Los personajes de 'Los Protegidos: el regreso' vuelven con viejas heridas aun abiertas
Atresplayer
Los personajes de 'Los Protegidos: el regreso' vuelven con viejas heridas aun abiertas

Hace unas semanas pudimos ver, en exclusiva en ATRESplayer PREMIUM, el primer episodio de este regreso. La familia Castillo tiene que volver a reunirse por una causa de fuerza mayor. En aquel preestreno ya se apuntaba algo que, tras haber podido ver los tres primeros capítulos de esta secuela se confirma: hay demasiadas cosas que echarse en cara como para hacer frente todo lo que se les está viniendo encima.

Por Serielistas - 13 Dec 2021

Si pasa en las mejores familias cómo no va a ocurrir en una en la que llevan 8 años sin verse. Los Castillo se separaron tras el final de Los Protegidos y nunca más se supo... hasta ahora, claro. Casi una década sin juntarse, sin hablarse. Los que eran niños ahora son adultos y los que eran adultos ahora son... más adultos, es decir, dejaron asuntos sin resolver que ahora les van a estallar en la cara. Pero vamos a ver cómo les ha ido a cada uno y lo que tienen que decir en este regreso...

Sandra

Es la que provoca, sin pretenderlo, que toda la familia se junte. Su hija ha desparecido. Bueno, más bien ha sido secuestrada por el clan Elefante, una organización que ya les dio guerra cuando eran una familia "bien avenida". Sandra hará todo lo que esté en su mano para recuperarla pero no va a poder hacerlo sola. Los Castillo salen en su ayuda pero ella no la va a aceptar de buen grado. Tiene un secreto bastante gordo que mantener y tampoco quiere mostrarse vulnerable. Hace 8 años lo abandonó todo y poco después tuvo a su hija. No ha vuelto a querer saber nada ni de Culebra, ni de Mario, ni de nadie. Le va a tocar volver a confiar, aunque sea a regañadientes si quiere recuperar a Dora.

Culebra

Luis Fernández es Culebra.
Luis Fernández es Culebra.

Era el malote, el canalla, el macarra. Culebra, el chico malo de gran corazón. 8 años después parece haber sentado cabeza. Trabaja en una gran corporación bancaria, pero es lo único que le va bien. No quiere ni oír hablar de su antigua familia. Hasta donde sabemos, está solo. Su obsesión sigue siendo Sandra y no sabe dónde está. Hasta que ella vuelve y se entera de que tiene una hija y una nueva pareja. A regañadientes, vuelve a Valle Perdido pero va a estar en una constante encrucijada: proteger a Sandra cuando ella le ha dejado ya muy claro desde el primer episodio que no necesita ser protegida (y menos por él), lidiar con sus propios sentimientos y una corazonada que puede cambiar su vida para siempre.

Mario

Antonio Garrido es Mario Castillo.
Antonio Garrido es Mario Castillo.

Anhela volver a juntar a la familia pero cada uno ha querido ir por su lado y encima no le dan tregua. A pesar de sus intentos solo recibe evasivas, respuestas bordes y malas caras. En su intento por recuperar a la hija de Sandra, regresa con el resto a su antigua casa de Valle Perdido. Viejos recuerdos y viejos vecinos vuelven a su vida, pero ya no es el cabeza de familia, el centro de la existencia de sus hijos. De hecho, ni siquiera Carlitos, que es sangre de su sangre le habla, así que se siente un poco perdido. Esa desubicación le va a hacer centrarse en ayudar todo lo posible a Sandra. Lo ve como una oportunidad de oro para tirar abajo esas barreras que los Castillo han levantado unos contra otros. Pero le va a resultar casi imposible.

Lucía

Priscilla Delgado es Lucía.
Priscilla Delgado es Lucía.

Aparte de los poderes mentales que le hacen estar en contacto con todos telepáticamente, Lucía se erige en estos primeros episodios como el ancla emocional del resto de la familia. Es la única junto con Mario que ve con buenos ojos esta reunión forzada. Se ha convertido en escritora de éxito pero, al igual que Culebra, parece que el resto de su vida (al margen del laboral), está vacía.

Carlitos

Daniel Avilés es Carlitos.
Daniel Avilés es Carlitos.

Todos le recordamos como el pequeñín del grupo. El que más encantado estaba de tener una familia tan numerosa y súper poderosa. Por eso resulta tan chocante verle como le vemos ahora. Amargado, irascible. No se habla demasiado con su padre y reniega del resto (menos de Lucía). Dentro de toda esta animadversión se esconde un resentimiento tremendo hacia el resto de su familia por haberse separado y lo suple con esa imagen de rebelde cabreado pegado a un porro que no le va nada. Pero parece que Carlitos encontrará su luz y su inocencia perdida para poder ayudar a Sandra. Todo gracias a Lucía.

Lucas

Mario Marzo es Lucas.
Mario Marzo es Lucas.

Siempre fue el outsider de los Castillo. De hecho, ni tuvo la categoría de hermano. Era el primo de todos los miembros con poderes. Su capacidad para adoptar la forma de cualquier persona y su origen (no olvidemos que al principio estaba conchabado con los malos) provocaron que nadie dentro de la familia se fiase realmente de él hasta que logró hacerles cambiar de opinión. Pues bien, ocho años después parece que todo lo que hizo no sirvió para nada. Habla de vez en cuando con Mario pero el resto, sobre todo Sandra, siguen sin fiarse de él y pensando que es una especie de agente infiltrado. Le va a tocar volver a demostrar su fidelidad más.

Como estaréis viendo hay muchos lugares comunes de la serie original que se repiten en este regreso. Antes era Angie Cepeda la que tenía una hija secuestrada. Ahora es el personaje de Ana Fernández la que sufre ese drama. Pero ahí están una vez más los Castillo. Dispuestos a todo para ayudar y salvar a Dora. Aunque ello suponga sacar a la luz sus secretos más profundos.