'Ojo de Halcón': las tres cosas que más nos han gustado y una que menos de la serie de Marvel
Disney +
'Ojo de Halcón': las tres cosas que más nos han gustado y una que menos de la serie de Marvel

'Ojo de Halcón' ha llegado a su final en Disney+. Lo ha hecho con un episodio repleto de acción, revelaciones y que abre la puerta para otras series de Marvel en la plataforma, y es el momento para que repasemos lo que ha funcionado y lo que no en la ficción centrada en Clint Barton y el duelo que aún arrastra por la muerte de Viuda Negra.

Por Marina Such - 23 Dec 2021

Cuando Ojo de Halcón empezó, tenía la tarea de presentar a Kate Bishop y mostrar cómo llevaba Clint Barton el duelo por la muerte de Natasha Romanoff y todo lo que había ocurrido al final de Avengers: Endgame. La fase 4 del MCU transcurre en un mundo en el que el chasquido de Thanos hizo desaparecer durante cinco años a millones de personas y sus consecuencias aún no se comprenden del todo. La reacción de Monica Rambeau en Bruja Escarlata y Visión, por ejemplo, es el mejor ejemplo de esto.

Barton parece querer dedicarse a su familia y apartarse de los asuntos de los Vengadores y los superhéroes, pero estos siempre acaban encontrándolo, esta vez en la forma de Kate Bishop, fan suya desde la batalla de Nueva York contra los chitauri y una aspirante a nueva Ojo de Halcón demasiado entusiasta.

La Mafia Chandalera, el regreso de un villano clásico de Marvel, los líos familiares de Kate (que están a la altura de los de Sydney Bristow), la presentación también de Maya antes de protagonizar su propia serie, Echo... Ojo de Halcón tenía muchos puntos que tocar en sus seis episodios y, en su mayor parte, ha salido más que airosa, mejor que Falcon y el Soldado de Invierno, por ejemplo. Sin embargo, ha tenido alguna cosa que nos ha gustado menos. Habrá spoilers, claro.

Lo que sí de 'Ojo de Halcon'

El clímax del final de 'Ojo de Halcón' transcurre en Rockefeller Center.
El clímax del final de 'Ojo de Halcón' transcurre en Rockefeller Center. / Marvel Studios 2021.

El tono ligero y navideño

Aunque había amenazas muy serias, el tono que ha mantenido la serie ha sido de cierta ligereza y un humor mejor integrado de lo habitual en Marvel. La ambientación navideña ayudaba también a ello, y lo mismo tirar de unas cuantas cosas de los cómics de Matt Fraction en los que se basa (la Mafia Chandalera siempre ha tenido cierto aire a los ladrones de Solo en casa). La dinámica entre Kate y Clint se veía cómoda y fácil; por mucho que él renegara al principio e intentara apartarla, siempre se notaba que, en el fondo, estaba impresionado y le caía bien.

Ese buen rollo entre ellos se ha trasladado al resto de la serie, que sí que funciona como una buena introducción de Kate al MCU (porque resultaría extraño que no volviera a aparecer). Y también se ha notado más al final la inspiración en las películas de acción de los 80 que transcurrían en fiestas señaladas. Todo el principio del ataque al 30 de Rockefeller Plaza transmitía cierto dejà vú a La jungla de cristal.

Un mayor desarrollo de Clint

Jeremy Renner, como Clint Barton en 'Ojo de Halcón'.
Jeremy Renner, como Clint Barton en 'Ojo de Halcón'. / Marvel Studios 2021.

En los Vengadores que empezaron el MCU, quienes se han llevado siempre un mayor desarrollo (porque han tenido sus propias películas para ello) han sido Tony Stark, Thor, Capitán América y Bruce Banner, aunque no fuera la versión de Mark Ruffalo. Clint y Natasha se quedaban siempre más al fondo, y sobre todo él. Sabíamos que tenía familia y que su relación con Viuda Negra era la más fuerte, pero no mucho más. Ojo de Halcón nos ayuda a que veamos más a Clint, las cosas que le pesan y en las que cree, y cómo está dispuesto a afrontar las consecuencias de sus actos durante un periodo oscuro de su vida.

