'¿Quién mató a Sara?' sigue sin resolver la incógnita y habrá que esperar a la tercera temporada
Netflix
'¿Quién mató a Sara?' sigue sin resolver la incógnita y habrá que esperar a la tercera temporada

Entre todos la mataron y ella sola se murió. Ese podría ser el resumen de 'Quién mato a Sara', el thriller de Netflix que esta semana estrenaba su segunda temporada que no es la última, a juzgar por el final del último episodio.

Por María G. Lomas - 21 May 2021

¿Soy yo o últimamente todas las series son thriller? Y vaya por delante que es un género muy atractivo, pero no todas las historia pueden, ni deben convertirse en thrillers a base de giros forzados que retuercen la trama generando sospecha sobre todos y cada uno de los personajes.

Ese podría ser el resumen de ¿Quién mató a Sara?, la serie que llegaba en marzo a Netflix, una vez más sin demasiada promoción, pero que rápidamente se situó entre las primeras tendencias. Y no es de extrañar porque es cierto que una vez que se empieza engancha, aunque solo sea por saber quién demonios mató al final a Sara. Por eso se esperaba también con tantas ganas la segunda temporada de la serie que ha llegado apenas dos meses después de la primera entrega. Sin embargo, sintiendo mucho el spoiler, tampoco en esta entrega queda claro quién es el asesino o asesina de Sara. La segunda temporada vuelve a terminar con un sí, pero no, dejando la puerta abierta a una tercera entrega. En realidad, desde la plataforma nunca se dijo que la segunda fuera la última.

Alex Guzmán y César Lazcano tienen que unirse, a pesar de ser enemigos acérrimos.
Alex Guzmán y César Lazcano tienen que unirse, a pesar de ser enemigos acérrimos. / Netflix

El planteamiento de la serie es sencillo por lo que tiene muchísimo recorrido para ir complicándose y es lo que hace. Alex Guzmán es un joven que sale de la cárcel después de pasar 18 años encerrado por el asesinato de su hermana Sara que no cometió. Ya en libertad, Alex busca vengarse del verdadero responsable, que él cree que es el patriarca de la poderosa y adinerada familia Lazcano. Durante su estancia en la cárcel ha tenido tiempo para urdir su venganza aunque tendrá que ir cambiándolo sobre la marcha porque nada es lo que parece. Y esa es la verdadera clave de la serie, las apariencias. Todos los personajes de la serie son malos en potencia, hasta los buenos, pero es que además los peores pueden, en un momento dado, transformarse en buenos a ratos. Y claro, así es imposible que los personajes tengan algo de profundidad, eso sí, lo que no falta son cliffhanger, giros de guion, muertes reales y fingidas y sexo'.

Quizá el error es pensar que Quién mató a Sara es un thriller porque, en realidad, tiene muchos más rasgos de culebrón. Es una telenovela moderna ambientada en México con los clásicos personajes humildes que terminan uniéndose a una poderosa familia rica, hasta que un evento traumático coloca a cada uno en la clase que le corresponde. Y en medio de eso, toda una serie de intrigas y secretos revelados, relaciones amorosas lícitas e ilícitas, rechazos y traumas infantiles y de juventud que vuelven para ir complicando la trama. Y teniendo en cuenta que en este punto en la serie ya puede pasar de todo, ninguna de las múltiples teorías conspiranoicas que circulan por redes parece descabellada.