¿Qué es real y qué no en la historia de 'La serpiente'?
Netflix
¿Qué es real y qué no en la historia de 'La serpiente'?

Es la nueva miniserie de Netflix de la que todo el mundo está empezando a hablar. La historia de Charles Sobhraj, el asesino en serie que junto a su pareja embaucó y asesinó a decenas de jóvenes del 'sendero hippie' en el sudeste asiático de los años 70, engancha por lo turbio de su historia. Ahora bien, como siempre que arrancan estas historias con un trasfondo tan truculento nos paramos a pensar: "¿pero todo esto ocurrió de verdad?". Os despejamos todas las incógnitas.

Por Israel Alejandre Carbajo - 05 Apr 2021

Seguro que a muchos de vosotros os resultará difícil creer que la horripilante historia de La Serpiente sea real. Pero los hechos que ocurrieron de verdad y en los que se basa esta miniserie protagonizada por Tahar Rahim y Jenna Coleman, es incluso más oscura que lo que se muestra en la pantalla. Charles Sobhraj fue un asesino, un ladrón y un maestro del disfraz que pilló desprevenidas a la mayoría de sus víctimas.

Sobhraj se aprovechó de los turistas que viajaban por el continente asiático, drogándoles para poder robarles antes de quitarles la vida. Un asesino de una sangre fría que asustaba. El mote de 'La serpiente' vino precisamente por lo tramposo y peligroso que era. Sobhraj cometió al menos una docena de asesinatos, pero logró escapar de la cárcel una y otra vez usando su astucia y su encanto.

Si hablamos de la serie, está basada casi en su totalidad en el libro de Richard Neville y Julie Clarke, On the Snake’s Trail: The Life and Crimes of Charles Sobhraj que se publicó por primera vez en 1979 y narra la vida de este asesino desde su infancia hasta sus últimos años. El libro se convirtió en un best seller en todo el mundo desde su primera publicación y ya en 1989, inspiró una película para televisión sobre los crímenes de Sobhraj.

Seductor, terrorífico, asesino y ladrón. Charles Sobhraj era una verdadera "joyita".
Seductor, terrorífico, asesino y ladrón. Charles Sobhraj era una verdadera "joyita".

Los directores de la miniserie de Netflix confiaron tanto como pudieron en el material del libro. Querían retratar la historia de la misma manera que la gente experimentaba la influencia del asesino en serie en la vida real. Esto se ve en la forma en que la serie avanza y retrocede en el tiempo para mostrar cómo personas y víctimas específicas han entrado y salido de la vida de Sobhraj, incluida su pareja y cómplice Marie-Andrée Leclerc.

La verdadera historia de Sobhraj

Ya antes de los acontecimientos que muestra la serie, Sobhraj tenía afinidad por el crimen y había cometido robos y perpetrado fraudes desde su adolescencia. Pasó por varios reformatorios y continuó así hasta hacerse adulto. Se casó en 1969 con Chantal Compagnon y los dos se embarcaron en una serie de crímenes por el este de Europa y Oriente Medio: falsificaron documentos y robaron a turistas hasta que llegaron a Bombay. En esa época, Sobhraj escapó de la cárcel en la India, algo que se menciona de pasada en la serie cuando hablan de su atraco fallido en el hotel Ashoka.

Viendo la deriva que llevaba su vida, su primera mujer le abandonó y se llevó a su hijo para escapar de esa espiral de crímenes. Este hecho aumenta el ansia de Sobhraj por tener pareja. Algo que se ve reflejado en la serie hasta que encuentra a Marie-Andrée.

Jenna Coleman es Marie-Andreé Leclerc y Tahar Rahim es Charles Sobhraj.
Jenna Coleman es Marie-Andreé Leclerc y Tahar Rahim es Charles Sobhraj.

Los dos juntos son los que perpetran la mayoría de los crímenes que se ven en la serie aunque se ha rebajado su dureza. La historia real de La Serpiente es tan atrevida que algunos aspectos de su personaje se han tenido que atenuar para hacer que la serie sea más creíble.

Las diferencias

Una historia que difiere de la realidad es la de Ajay, el cómplice de Sobhraj desde hace muchos años. Ajay fue visto por última vez en Malasia. El trío, después de ser detenido brevemente por la policía tailandesa la primera vez, viajó a Malasia, donde enviaron a Ajay a robar unas gemas que luego entregó a Sobhraj. Esta es la última aparición confirmada de Ajay Choudhary. Se cree que después Sobhraj lo asesinó y se deshizo del cuerpo antes de salir de Malasia.

Otra cosa que los directores han querido cambiar con respecto al libro tiene que ver con las víctimas de Sobhraj. Él las describía simplemente como hippies sin rumbo. Pero quedarse ahí sería faltar a la verdad por eso la serie trata de mostrar quiénes eran las víctimas antes de que sus caminos se cruzaran con el de Sobhraj y cómo sus vidas fueron manipuladas por él.

Tampoco busquéis analogías o veracidad en los diálogos de la miniserie. Sus creadores han tratado de ser lo más fieles posible a los acontecimientos que sucedieron en los años 70 pero todos los diálogos de esta miniserie son ficticios y han sido creados en pos de la trama y de la historia que nos cuentan.

La miniserie trata de ser fiel a la vida de las víctimas y utiliza tantos testimonios de primera mano como le es posible. La Serpiente lleva al público las experiencias traumáticas de esos jóvenes viajeros optimistas que se dieron de bruces con la mente turbada de una persona que les cambió la vida.