Qué es NXIVM y por qué hay dos docuseries que cuentan los entresijos de esta secta
Noticias
Qué es NXIVM y por qué hay dos docuseries que cuentan los entresijos de esta secta

El caso de la secta NXIVM es uno de los más mediáticos de los últimos años en Estados Unidos. Presentada como una empresa de crecimiento personal, ocultaba un lado oscuro de explotación sexual por el que se líder, Keith Raniere, acaba de ser condenado a 120 años de cárcel y que detallan dos docuseries, 'El juramento' y 'Seduced: Inside the NXIVM cult'.

Por Marina Such - 28 Oct 2020

Este otoño van a coincidir en las plataformas de streaming dos series documentales que nos introducen en los entresijos de NXIVM, una secta que se presentaba como una empresa de crecimiento personal y que ocultaba una turbia trama de esclavitud sexual. La primera en estrenarse fue El juramento, en HBO España, con una primera temporada de nueve episodios en la que varios miembros muy relevantes de la secta detallan su funcionamiento interno y sus intentos de denunciar ante la justicia sus múltiples prácticas ilegales.

El segundo se estrenará el 15 de noviembre en Starzplay y es Seduced: Inside the NXIVM cult. Su protagonista es India Oxenberg, hija de la actriz Catherine Oxenberg y nieta de la princesa Isabel de Yugoslavia, que cuenta cómo fue su experiencia dentro de la secta y, sobre todo, en el círculo más próximo a su líder, Keith Raniere. Los esfuerzos de su madre por sacarla de allí centran, de hecho, buena parte de la segunda mitad de El juramento.

El asunto vuelve a estar de actualidad no solo por estos documentales, sino porque un tribunal de Nueva York ha condenado a Raniere a 120 años de cárcel por tráfico de personas, explotación sexual y posesión de pornografía infantil, entre otros cargos. El juicio marca el punto final de la docuserie de HBO, ya renovada por una segunda temporada en la que se insinúa que contará con el testimonio del propio Raniere y de una de sus colaboradoras más cercanas, Nancy Salzman. ¿Pero qué tiene NXIVM para atraer tanta atención?

La actriz Allison Mack es una de las implicadas en el caso NXIVM.
La actriz Allison Mack es una de las implicadas en el caso NXIVM. / HBO

La secta se fundó en Albany (Nueva York) en 1998, y lo hizo como una compañía que ofrecía cursos de superación personal. Funcionaba en realidad como una estafa piramidal, haciendo que sus miembros reclutaran a nuevos alumnos de esos cursos, que costaban miles de dólares, y a los que se terminaba de atraer en seminarios intensivos de cinco días en los que se les prometían las herramientas necesarias para mejorar sus vidas y ser felices.

El juramento tiene como principales protagonistas a Mark Vicente y Sarah Edmondson, director de cine y actriz que entraron en la compañía, como la llaman los acólitos, en un momento de sus vidas en el que se sentían descontentos y en busca de un nuevo rumbo. Acabaron ascendiendo en el escalafón hasta entrar en el círculo de los colaboradores más próximos a Raniere, a quien se presenta como un charlatán que disfraza su discurso de método científico y que manipula psicológicamente, de forma muy hábil, a los miembros de NXIVM para que le obedezcan ciegamente.

A través de ellos no solo conocemos a otros integrantes que decidieron salir de la secta y denunciarla públicamente, sino que aprendemos cómo funciona uno de estos cultos, las estrategias que su líder emplea para que personas inteligentes y con recursos no se den cuenta de que se les está lavando el cerebro. El caso más célebre es el de la actriz Allison Mack, famosa por ser Chloe en Smallville, y que acabó prácticamente como mano derecha de Raniere.

Keith Raniere, fundador de NXIVM, en 'El juramento'.
Keith Raniere, fundador de NXIVM, en 'El juramento'.

Mack ilustra otra de las tácticas con las que NXIVM buscaba nuevos seguidores, que era acercarse a la comunidad actoral de Vancouver, sobre todo, y a los hijos de personalidades con dinero y poder. De este modo es como las dos herederas del imperio Seagram's y el hijo de un ex presidente de México entraron en la órbita de influencia de NXIVM y financiaban sus operaciones.

Para los miembros que acabaron saliendo (y siendo perseguidos judicialmente por la secta), lo que les convenció de dar ese paso fue la existencia de DOS, una sociedad secreta, formada solo por mujeres, en la que se afirmaba a sus integrantes que iban a sentirse más empoderadas y en control de sus vidas y, en realidad, se convertían en esclavas sexuales de Raniere. Su pertenencia a él quedaba manifestada en una marca con hierro candente que se les hacía en la pelvis.

El nivel de detalle de El juramento al contar todo esto es lo más destacable. Sus protagonistas tuvieron un acceso casi ilimitado mientras formaban parte de NXIVM y en ellos se aprecian claramente tanto las estratagemas de Raniere para mantenerlos controlados como las secuelas psicológicas que les quedan una vez consiguen salir.

El caso va a seguir estando de actualidad porque Raniere está grabando podcasts desde prisión en los que insiste en su inocencia y hasta ha ofrecido premios en metálico a quien escriba los mejores ensayos que demuestren que todo es una campaña de odio orquestada contra él.