Qué tiene 'Mare of Easttown' para obsesionar a la audiencia en HBO
HBO
Qué tiene 'Mare of Easttown' para obsesionar a la audiencia en HBO

A falta de un episodio para que termine, 'Mare of Easttown' es la comidilla de las redes sociales y de buena parte de los aficionados a las series. El drama criminal en HBO España ha conseguido convencer a través del retrato de esa policía con problemas familiares en un pueblo deprimido donde todos se conocen.

Por Marina Such - 25 May 2021

Las emisiones semanales de series tienen en ocasiones consecuencias como la que se está viendo con Mare of Easttown. La miniserie de HBO, protagonizada por Kate Winslet, se estrenó a mediados de abril con el aura de esos productos de prestigio que tiene la cadena con nombres importantes asociados a ellos y que están hechos con la vista puesta en los Emmy. Esas series, sin embargo, a veces se transforman en fenómenos con el paso de los episodios. Ocurrió con Big Little Lies y, más recientemente, con The Undoing, que comparte con la anterior los guiones de David E. Kelley y estar basada en un libro.

El caso de Mare of Easttown era un poco diferente porque su creador, Brad Ingelsby, está empezando a hacerse un hueco en Hollywood con dramas ambientados en comunidades pequeñas que han conocido tiempos mejores, centrados en gente que acarrea algún trauma del pasado que debe resolver, y con alguna relación con el baloncesto de instituto por un toque personal de Ingelsby. Los primeros episodios despertaron buenas críticas, alguna que otra comparación con Happy Valley y poco más hasta que las investigaciones en torno a la desaparición de Katie Bailey y el asesinato de Erin McMenamin fueron cogiendo ritmo.

Solo queda un capítulo para el final y puede decirse que, desde el cliffhanger del cuarto episodio, la atención del público y de los medios se ha vuelto mucho más intensa, con reportajes descartando a los sospechosos de la muerte de Erin (y de ser el padre de su bebé) de acuerdo a lo que Mare va descubriendo.

Erin y su padre Kenny tienen una difícil relación en casa.
Erin y su padre Kenny tienen una difícil relación en casa.

Uno de los aspectos que más destaca de la serie es su cuidado por los detalles. En Vulture han llegado a especular con lo que sus personajes podrían pedir en Wawa, una cadena de fast food de la zona en la que Mare se compra los sandwiches que va comiendo en el coche, y ese nivel se traslada también a las camisetas que llevan sus personajes (muchas de grupos populares cuando eran más jóvenes) y hasta al contenido del congelador de Mare, con esa tarrina de helado de chocolate escondida en la bolsa de la menestra de verduras.

La manera en la que se trazan las relaciones entre los protagonistas sigue el mismo cuidado. Desde el principio captamos la dinámica entre las antiguas compañeras del equipo de baloncesto del instituto y queda muy claro cómo se llevan Mare y su madre (y la personalidad de ella) solo con su lenguaje corporal sentadas en la mesa de la cocina. Mare of Easttown logra transmitir la sensación de que esa gente existe en ese lugar concreto, y esa sensación es importante para que resulten verosímiles los giros que la trama va dando.

No nos extraña que una parte importante de la población joven esté enganchada a los opiáceos, que algunas chicas recurran a una web de contactos para ganarse un dinero extra que les permita, simplemente, salir de allí o que una taberna abandonada pueda servir como escondite para un secuestrador. La escritura de Ingelsby y la dirección de Craig Zobel, con esa luz fría y esos planos de las calles con filas y filas de casas todas iguales, e igual de modestas, construyen ese mundo a la perfección.

Easttown se construye como un lugar real en el que vive gente.
Easttown se construye como un lugar real en el que vive gente.

Y luego, por supuesto, tenemos la propia trama en sí. Aparte de la investigación policial, la tragedia familiar que Mare lleva a cuestas se desvela episodio a episodio, pintando un retrato más amplio de quién es ella y por qué está así en ese momento de su vida, lo que a su vez resulta importante para el desarrollo de dicha investigación. Todo está conectado, aunque sea indirectamente.

Las dinámicas familiares y la atmósfera del pueblo que se presentan en los tres primeros capítulos cristalizan en las revelaciones que se suceden a partir del cuarto. En Easttown, todos se conocen o son familia, pero muchos guardan secretos. Incluso la propia Mare lo hace. Los potenciales sospechosos del asesinato de Erin tampoco son tantos y el panorama que se pinta es el de un lugar en el que los propios problemas impiden ver que los demás tampoco están pasándolo bien, y donde las reacciones violentas son demasiado frecuentes.

Quizá averiguar qué pasó en aquel encuentro familiar de los Ross y si ha tenido algo que ver en el crimen enganche a muchos espectadores, pero Mare of Easttown es bastante más que el típico "asesinato en pueblo pequeño que lo pone todo patas arriba". Ya estaba todo patas arriba. Lo único que hace la muerte de Erin es exponerlo a la luz.