'Mythic Quest' es un gran ejemplo de las comedias de adictos al trabajo
Apple TV+
'Mythic Quest' es un gran ejemplo de las comedias de adictos al trabajo

'Mythic Quest' estrena hoy su segunda temporada en Apple TV+ convertida en un gran exponente de las "workplace comedy", o comedias de oficina. Es un subgénero que ha dejado clásicos ya desde la época de 'La chica de la tele' y que cuenta con otros títulos también muy apreciados por sus seguidores.

Por Marina Such - 07 May 2021

Una oficina es un microcosmos de personalidades, rutinas y situaciones que resultan absurdas vistas desde fuera y que, por lo tanto, presentan también grandes oportunidades para la comedia. Da lo mismo que transcurran en redacciones televisivas, pequeños ayuntamientos, empresas de desarrollo de videojuegos o start-ups tecnológicas que sus dinámicas serán fácilmente reconocibles por cualquiera que haya pasado ocho horas al día rodeado de compañeros tan peculiares como él mismo.

El estreno en Apple TV+ de la segunda temporada de Mythic Quest nos da la excusa perfecta para repasar este subgénero dentro de la sitcom. Esta serie, creada por Rob McElhenney, Charlie Day y Megan Ganz, tiene una ambientación que, hasta el momento, no había sido tan tratada por la televisión como el desarrollo de videojuegos. Y no solo eso, si no que la compañía de la ficción crea un MMOPRG (un videojuego de rol multijugador online) que tiene mucho éxito, y sus problemas vienen de intentar mantener esa posición en la cima con nuevas expansiones y maneras de que los jugadores sigan enganchados a su juego.

El humor viene de que, aunque la empresa funciona bien, la mezcla de egos que trabajan allí es claramente disfuncional. Ian tiene una imagen claramente distorsionada de sí mismo, aunque él sí tiene talento y no solo delirios de grandeza como los de David Brent en la versión británica de The Office. Su remake en Estados Unidos optó por unos personajes con algo más de corazón. Podían ser torpes, un poco egocéntricos o creerse más listos de lo que eran realmente, pero en el fondo no tenían mal corazón, algo que se han llevado consigo los guionistas de esta serie a las que han creado después.

Entre ellos figuraba Mike Schur, que cocreó después Parks and Recreation y Brooklyn Nine-Nine. En ambas destaca, precisamente, que sus personajes son buenas personas y que la política municipal y la labor policial rara vez sacan lo peor de sí mismos. Sí que pueden reaccionar de maneras excéntricas o tratar una rueda de reconocimiento como si fuera un videoclip de Backstreet Boys.

Lo curioso que marca Mythic Quest es cómo los sectores en los que se sitúan las oficinas de estas comedias han ido evolucionando con el tiempo. Los medios de comunicación fueron durante bastante tiempo un escenario clásico, desde La chica de la tele a Murphy Brown, 30 Rock o, más recientemente, Great News, pero los guionistas han ido variando su interés hacia la tecnología. Silicon Valley es uno de los grandes ejemplos de esta tendencia, satirizando de paso la cultura de esas grandes empresas.

'Silicon Valley' satirizaba el mundo de las grandes tecnológicas.
'Silicon Valley' satirizaba el mundo de las grandes tecnológicas.

Compartió emisión en HBO con la gran sitcom ambientada en la política, Veep, cuyas dinámicas de oficina no eran demasiado diferentes, en el fondo, de las que podían darse en el sótano donde trabajaban los protagonistas de Los informáticos. Por eso estas comedias de oficina suelen funcionar. Da lo mismo que sigan a la vicepresidenta de Estados Unidos que a los integrantes de una escudería de NASCAR (En los boxes), todos quienes comparten un espacio de trabajo son objetivos potenciales del humor.