Por fin puede cerrar capítulo con su sentimiento de culpabilidad por la muerte de Natasha y, en su mentoría de Kate, quedan más claras sus motivaciones. Eso sí, como de costumbre, es un verdadero crimen que Linda Cardellini no tenga más que hacer, y más cuando vemos que Clint y ella forman un dúo de super espías muy poco explotado.

La entrada de Yelena

Florence Pugh retoma el papel de Yelena Belova para 'Ojo de Halcón'.
Florence Pugh retoma el papel de Yelena Belova para 'Ojo de Halcón'. / Marvel Studios 2021

De todos modos, aunque Clint tenga un desarrollo como personaje muy necesitado, la verdad es que la serie habría sido mucho más del montón sin la entrada en escena de Kate Bishop y, sobre todo, de Yelena Belova, la hermana de Natasha a quien conocimos en la película Viuda Negra. La manera en la que la interpreta Florence Pugh como una asesina letal que, además, quiere divertirse encaja a la perfección con la Kate de Hailee Steinfeld. Y la Ojo de Halcón en la que están ambas no se toma a sí misma tan en serio. Marvel tiene que darles su propia serie a lo MacGyver ipso facto.

Yelena no solo aporta un toque imprevisible y juguetón, sino que permite darle una conclusión al duelo de Clint. Y también empuja a Kate a ir un paso más allá y darlo todo, como termina haciendo en la pelea con Kingpin en la que se ve que puede tirar de otros recursos que no sean solo su destreza en artes marciales.

Lo que no de 'Ojo de Halcón'

Jack Duquesne y Eleanor Bishop han tenido al final menos peso del esperado.
Jack Duquesne y Eleanor Bishop han tenido al final menos peso del esperado. / Marvel Studios 2021.

El principal problema que suelen tener siempre las series y las películas del MCU es que, al estar al servicio de una narrativa mucho mayor que las engloba a todas, acaban quedando desdibujadas al tener que incluir determinadas cosas que son necesarias para dentro de dos series o para el próximo estreno en cine. Eso se traduce muchas veces en personajes con desarrollos pobres para la importancia que teóricamente tienen, y Eleanor Bishop es el mejor ejemplo.

Además de que es otro crimen infrautilizar así a Vera Farmiga, la revelación de lo que Eleanor ha estado haciendo es un terremoto para Kate. Hace saltar por los aires a su familia y lo que ella creía que era, pero las explicaciones se despachan rápido, que hay que dar a los fans lo que esperaban con la vuelta de Kingpin (en su versión del Daredevil de Netflix, que es una gran versión). El retrato de Eleanor acaba siendo muy básico y lastra, de paso, la evolución de Kate.

Y otro tanto ocurre con Maya. Toda la serie es básicamente su backdoor pilot para Echo y presenta un personaje con potencial, pero acaba desconectada de la historia principal y da la sensación de que sus primeros episodios solo estaban matando el tiempo hasta que apareciera su jefe.

Kate Bishop va a tomar el relevo como Ojo de Halcón del propio Clint Barton.
Kate Bishop va a tomar el relevo como Ojo de Halcón del propio Clint Barton. / Chuck Zlotnik (Marvel)

Dicho todo esto, lo que no se puede negar es que Ojo de Halcón sí ha cumplido su promesa de ser un entretenimiento navideño que ha mantenido los pies en la tierra, mayoritariamente. Es cierto que ha dado la sensación de ser en realidad una película larga dividida en fragmentos, pero ha conseguido mantener el equilibrio entre las tontunas (Rogers, the musical sigue siendo la mejor broma de la serie, con su escena post-créditos y todo) y el lado un poquito más serio. Cuando mejor funcionaba era cuando se dedicaba a simplemente divertirse. Es decir, cuando seguía el ejemplo de Yelena.