'La remesa mala' o cómo la animación salvó a Star Wars
Disney +
'La remesa mala' o cómo la animación salvó a Star Wars

Con el final de 'La Venganza de los Sith' en 2005, se abría un periodo de incertidumbre. Los fans se quedaban sin espadas láser y batallas espaciales. Pero dos años antes, George Lucas había tenido otra de esas ideas geniales: olvidarse del drama familiar de los Skywalker y abrir el prisma. Centrarse en toda esa galaxia tan lejana y ver cómo lidiaban con las míticas Guerras Clon. Pocos pensaban que esa serie de autor acabaría siendo el germen de una de las piedras angulares de ese universo durante casi dos décadas. De paso le cedió el testigo a un desconocido Dave Filoni que ahora es uno de los principales cerebros de todo lo que está por venir, empezando por la serie que se estrena hoy.

Por Israel Alejandre Carbajo - 04 May 2021

La remesa mala no deja de ser una secuela o incluso un spin-off de The Clone Wars: un grupo de soldados clon de élite díscolos que crean su propia unidad y huye en busca de su propia identidad en una galaxia convulsionada, desgastada y desconcertada tras el fin de las Guerras Clon. La pregunta es muy sencilla y es algo a lo que nunca se había respondido: ¿qué es lo que ocurre con los clones tras la ejecución de la Orden 66 y el asesinato de (casi) todos los jedi? Una vez que su propósito está cumplido y el Emperador Palpatine y Darth Vader ponen fin a la guerra, en teoría, los clones pasan a ser los soldados de asalto que conocimos en las películas originales. Pero... no todos fueron tan sumisos al Imperio...

Coincidiendo con el 4 de Mayo (el día de Star Wars), Disney+ ha aprovechado para estrenar esta nueva serie de animación creada por el mismo equipo que desarrolló la exitosa The Clone Wars. Al frente ha vuelto a estar muy involucrado Dave Filoni, el que ahora mismo es la principal mente pensante de la franquicia galáctica, por lo menos en lo referente a las series y quién sabe si algo más...

Bueno, nosotros estamos aquí para hablar de series así que nos centramos en ellas. El universo de animación de Star Wars viene de muy atrás. George Lucas ya coqueteó con la animación de los 80 con las series Los Ewoks y Droids.

Eran tan adorables ya en 'El retorno del Jedi' que hacer una serie de dibujos animados estaba casi cantado.
Eran tan adorables ya en 'El retorno del Jedi' que hacer una serie de dibujos animados estaba casi cantado.
C3-PO y R2-D2 tuvieron su propia serie en la década de 1980.
C3-PO y R2-D2 tuvieron su propia serie en la década de 1980.

Aquellos dos productos estuvieron destinados exclusivamente a los más peques de la casa. Eran series de corte muy infantil que perpetuaban lo que a Lucas más le gustaba: la fiebre del merchandising. Los ewoks y los dos robots más famosos del mundo eran perfectos para seguir vendiendo muñecos y agrandar todavía más sus arcas. Fue un germen que tardó prácticamente dos décadas en tener continuidad. En 2002, nada más estrenarse el Episodio II: la Guerra de los Clones, Lucas dio luz verde a una serie de animación muy pequeña pero que tardó poco en hacer ruido: The Clone Wars. Y de aquellos polvos, estos lodos...

Acabáis de ver las principales series de animación que se han estrenado desde entonces hasta La remesa mala. Todas ellas tienen un denominador común: su calidad. Son productos que rayan por encima de la media siempre. Incluso por delante de algunas de las películas. Esa calidad tenía mucho que ver con los cerebros que puso Lucas a idearlas. La primera de ellas, la The Clone Wars de animación tradicional que tenía al creador de Samurai Jack (un pelotazo de primeros de los 2000), Genndy Tartakovsky, al frente.

La 'The Clone Wars' primigenia

Fueron muchos los que alucinaron con aquella serie en la que, entre otras cosas presentaban a un General Grievous más amenazador que el que se pudo ver en la pantalla grande. Tal fue el éxito que en seguida plantearon una secuela. Ya no estaba Tartakovsky porque Lucas quiso que la serie fuese de animación 3D generada por ordenador, pero a ese carro se subió Dave Filoni. No vamos a contaros su vida y milagros, para eso es mejor que le echéis un ojo a esto. Lo único que os decimos aquí de él y de Tartakovsky es que ellos lo cambiaron todo.

Eran fans de la saga y sabían lo que el fan quería ver. Al fin y al cabo era lo que ellos querían ver: historias tangenciales a las películas principales que expandían el universo y que a raíz de la llegada de Filoni, dieron lugar a personajes igual (o más queridos) que algunos de los clásicos y los no tan clásicos.

Ahsoka Tano es uno de esos personajes salidos de la animación y que son adorados por los fans.
Ahsoka Tano es uno de esos personajes salidos de la animación y que son adorados por los fans.

Aquellas historias salvaron a una franquicia que a temporadas fue dando palos de ciego. Las historias de las series de animación eran mucho más que cuentos para críos. Puede que la envoltura de serie de animación atrajese a los más pequeños, pero los padres que las veían con ellos se quedaron prendados de unas historias que iban ganando en complejidad a medida que pasaban las temporadas. Sin ir más lejos, en cuanto Disney se hizo cargo de Lucasfilm encargaron una última temporada de The Clone Wars para darle un final de altura a la serie tras ser cancelada unos años antes.

El futuro de la animación de Star Wars

Y si The Clone Wars funcionó, ¿por qué no probar con otras épocas? Siempre pegados cronológicamente a las películas, eso sí. De ahí llegaron el resto de títulos que, si bien, tienen historias muy atractivas no han vuelto a despertar el mismo furor de la serie de las Guerras Clon. Quizá por eso ahora Disney+ estrena a bombo y platillo La remesa mala. Porque saben que centrando el tiro en los clones y esa época concreta van a tener al público en el bolsillo.

Teniendo en cuenta todas las series de Star Wars que están por venir, no estaría mal que Disney se alejase del todo de la época de influencia de los Skywalker y explorara el futuro y el pasado de esa galaxia tan lejana. Ya hay un proyecto de imagen real en marcha que viajará a la Antigua República, la época de esplendor de los jedi, siglos antes de Darth Vader y compañía. Veremos si deciden hacer también series de animación situadas en esa época. Desde luego que historias hay a miles. Solo hay que encontrar las que nos enamoren.