'Resident Alien' nos trae a un extraterrestre a vivir entre nosotros... aunque lo lleven haciendo hace ya unos cuantos años
Noticias
'Resident Alien' nos trae a un extraterrestre a vivir entre nosotros... aunque lo lleven haciendo hace ya unos cuantos años

Es una de las ideas más recurrentes de la ciencia-ficción. No estamos solos. Y, a partir de ahí, a imaginar. Alienígenas amistosos, temibles, graciosos, salvadores, esclavistas, de incógnito, comedores de ratas en su tiempo libre... vamos a echar un vistazo a esos seres de más allá de las estrellas que por unas cosas u otras acaban viviendo en nuestro pequeño planeta.

Por Israel Alejandre Carbajo - 15 Feb 2021

En Resident Alien, un extraterrestre (Alan Tudyk) se estrella en la Tierra antes de asumir la identidad de un tal doctor Harry Vanderspeigle. Su intención es pasar desapercibido pero estos planes cambian cuando se ve obligado a interactuar con los habitantes del pueblo de Patience después de que el médico de la ciudad aparezca asesinado. Entonces tiene que empezar a fingir como puede. Su verdadero propósito es bastante oscuro pero los terrícolas empezarán a hacer que dude de sus intenciones. Os dejamos aquí debajo su tráiler para que os hagáis una idea más aproximada de esta serie...

Extraterrestres que han venido a nuestros dominios en el mundo de la ficción en serie ha habido unos cuantos. Es una idea que funciona muy bien. Sobre todo por esa sensación de pez fuera del agua. Es como ese primo tuyo que vive en Finlandia y que cuando viene a casa a verte en sus vacaciones de verano te das cuenta de que tiene unos comportamientos que no entiendes. Con los extraterrestres pasa lo mismo. Pero ellos vienen de lugares muchísimo más lejanos que Finlandia. Así que sus comportamientos son todavía más extraños. Y claro, eso genera comedia. Como en la propia Resident Alien... o como la serie de aquel ser entrañable que tenía una clara fijación por los gatos...

'Alf'

Alf nos vendió Melmac como si fuese Marina D´Or. Por aquella época a todos nos hubiera gustado ir. Y es que Alf echaba de menos su planeta natal. Estaba atrapado en el nuestro. Aunque él era el primero que criticaba muchas de las cosas que no le gustaban de su tierra. Alf era un extraterrestre, sí, pero más que eso, era un dolor de cabeza para el padre de la familia que le acogió. Su nombre era Willy y Alf lo gastó de tanto llamarle. Pero el nombre que siempre tenía en la boca era el de Lucky, el gato de la familia. En Melmac los gatos eran una delicatessen. Otro paralelismo con la sensación de pez fuera del agua que decíamos antes. ¿Quién no ha alucinado al escuchar que los asiáticos comen insectos? Pues Alf come gatos... aunque tras llegar a la Tierra tuvo que cambió de dieta.

'Cosas de marcianos'

John Litgow capitaneaba a unos extraterrestres que no eran particularmente brillantes... en nada.
John Litgow capitaneaba a unos extraterrestres que no eran particularmente brillantes... en nada.

La llegada de extraterrestres a nuestro planeta ha sido siempre un caldo de cultivo excelente para la comedia si nos centramos en las series. En Cosas de marcianos (el discutible título que le pusieron aquí a 3rd. rock from the sun) una familia entera de alienígenas llega a nuestro planeta para estudiarnos. Cada uno más excéntrico que el anterior aunque aquí el premio se lo llevan los personajes de Harry (French Stewart) y Dick (John Litgow). El uno porque vive en su propio planeta nunca mejor dicho y el otro porque es el líder de la expedición y fracasa estrepitosamente una vez tras otra en parecer un ser humano cuando el resultado no puede estar más lejos de la realidad.

'Starman'

Cambiamos la comedia por el drama. Starman fue una serie que se basó en la película del mismo nombre que protagonizó Jeff Bridges. En la serie, fue Robert Hays el que tomó el testigo de Bridges interpretando al mismo personaje, Paul Forrester, 14 años después de los acontecimientos de la película. Forrester, un fotógrafo fallecido en un accidente de helicóptero, regresó para encontrar al hijo fruto de la relación que mantuvo cuando estuvo en la Tierra. Tras dar con él, vivirán diferentes aventuras en las que el alienígena usa una bola brillante que acaba resolviendo muchos de sus problemas. Su objetivo es el de encontrar a la madre del chico. La serie solo duró una temporada porque en su día no tuvo mucho éxito pero hoy son muchos los que la consideran una obra incomprendida. Aunque para serie de culto...

'V'

Fue la serie que en los felices años 80 nos venía a decir que no todo el mundo era majo. Los extraterrestres de V llegaron con la promesa de brindarnos su tecnología a cambio de cobijo temporal. Pero escondían intenciones mucho más aviesas. Para empezar, escondían su verdadero rostro: eran lagartos humanoides con un aspecto demasiado asqueroso como para enseñarlo así por las buenas. También escondían su predilección por las ratas, que se las tomaban para merendar sin masticar ni nada. Y por último escondían sus ganas de conquista. Venían a invadir nuestro planeta de la mano de una arpía llamada Diana (Jane Badler) a la que media humanidad le cogió tirria aquellos días porque era más mala que la tiña. La serie fue un pelotazo absoluto que, al contrario de los propios visitantes, acabó conquistándolo todo.

'Falling skies'

Otro ejemplo de alienígenas malvados mucho más reciente que llegaba de la mano de Steven Spielberg en las labores creativas pero que no fue, ni mucho menos, el exitazo que muchos auguraban por el mero hecho de que el rey Midas de Hollywood estuviese detrás del proyecto. Su guión era bastante regulero. Bajo una apariencia de ciencia-ficción, lo que importaba era el culebrón de sus personajes. Y aunque se le veían las costuras por todos lados, la ficción aguantó cinco temporadas. En total fueron 52 episodios que se emitieron entre 2011 y 2015 con Noah Wyle (el médico majete de Urgencias) como principal estrella de la función. El argumento no podía ser más directo. Unos alienígenas con muy mala leche llegan a la Tierra, nos cortan la electricidad y eliminan al 90% de la población mundial. La historia arrancaba seis meses después de la invasión y nos contaba cómo los supervivientes se agruparon y lucharon para recuperar el planeta, no sin antes pasar las de Caín y caer en mil y una trampas a cada cual más loca de unos extraterrestres que bien podrían ser zombis de los de The Walking Dead. Pero oigan, no hay nada que una más a la humanidad que un enemigo común. Y cuanto más feo, mejor.