Repasamos las claves de la primera  parte de 'Lupin' para que estéis al día antes de que llegue la segunda
Netflix
Repasamos las claves de la primera parte de 'Lupin' para que estéis al día antes de que llegue la segunda

Robos de guante blanco, una sociedad parisina clasista, una muerte que vengar, un secuestro… Son los argumentos que convirtieron a 'Lupin' en una de las sensaciones de principios de 2021. Llega su segunda parte para satisfacer a aquellos que se quedaron con ganas de más y nosotros os vamos a recordar todo lo que ha pasado hasta ahora para que lleguéis con la memoria fresca al estreno de esta segunda tanda.

Por David Martín - 09 Jun 2021

Le bastaron cinco capítulos para convertirse en una de las mayores sorpresas de este 2021 en el catálogo de Netflix. Lupin, producción francesa con Omar Sy como protagonista, arrasó entonces y sus creadores se apresuraron para darle forma al estreno de la segunda parte, disponible desde este mismo viernes.

El secuestro de Raoul, el hijo de Assane Diop (Sy), es el punto de partida para resolver una trama que en la primera entrega dejó muchos cabos sueltos. Ni que decir tiene que todo lo que os vamos a contar a partir de ahora contiene unos SPOILERS tan tremendos como un robo en el Louvre. Allá vamos...

Un Robin Hood moderno

De primeras, es fácil identificarse con Diop: un inmigrante senegalés, reflejo moderno de Robin Hood, cuyos robos de guante blanco tienen un objetivo único final: descubrir al causante de la muerte de su padre. Diop se crió en una mansión de ricos, la de los Pellegrini, una influyente familia de clase alta francesa. Su padre era el chófer y acabó acusado del robo de un collar de valor incalculable. Robo que, evidentemente, no fue más que una jugada del patriarca de la familia, Hubert Pellegrini (Hervé Pierre), para evitar la ruina de la familia y que al final desemboca en el suicidio del padre de Diop en la cárcel para proteger a su hijo y en una nueva vida para él, al margen de una sociedad parisina demasiado clasista para el hijo de un inmigrante africano.

Assane Diop (Omar Sy), con el collar de la familia Pellegrini justo después de robarlo.
Assane Diop (Omar Sy), con el collar de la familia Pellegrini justo después de robarlo.

¿Y a qué viene lo de Lupin? Lo primero que hay que decir es que no estamos ante una revisión de la historia de Arsène Lupin, pero el mítico ladrón francés es quien inspira al personaje principal. Cuando Diop era pequeño, su padre le regaló una novela de la biblioteca de los Pellegrini que recogía las aventuras y desventuras del personaje creado por Maurice Leblanc y acabó empapándose de sus disfraces y sus ingeniosas estrategias para el hurto. Y esas mismas tretas son las que actualiza Diop para perseguir su objetivo: el collar de los Pellegrini que, casualmente, reaparece años después en una exposición en el Louvre. Pues bien, ni siquiera la seguridad de uno de los museos más famosos del mundo logra evitar que Diop se acabe haciendo con el collar, lo que le hace retomar el contacto con los Pellegrini.

La otra cara de la verdad

A partir de ese momento, irá descubriendo que la historia que le contaron sobre la culpabilidad de su padre y su suicidio en la cárcel no fue tal y, a medida que se va acercando a la verdad, ésta se irá tornando más peligrosa por la incesante persecución oficial y por la influencia social y política de Hubert Pellegrini. Su hija Juliette (Clotilde Hesme), se convierte en personaje clave: amor de adolescencia de Diop, el regreso del senegalés 25 años después le hace dudar de su propio padre.

Hubert Pellegrini y el comisario Gabriel Dumont, perseguidores incansables de Diop.
Hubert Pellegrini y el comisario Gabriel Dumont, perseguidores incansables de Diop.

El desdoblamiento de Diop en múltiples personajes para llevar a cabo sus robos choca con su vida de padre. Comparte la custodia de su hijo, Raoul, con su ex pareja, Claire. Ni ella ni su hijo conocen realmente la vida paralela del protagonista hasta que, en el último capítulo, ambas historias confluyen en la localidad costera de Le Havre. Diop, Claire y Raoul disfrutan de lo que parece ser un cumpleaños casi perfecto para el chico (fan de Lupin por obra y gracia de su padre también), a pesar de haberse encontrado en el viaje con un sicario de Pellegrini al que Diop cree haber dado esquinazo. Pero Raoul desaparece repentinamente en la playa.

Su hijo Raoul es el único punto débil de Diop, por eso sus enemigos le han atacado precisamente por ese lado.
Su hijo Raoul es el único punto débil de Diop, por eso sus enemigos le han atacado precisamente por ese lado.

Un secuestro que, aunque no parece entrañar demasiados riesgos para el chico, sí ejercerá un poder de atracción absoluto sobre Diop. De su inspiración dependerá lo que ocurra en la segunda parte. Pero ya se sabe que... si hablamos de Lupin, nada es lo que parece.