Así de ajustada a la realidad es la protagonista de 'A.C.I.: Alta Capacidad intelectual'
Atresplayer
Así de ajustada a la realidad es la protagonista de 'A.C.I.: Alta Capacidad intelectual'

Los detectives muy inteligentes y de personalidades caóticas son un clásico del género policiaco. 'A.C.I.: Alta Capacidad Intelectual' está atrayendo al público en Antena 3 gracias a las peculiaridades de Morgane, su superdotada protagonista, pero, ¿hasta qué punto se ajusta a la realidad de estas personas con ACI?

Por Serielistas - 18 Nov 2021

Se calcula que entre el 2% y el 3% de la población tiene altas capacidades intelectuales, que suelen asociarse a tener un cociente intelectual por encima de 130. Morgane, la protagonista de A.C.I.: Alta Capacidad Intelectual, lo tiene superior a 160, pero eso no se traduce en que su vida tenga algo de orden. La gracia de la serie viene del choque entre su colorida personalidad y la seriedad del policía al que asiste en sus investigaciones, un tipo que confía en su experiencia y en el procedimiento policial habitual para resolver los casos, mientras Morgane tira más de momentos de genialidad.

Pero, ¿se ajusta Morgane a la realidad de cómo son estas personas con altas capacidades intelectuales? Evidentemente, es una ficción que busca los extremos para generar momentos de comedia, por lo que construye buena parte del personaje tirando de su personalidad excéntrica, de su desastrosa vida personal y de su escasa capacidad para aguantar en un trabajo más de unas semanas.

Sin embargo, aunque sea capaz de ver pistas donde la policía no encuentra nada y de dar impresionates saltos deductivos, todo eso no quiere decir que Morgane sea un genio. La psicóloga Françoise Astolfi apuntaba en la prensa francesa que "todos los genios son ACI, pero no todos los ACI son genios". Lo que distingue al genio es una aptitud natural de la mente para concebir y crear cosas y conceptos excepcionales y con la capacidad de hacer avanzar el curso de la historia.

Morgane no llega a ese nivel. Su cerebro sí es capaz de reflexionar y razonar con mayor facilidad, sobre todo si es sobre un asunto que le interesa. Si no, se aburrirá pronto y pasará a otra cosa. Necesita ser estimulado de una manera concreta para centrarse en determinados temas ya que está pensando todo el tiempo y pasando de un asunto a otro. Su curiosidad suele ser grande. Esto no implica que estas personas sean buenas en todo lo que hacen, sino que tienen mayor facilidad a la hora de razonar y llegar y determinadas conclusiones.

A.C.I.: Alta Capacidad Intelectual establece también que uno de los hijos de Morgane tiene igualmente altas capacidades, algo que sí es posible, y que ella no es capaz de mantener relaciones personales estables. La gran intensidad con la que opera su mente la lleva a ser muy directa en sus interacciones, lo que a veces es difícil de soportar para sus parejas. De todos modos, las excentricidades de Morgane son achacables muchas veces más a su personalidad que a que tenga ACI.

Sí se deriva de ello, no obstante, su poco respeto por la autoridad, que se traduce en la serie en llevar a su bebé a la escena del crimen o en disparar un dardo tranquilizante a su compañero. Si Morgane considera que su jefe no está a la altura intelectual, no va a respetarlo y se saltará las reglas. Es decir, que sí que se aproxima a un retrato a grandes rasgos de cómo es una persona con altas capacidades, pero moviéndose según las necesidades de la ficción.