiar que está viviendo".

Itsaso Arana es Marga, la presentadora de un programa de testimonios.
Itsaso Arana es Marga, la presentadora de un programa de testimonios.

Sus tácticas para lograrlo acaban extendiéndose hacia los que antes eran sus compañeros y, ahora, son sus rivales por la atención de los oyentes. "Se justifica en que, si llega a los extremos que llega, no digo que no sea su responsabilidad, pero es verdad que sí se ve ahí, es porque le ponen contra las cuerdas", afirma Miki Esparbé sobre Jota y los límites que él también traspasa mientras la tercera en discordia, Marga, se ve arrastrada a un juego de poder que, en teoría no va con ella.

Pero la locutora interpretada por Itsaso Arana, que conduce el programa de testimonios que se emite justo después del deportivo, también ambiciona hacerse con ese preciado horario y, en palabras de la actriz, "es una tipa con una ética profesional muy impoluta hasta que entra en el barro y ve que no hay otra forma de sobrevivir y de respirar bajo el agua que no sea tratar de comportarme como ellos".

La capacidad de saltarse los principios éticos en pos de esa cima profesional es el gran tema de la primera temporada. Jota y el Cóndor entran en una carrera alocada por ser los primeros en dar determinada noticia, en conseguir cierta exclusiva y hasta en lanzarse recados en las ondas, en plena retransmisión de un partido. Esa escalada proporciona el humor y refleja la influencia que aquellos programas llegaron a tener a principios de los 90. Porque, aunque los personajes de los periodistas sean ficticios, Reyes de la noche sí utiliza algunos detalles reales para enriquecer su historia.

Miki Esparbé, Carlos Therón, Cristóbal Garrido, Javier Gutiérrez y Adolfo Valor.
Miki Esparbé, Carlos Therón, Cristóbal Garrido, Javier Gutiérrez y Adolfo Valor. / Ana Márkez

"Para nosotros la historia es la de Jota Montes y Paco el Cóndor. Entonces, a partir de ahí, de esa guerra, todo lo que sumara a esa guerra e hiciera que las batallas fueran más cruentas, entraba. Cómo vas a hablar del periodismo, iba a decir del fútbol, pero ni siquiera del fútbol, de la España de esa época sin sacar a Jesús Gil", cuenta Cristóbal Garrido sobre la inclusión del ex presidente del Atlético de Madrid en la serie. Entre esos aspectos reales que también aparecen figuran las timbas de parchís que organizaba Gil.

Garrido y Valor hablaron con periodistas que habían trabajado en programas deportivos durante aquella época y que conocían de primera mano cómo era el ambiente entonces en la radio, donde García y De la Morena tenían los espacios más escuchados de la COPE y la SER, respectivamente. Se quedaron con los aspectos que les ayudaran a contar su historia y que potenciaran su comedia, y el resultado es una serie trepidante protagonizada por gente dispuesta a todo por triunfar.