El mundo de las altas finanzas es muy atractivo para thrillers como 'Devils'
Movistar
El mundo de las altas finanzas es muy atractivo para thrillers como 'Devils'

Poder, operaciones de millones de euros, secretos y un estilo de vida al que nadie quiere renunciar. Las series han encontrado en el mundo de las altas finanzas un terreno muy fértil donde ambientar thrillers e historias de ambición desmedida. La última en llegar es 'Devils', que se estrena en Movistar+.

Por Marina Such - 03 Feb 2021

Hombres poderosos y ricos en despachos de grandes ventanales en los pisos altos de modernos rascacielos son los nuevos antihéroes favoritos de muchas series. Los tejemanejes de las grandes empresas y, sobre todo, de quienes mueven el dinero en fondos de inversión, bancos privados y mercados de divisas de todo el mundo han atraído cada vez más el interés de los creadores de ficción. Desde la rivalidad entre uno de estos millonarios y un fiscal de Nueva York en el centro de Billions, han ido apareciendo nuevas series que apuestan por el thriller más clásico o, por contra, que buscan mostrar el funcionamiento del sistema.

Devils, que se estrena en Movistar+, es de las primeras. Su protagonista es el ambicioso jefe de operaciones de un banco de inversión en la Londres de 2011, aún renqueante de la crisis financiera de tres años antes. Ha dado todos los pasos correctos para ascender y seguir el camino de su mentor y director del banco, pero su esposa se ve de repente envuelta en un escándalo que frena en seco sus propósitos y que lleva a que sus aliados se aparten de él para no verse arrastrados también por esa crisis.

Sus intentos por recuperar su posición le llevarán a destapar operaciones oscuras que el banco ha estado realizando con el beneplácito del director, al que interpreta un Patrick Dempsey que es el principal reclamo de la serie.

Estas series están más interesadas en reflejar esas luchas por el poder y esos egos inflados por el dinero que en mostrar cómo funciona de verdad es mundo o en explorar por qué alguien acaba creyéndose lo que que Gordon Gekko decía en Wall Street, que la codicia es algo bueno. Las operaciones ilegales centran títulos como McMafia, que muestra cómo las organizaciones criminales modernas trabajan como si fuera grandes corporaciones multinacionales y utilizan fondos de inversión para mover sus capitales. También está relacionada con la mafia, pero rusa, Moscow Noir.

Los thrillers son una buena manera de contar historias en estos ambientes en los que, como enseña la noruega Exit, estos hombres que se ganan la vida amasando millones terminan perdiendo el concepto de lo que está bien y lo que no y hacen cosas reprobables solo porque pueden. Para muchos de los jóvenes que empiezan a trabajar en estas firmas, ese es su objetivo: llegar a la cima ricos y poderosos. Antes tienen que prácticamente vivir en la oficina, que es lo que hacen los protagonistas de Industry, donde no hay misterios, solo jóvenes ambiciosos que se enfrentan por primera vez a la realidad de las altas finanzas.

Una imagen de 'Industry'.
Una imagen de 'Industry'.

En los últimos años, de todos modos, la ficción que mejor ha mostrado cómo de entrelazado está el sistema financiero con la política y con el día a día de los ciudadanos es Bad Banks. Esta serie alemana tiene en su centro a una joven que deja corromper por la promesa de poder y dinero que le da trabajar para un directivo al que le han encargado cambiar el rumbo de un gran banco de inversión europeo.

Esa ambición le lleva a pasar por alto que están especulando con los daños causados por catástrofes naturales como los huracanes y a ignorar las consecuencias que sus acciones tienen en la población. Y, por supuesto, también le llevará a acabar enfrentándose con su jefe.

Y después tenemos Mr. Robot, cuyos protagonistas se pasan toda la serie intentando tumbar el sistema financiero estadounidense para liberar a las personas de las tiranías de los créditos y del consumismo. También es un thriller, pero sus impulsos son bastante diferentes de los que mueven Devils.