Mentiras y verdades de 'Big Little Lies'
HBO
Mentiras y verdades de 'Big Little Lies'

Con la decepción por las escasas nominaciones a los Emmy para las protagonistas de Big Little Lies y sin noticias sobre la posibilidad de una tercera entrega de la serie, solo nos queda repasar las pequeñas mentiras de la trama.

Por Cristina Provencio - 10 Aug 2020

Las únicas opciones de Emmy para Big Little Lies son para Laura Dern y Meryl Streep como mejores actrices secundarias y, de momento, no hay en marcha ningún proyecto para una tercera temporada (aunque HBO no lo descarta) debido a las ocupadas agendas de las protagonistas. La propia Nicole Kidman —productora de la serie— comentaba los problemas para volver a reunir al elenco durante la presentación de The Undoing, otra serie para HBO que protagonizará con Hugh Grant.

Todas las actrices de Big Little Lies están embarcadas en importantes proyectos de cine y televisión. Laura Dern ha ganado un Oscar por su papel en Historia de un matrimonio, Reese Witherspoon protagoniza dos series más (The Morning Show y Little Fires Everywhere) y Nicole Kidman trabaja en una serie -Nueve perfectos desconocidos- basada en otra novela de la escritora de Big Little Lies.

Las protagonistas de la trama ambientada en Monterey han comentado en varias ocasiones la dureza del rodaje. Reese Witherspoon sufrió un ataque de histeria y Nicole Kidman llegó a romper una puerta de cristal en su casa tras volver un día de la grabación. Es la enorme carga emocional a la que se vieron sometidas las protagonistas de Big Little Lies.

La serie, ganadora de un premio Emmy, arranca con una muerte. ¿Quién? ¿Cómo? ¿Por qué? Y… ¿qué tienen que ver cinco elegantes mujeres con vidas aparentemente perfectas? Son las incógnitas que se van revelando a medida que se descubren las complicadas vidas de las protagonistas, que componen un elenco de actrices espectacular.

¿Vidas perfectas?

Mujeres de mediana edad, éxito profesional y familias maravillosas, con niños en primaria. Todo parece perfecto, todo esconde secretos. La serie de David E. Kelley, basada en la novela Big Little Lies de Liane Moriarty, tiene en sus actrices uno de sus puntos fuertes. Estas estrellas de Hollywood interpretan de forma magistral a las mujeres, que lejos de vivir de forma idílica, acumulan problemas capítulo tras capítulo.

Violencia machista y abusos

Monterrey, al norte de California, es el maravilloso enclave donde las protagonistas viven en casas con vistas a la playa. Hogares, que pueden incluso llegar a perder por el acoso de las deudas. Con matrimonios llenos de altibajos o que directamente se deshacen. Abuso sexual, acoso escolar, violencia doméstica…

'Las cinco de Monterrey', como terminarán siendo bautizadas, no atraviesan situaciones fáciles y su equilibrio mental se desborda hasta el punto de perder los nervios (también en la vida real).

Alta carga emocional

Preferían quedar para tomar una copa de vino, a los ensayos. Los papeles que interpretan Nicole Kidman, Reese Witherspoon, Zoë Kravitz, Shailene Woodley y Laura Dern son complejos, con relaciones personales extremadamente difíciles y con una carga emocional extrema, la clave de la serie. Las conexiones entre las protagonistas son complejas y las actrices han reconocido que la serie les ha pasado factura a nivel emocional.

"La peor experiencia en un rodaje"

"El rodaje del final de la serie fue la peor experiencia de mi vida, a nivel laboral", reconoce Witherspoon. Se refiere a una escena que preparó durante días y días y cuando llegó el momento de rodarla no pudo.

Entonces estalló y mientras gritaba sin control, su compañera (y amiga también en la vida real) Nicole Kidman dijo: "Ahora está lista para la escena".

Desde el primer momento, Reese se metió en la piel de Madeline hasta tal punto que la tensión con su exmarido en la ficción interpretado por James Tupper llegó a la realidad. Todo comenzó con un encontronazo casual. James Tupper relató a The Hollywood Reporter que antes de comenzar a rodar la serie entró accidentalmente en el camión de maquillaje personal de Witherspoon. Ella, sorprendida, le preguntó si era él quien interpretaba a su exmarido Nathan. Cuando le respondió que sí, ella dijo: "Por cierto, si te crees que no eres el culpable de dejarnos y de no cuidar de tu hija, creo que debes revisar de nuevo tu papel". A lo que él, sin saber de dónde sacó el valor y respondió: "Quedarme contigo era insostenible. Nos vemos en el set".

Una tensa relación que se mantuvo hasta el final del rodaje. Ahora, ambos aseguran que ha mejorado.

Celeste y Perry

¡Spoiler Alert! La relación más difícil es la de Celeste (Nicole Kidman) con Perry (Alexander Skarsgard). Las tremendas escenas de violencia de la pareja van más allá de la pantalla. Las marcas de las intensas peleas eran físicas y emocionales, también en la vida real. Keith Urban, marido de la actriz, llegó a estar preocupado por las señales en el cuerpo con las que llegaba a su casa después del rodaje. "¡Mi esposa es una gran actriz!", acabó asumiendo, según contó la australiana en una entrevista en la revista Vogue.

También ha confesado que incluso llegó a no poder levantarse del suelo, en una de las escenas del final de la última temporada. Se trataba de una durísima pelea con Perry, en la que termina tirada en ropa interior. El director se acercó para ponerle una toalla por encima. Recuerda que se sintió tan humillada y frustrada que llegó a su casa y lanzó una piedra a una puerta de cristal. “Celeste es el personaje más duro en el que he trabajado”, asegura Kidman.

Un grupo de hienas

"Ellas se unen para proteger a Celeste y la rabia de todas se suma. Eran como un grupo de hienas contra un depredador de mayor tamaño. Era algo muy animal, primitivo”, así describe Alexander Skarsgard a este grupo de mujeres. Unas actrices de Hollywood que se enfrentaron a los papeles más complicados de su vida en Big Little Lies.