'Que te den, Kevin' se pregunta cómo es la vida de la esposa de las sitcom cuando la cámara no la enfoca
Noticias
'Que te den, Kevin' se pregunta cómo es la vida de la esposa de las sitcom cuando la cámara no la enfoca

¿Cómo es de verdad la esposa del típico protagonista fiestero y despreocupado de sitcom? Esa pregunta alimenta 'Que te den, Kevin', una original propuesta que mezcla comedia y drama y que llega esta noche a AMC.

Por Marina Such - 08 Sep 2021

La sitcom ha sido tradicionalmente el género sobre el que las cadenas estadounidenses construían sus parrillas, y muchas de ellas tenían como protagonistas a familias en las que siempre había algún miembro que provocaba las risas con sus salidas de tono y sus alocadas ocurrencias. En los 90 y parte de la década de los 2000, ese miembro solía ser el marido, un tipo de clase trabajadora con una idea de la diversión anclada en sus años de instituto y a quien su sufrida esposa tenía que parar los pies continuamente.

A partir de ese arquetipo, con el que se hizo famoso, por ejemplo, Kevin James, Que te den, Kevin opta por darle una vuelta de tuerca. Valerie Armstrong, su creadora, explicaba antes de su estreno que, aunque se había inspirado en algunas de aquellas comedias, "algo que era importante para mí al desarrollar la serie era no burlarse de aquellas sitcoms. Tenemos problemas con determinados comportamientos".

En el primer episodio de Que te den, Kevin se aprecia enseguida de lo que Armstrong está hablando: es el día del aniversario de Kevin y Allison y él prepara un fiestón que, en realidad, está pensado solo para él, con juegos de beber e imitadores del jugador de fútbol americano Tom Brady. La dinámica que se ve entre ellos es más de la de una madre y su hijo adolescente que la de un matrimonio, y ese el detonante de la propuesta de la serie.

Y es que, cuando vemos a Allison y Kevin juntos, están en una sitcom, con sus risas enlatadas, los vecinos que siempre están en su casa y alimentan las ideas alocadas de Kevin, su plató muy iluminado y todos los clichés del género. Sin embargo, en el momento en el que seguimos a Allison en su día a día, el formato pasa a ser el de un drama más realista, con una fotografía azulada y más oscura. Porque ella se ha dado cuenta que su matrimonio es horrible y que debe escapar de allí como sea.

El peso de manejar esos cambios de tono recae sobre todo en Annie Murphy, que tiene aquí su siguiente proyecto a Schitt's Creek y en la que es fácil ver cómo la desesperación de Allison va poco a poco colándose en el lado de comedia tradicional de la serie. En cuanto se ve la vida desde sus ojos, es imposible tomarse de la misma manera las excentricidades de Kevin.

'Que te den, Kevin' juega con el formato de la sitcom y el drama realista para contar su historia.
'Que te den, Kevin' juega con el formato de la sitcom y el drama realista para contar su historia.

Lo que resulta curioso es Que te den, Kevin se estrene en el mismo año en el que Bruja Escarlata y Visión establecía su propio diálogo con las sitcom más clásicas. Allí, Wanda se refugiaba en sus visionados infantiles de The Dick Van Dyke Show y Malcolm para huir de una situación demasiado dolorosa para ella, y la serie lo mostraba metiendo a sus personajes en el mundo de aquellas series.

El punto de vista de ambas con respecto a esas comedias es diferente, pero mantienen cierto juego formal con sus códigos: los de la sitcom indican que estamos en una especie de universo alternativo que oculta los problemas reales de sus protagonistas.