Qué es QAnon, la teoría conspiratoria que se disecciona en una docuserie de HBO
HBO
Qué es QAnon, la teoría conspiratoria que se disecciona en una docuserie de HBO

Las imágenes del asalto al Capitolio del pasado mes de enero dejaron al mundo estupefacto. ¿Quiénes eran esas personas capaces de pasearse impunemente por el centro de la política estadounidense? La respuesta se da, o se intenta dar, en 'Q: en el ojo del huracán', una docuserie en HBO España que nos acerca a la conspiranoia de QAnon.

Por Marina Such - 22 Mar 2021

¿Quién es Q, el misterioso posteador en los foros más extremistas de internet que dio pie a una teoría de la conspiración que incluye apoyos de Trump, alocadas acusaciones contra Hillary Clinton, estrellas de Hollywood y la élite financiera de Estados Unidos y que ha acabado acogiendo a la ultraderecha? Con esa pregunta se lanzó el director Cullen Hoback a investigar durante tres años el origen de QAnon, el nombre con el que se conoce a ese popurrí de conspiraciones que acabó siendo instrumental en el asalto al Capitolio del pasado 6 de enero.

Su investigación queda plasmada en los seis episodios de Q: en el ojo del huracán, una docuserie que HBO España estrena hoy y que se mueve en un tono entre ligeramente cómico y descreído, y sin intentar juzgar a ninguna de las personas que se ven en pantalla. Porque Hoback habla con muchos seguidores de la conspiración, que exponen las razones por las que creen que Q les ha abierto los ojos a lo que de verdad está ocurriendo en el mundo, y también sigue a los tres hombres más instrumentales en su popularización: Jim Watkins, su hijo Ron y Fred Brennan, responsables del foro online 8chan.

Explicar qué es QAnon no es sencillo porque es el paraguas que acoge a teorías conspiratorias de lo más variado. El origen podría situarse en octubre de 2017, el primer momento en el que alguien que firma como Q empieza a postear en 4chan, un foro ecléctico, y hogar de algunas de las mayores barbaridades que pueden verse en internet, que destaca por que todos sus comentaristas son anónimos.

Q habla en clave, utilizando frases que Trump pronuncia en sus discursos y mítines, sobre las acusaciones sin fundamento que el propio Trump había lanzado contra Hillary Clinton, asegurando que iban a producirse arrestos (que nunca tuvieron lugar) y generando la sensación de que fuerzas económicas ocultas y poderosísimas son las que realmente manejan el destino de Estados Unidos, que es una de las creencias más clásicas de los conspiranoicos.

Entre sus conspiraciones fundacionales figura la llamada Pizzagate, que aseguraba que una pizzería de Washington era el lugar donde políticos, actores de Hollywood y empresarios sacrificaban niños en rituales dantescos. A partir de ahí, Q llegó a tocar supuestas conexiones de políticos demócratas con Arabia Saudí, a criticar la investigación del FBI en la injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016, a lanzar nebulosas acusaciones de tráfico de niños y a fomentar la campaña de Trump de que las elecciones de 2020 eran fraudulentas.

Cullen Hoback, director de 'Q: en el ojo del huracán'.
Cullen Hoback, director de 'Q: en el ojo del huracán'.

Q: en el ojo del huracán cuenta cronológicamente toda la narrativa que Q va creando y cómo se crea a su alrededor todo un ecosistema de youtubers y podcasters que diseccionan sus posts, y cómo sus conspiraciones acaban dando el salto a los comentaristas políticos de extrema derecha y, finalmente, al mainstream. Además, en esos mismos foros se fomenta un discurso del odio que acaba cristalizando en violencia, como el ataque a una mezquita en Christchurch (Nueva Zelanda) en 2019 cuyo responsable lo retransmitió en directo a través de Facebook.

La docuserie cuenta todo esto mientras intenta averiguar quién es Q, centrándose en el creador de 8chan (Frederick Brennan), el foro donde la conspiración encuentra un hogar más definitivo, y el padre y el hijo que lo compran y lo gestionan después (Jim y Ron Watkins). También muestra cómo algunos de esos comentaristas de QAnon acaban presentándose al Congreso de Estados Unidos, y logrando escaños.

El tema es inabarcable y la actividad de Q prácticamente ha cesado desde que Joe Biden fue proclamado presidente (que es lo que pretendía evitar el asalto al Capitolio), pero no parece que la popularidad de QAnon en internet haya sufrido el mismo destino.