'Palomares' llega el 22 de abril con los protagonistas del accidente contando la verdad de lo que pasó
Movistar
'Palomares' llega el 22 de abril con los protagonistas del accidente contando la verdad de lo que pasó

El accidente de Palomares es uno de los grandes sucesos censurados de franquismo. El choque de dos aviones militares estadounidenses sobre Almería, en 1966, y la "pérdida" de cuatro bombas nucleares es un hecho del que solo se ha sabido toda la verdad muy recientemente, y la docuserie de Movistar+ sobre él tira del mismo método de 'El Palmar de Troya' para reconstruirlo.

Por Marina Such - 09 Apr 2021

Durante el franquismo hubo varios sucesos muy graves que el régimen ocultó, como el accidente ferroviario de Torre del Bierzo (León), en 1944, en el que murieron cientos de personas, o el choque de dos aviones militares estadounidenses en una maniobra de repostaje en vuelo, el 17 de enero de 1966, sobre Palomares (Almería). Uno de aquellos aviones era un bombardero B-52 cargado con cuatro bombas nucleares, que cayeron a tierra como consecuencia de la explosión provocada por el choque. La catástrofe podía haber alcanzado unas dimensiones nunca vistas desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

El gobierno español lo ocultó todo, negando que hubiera peligro por radioactividad en la zona, mientras el ejército estadounidense intentaba contener la situación, que se producía en un momento muy delicado de la Guerra Fría. Toda la verdad de lo que ocurrió ha tardado décadas en conocerse y es lo que va a contar Palomares, la docuserie que Movistar+ estrena el 22 de abril y en la que se nota que sus responsables son los mismos que se encargaron de El Palmar de Troya.

Al igual que en aquella serie, y cómo se aprecia en el clip de avance del primero de sus cuatro episodios, se entrelazan los testimonios de personas que vivieron de cerca el accidente y sus consecuencias con recreaciones de aquellos sucesos. El primer capítulo detalla cómo ocurrió la colisión entre el avión de repostaje y el B-52 y en qué consistía la operación en la que ambos estaban participando. Vecinos de Palomares recuerdan los momentos posteriores al accidente y los rescates de los pilotos supervivientes, mientras alguno de esos pilotos, los militares enviados al lugar de los hechos y varios expertos españoles y estadounidenses dan una idea de la magnitud del evento y el peligro que representó.

Lo que más ha quedado de Palomares en el imaginario colectivo es la imagen de Manuel Fraga, entonces ministro de Información y Turismo, bañándose en la playa para demostrar que no había ningún peligro para la población. La contaminación radioactiva del suelo en los lugares donde cayeron las bombas, la operación de limpieza llevada a cabo por el ejército de Estados Unidos (que todavía colea), la censura del régimen y el propio secretismo norteamericano serán los temas principales de la docuserie.