La muerte "con truco" de Antonio Alcántara: así nos enseñó 'Cuéntame cómo pasó' su último aliento
Noticias
La muerte "con truco" de Antonio Alcántara: así nos enseñó 'Cuéntame cómo pasó' su último aliento

Es la serie más longeva de la historia de nuestra televisión. Anoche vimos el último episodio de su 21ª temporada. Son casi 400 capítulos contando la vida de los Alcántara y, un poquito, la nuestra. Les hemos visto sufrir, reír, llorar y ahora también... morir. La serie, que esta temporada ha contado en paralelo la historia de esta familia en los 90 y en el 2020, ha aprovechado la pandemia de coronavirus para que veamos cómo la familia de Merche y Antonio la hacen frente pero también, en un último giro final, la han usado para que asistamos a la muerte del patriarca. Eso sí, que quede claro que queda 'Pa´rriba' para rato.

Por Israel Alejandre Carbajo - 21 May 2021

"La familia es como un racimo de uvas. Crecen todas juntas y si una se pone pocha, no la dejan caer. Porque son una familia". Esta ha sido la última reflexión de Antonio Alcántara. En sus viñedos. El único lugar donde el personaje ha echado raíces (y lo vemos metafóricamente en ese instante). Sin ninguno de los suyos, pero en presencia de un niño, el pa´rriba se fue de este mundo dejando caer unas uvas. La cámara se queda un instante en esa mano inerte apoyada en la tierra. Su tierra. A su lado, el racimo. Como si fuese una especie de homenaje al último momento de Vito Corleone en El Padrino. Y tiene mucho que ver, porque a su modo, Antonio Alcántara siempre ha sido el padrino de los Alcántara. Un patriarca que estaba convencido de lo que era bueno para los suyos. Pero era su propia prole la que se encargaba de contradecirle y hacerle ver que ellos tenían que volar solos. El propio Antonio acaba volando solo, a sus más de 90 años, mientras algo dentro de Merche, su ancla, su vela, su motor, le dice que ese matrimonio, que ha estado una vida juntos y han pasado de todo, se separa irremediablemente.

Las viñas de Sagrillas son el último lugar que verán los ojos de Antonio Alcántara.
Las viñas de Sagrillas son el último lugar que verán los ojos de Antonio Alcántara.

Un atropello casi mortal y un contagio de coronavirus

Cuéntame cómo pasó jugó anoche una carta que muchos de sus fans podían más o menos intuir. En esta 21ª temporada en la que han jugado con las tramas paralelas (una en 1992-93 y otra en 2020-21) ya se anticipaba el final de Antonio en el primer capítulo. El personaje es atropellado en 1992 y casi no lo cuenta aunque logra salir. Pero el drama de su futuro, nuestro presente, no dejaba mucho lugar a la esperanza. El mayor de los Alcántara se había contagiado de COVID y empezaba la temporada en el hospital. Parecía una ley natural no escrita que si en Cuéntame cómo pasó se atrevían a matar a uno de sus personajes principales el momento y el lugar era ahora y el elegido iba a ser el pa´rriba.

La temporada empezaba con otro de los dramazos a los que la serie nos tiene acostumbrados: Antonio era atropellado brutalmente.
La temporada empezaba con otro de los dramazos a los que la serie nos tiene acostumbrados: Antonio era atropellado brutalmente.

Lo mejor para ellos, pero igual no tanto para el impacto que nos provoca en la serie, es que se trata de una muerte reversible. Es decir, sabemos que esto no ha terminado. Están firmados 23 episodios más, de momento. No sabemos hasta dónde llegarán los Alcántara como serie. Pero de la vida de todos ellos ya nos han hecho un spoiler y de los gordos. Antonio Alcántara tiene una fecha marcada: 2021.

El final que no es un final

Ha vivido una vida larga, sí, pero quizá hubiese merecido un final de más calado por ser un personaje tan capital para la serie y tan importante para nuestra ficción. Saber que en la temporada que viene le vamos a seguir viendo le resta mucho dramatismo al momento. Eso no quita para reconocer que el trabajo de Imanol Arias sea de levantarse y aplaudir. Y que el momento en sí, si la serie terminase ahora, nos habría puesto la lágrima en los ojos. Vale, no nos vamos a esconder, nuestro corazoncito se ha arrugado al ver marcharse a uno de los personajes más queridos de la ficción española, pero se hubiese arrugado mucho más si ese momento hubiera sido EL MOMENTO.

El Antonio Alcántara nonagenario rodeado de sus hijos en plena pandemia de COVID-19.
El Antonio Alcántara nonagenario rodeado de sus hijos en plena pandemia de COVID-19.

Puede que haya sido una manera digna de cerrar una trama, la del 2020, que se ha sentido en ocasiones como un relleno para darle una capa de la realidad que la serie no necesitaba, pero esta muerte tiene truco. Ya sabemos dónde y cuándo va a morir, pero todavía le queda recorrido hasta ese momento. La pregunta es: ¿cómo vamos a sufrir con todos los dramas que los guionistas le tengan preparado cuando el mayor drama de todos ya lo pasamos anoche?

Hemos visto su futuro

Sabemos que todo lo que le ocurra lo va a superar y con nota porque ya hemos visto hasta dónde va a llegar. Nos podrá picar el gusanillo por saber cuántas cosas más les van a ocurrir. Pero no podremos mordernos las uñas por saber si saldrán de ellas porque sabemos que lo harán. Nos han mostrado que siguen juntos en el 2020. Y eso es un arma de doble filo. Como dicen en la propia serie Antonio Alcántara es infinito. Porque le hemos visto morir, pero ni aun así nos abandona. Seguirá acordándose de la cuna que le arrulló hasta que caiga el telón. Para eso, de momento, no hay fecha.