'Reservation Dogs' mezcla con mucho acierto comedia juvenil, Tarantino y la realidad de los nativos americanos
Disney +
'Reservation Dogs' mezcla con mucho acierto comedia juvenil, Tarantino y la realidad de los nativos americanos

Disney+ estrena hoy 'Reservation Dogs', la comedia que ha cocreado Taika Waititi sobre cuatro adolescentes indígenas americanos dispuestos a hacer lo que sea para salir de la reserva en la que viven. Es una de las grandes sorpresas del año.

Por Marina Such - 13 Oct 2021

Cuando las series estadounidenses se han metido en las reservas indias, suelen hacerlo desde el punto de vista del extraño que necesita encontrar algo, o a alguien, allí. En The Killing, Stumptown y Longmire, los casinos indios y la relación entre los nativos americanos y quienes no lo son giran muchas veces en torno a los recelos entre ambas comunidades, los malentendidos y la situación de desamparo que viven los habitantes de esos lugares.

Pocas veces se ha contado una historia desde dentro y situando en su centro a personajes que pertenecen a los pueblos indígenas de Estados Unidos. Eso es lo que hace Reservation Dogs, una comedia de FX que llega a Disney+ amparada por un apoyo crítico en su país de origen que la sitúa como una de las series a tener muy en cuenta de este 2021.

Sus creadores son Taika Waititi, consolidado ya en Hollywood gracias a Lo que hacemos en las sombras, Thor: Ragnarok y JoJo Rabbit, y Sterlin Harjo, que hasta ahora se había dedicado más al cine. Los dos colocan el foco en cuatro adolescentes que viven en una reserva india en Oklahoma, rodeados de medios económicos tirando a escasos y pocas oportunidades de futuro y con una única obsesión: ganar dinero como sea para salir de allí e irse a vivir a California.

'Reservation Dogs' está rodada en una reserva real en Oklahoma, en la Nación Muscogee.
'Reservation Dogs' está rodada en una reserva real en Oklahoma, en la Nación Muscogee.

Comedias sobre el día a día de un grupo de amigos que desea huir de su pueblo se han hecho muchas, pero es el punto de vista desde el que se cuentan lo que les confiere su personalidad. Reservation Dogs ya se apunta un tanto con la elección de los actores que interpretan a esos colegas, todos nativos americanos, con poca experiencia y con una gran química entre ellos. No tienen nada qué hacer en todo el día más que pequeños robos y timos con los que conseguir el dinero para marcharse.

Bear (D'Pharaoh Woon-A-Tai) es, de alguna manera, el líder y su mejor amiga, Elora (Devery Jacobs), es quien más centrada está en que cumplan su propósito. Con ellos encontramos también a Willie Jack (Paulina Alexis), que no tiene más aspiración que echar el rato con sus amigos, y a Cheese (Lane Factor), el más joven e ingenuo de los cuatro. Su vida de criminales de poca monta empieza a pesar en la conciencia de Bear y, además, les salen rivales en unos chicos recién llegados al pueblo. Esto podría ser el inicio de una Rebeldes en una reserva, pero está más cerca del particular humor de las obras de Waititi.

Los protagonistas de 'Reservation Dogs' se dedican a pequeños robos para conseguir el dinero para irse a California.
Los protagonistas de 'Reservation Dogs' se dedican a pequeños robos para conseguir el dinero para irse a California.

Consigue transmitir la sensación de que ese pueblo es un lugar real y habitado por personas tridimensionales, no por arquetipos para una ficción televisiva. Sumerge al espectador en el día a día de sus protagonistas, en sus charlas triviales y en su sueño de escapar, impulsado en gran parte por la muerte de uno de sus amigos, y es tan específica en lo que cuenta, que es como estar allí. Ayuda también que la colección de personajes peculiares con la que interaccionan las chicos es memorable, desde el dueño del desguace y sus anécdotas variadas a los hermanos gemelos que se dedican a contar todo lo que ocurre por allí en forma de rap.

El arranque de Reservation Dogs está muy seguro de lo que está contando y de cómo lo hace. Rodar en una reserva real en Oklahoma contribuye a la autenticidad de la serie y el equilibrio entre las situaciones en las que viven sus personajes y lo específico de sus chistes es muy fino. Por ejemplo, Bear tiene a menudo visiones con un antiguo guerrero indio que se empeña en inflar su importancia en la batalla de Little Bighorn y que, como guía espiritual, deja bastante que desear.

La amistad de sus protagonistas está tan bien reflejada, que desde el primer momento se convierte en la principal razón para ver la serie. Es fácil tomarles cariño a todos y el humor puede ir desde lo referencial (el juego con Reservoir Dogs es evidente) a lo más básico o lo más extraño. Le sobra personalidad y encanto.